Back to top
10 de Febrero del 2014
Historias
Lectura: 31 minutos
10 de Febrero del 2014
Redacción Plan V
Los retos contemporáneos de Quito

Los entrevistados: Fabián Auz, Luz Elena Coloma, Paulina León, Eduardo Cadena, Jenny Pontón y Handel Guayasamín. 

 

MÁS ALLÁ DE QUIÉN SEA EL PRÓXIMO BURGOMAESTRE, LOS PROBLEMAS QUE AQUEJAN A QUITO SON PROPIOS DE UNA CIUDAD QUE BUSCA INSERTARSE EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO. SEIS ESPECIALISTAS HABLAN ACERCA DE ESOS PASIVOS DE LA CAPITAL.


Quito es una ciudad en construcción. Más allá de quién sea el próximo burgomaestre, los problemas que aquejan a Quito son propios de una ciudad que busca insertarse en el mundo contemporáneo. Seis especialistas hablan acerca de esos pasivos de la capital.

Los problemas que plantea Plan V tienen que ver con la conectividad, el mundo empresarial, el turismo, el arte y la cultura, la igualdad y el espacio público. Son temas que no son resueltos desde hace varios años. Estos grandes ejes cruzan por mejorar la calidad de vida de los habitantes, sin caer en conceptos políticos, como el Sumak Kawsay correísta, que pueden marcar una línea imaginaria de favoritismos y oposición. Es perfeccionar la calidad de vida sin que ni siquiera importe si Augusto Barrera repita el encargo.

Pese a las buenas intenciones de los seis candidatos, los entrevistados han identificado un serio problema en las propuestas electorales en general. Las califican duramente. Son, aseguran, carentes de audacia, sin visión de futuro, desarticuladas. Incluso sin sentido común. Sin eliminación de trabas burocráticas. Ofertas electorales en las cuales la infraestructura para generar más ingresos está ausente.

Plan V, en su espíritu democrático, ofrece esta hoja de ruta a los lectores para que decidan mejor su voto. Los retos están planteados a los candidatos a la Alcaldía.

 CONECTIVIDAD

Fabián Auz. Vocero de Usuarios de Internet del Ecuador

La búsqueda de una ciudad inteligente

 

“Vislumbrar a Quito como una ciudad inteligente, en un futuro cercano, es difícil, por lo menos en el factor de los derechos del usuario”.

“Falta mucho para que la ciudad de Quito tenga un Internet democrático. Hay un proyecto del Municipio que se llama Quito WiFi. El proyecto se lanzó con bombos y platillos y fue olvidado algunos años, y ahora se ha retomado. Localmente, municipalmente, hacen falta políticas integrales que se enfoquen en cómo usamos el Internet. Si la propuesta es dar conectividad en todas las plazas públicas, no se puede olvidar el tema de la seguridad. Hace falta una visión de conjunto, donde todos los factores se complementen. Las plazas, aeropuertos, y todos los lugares públicos, debieran tener Internet. El objetivo tiene que tratar que la ciudad esté cubierta con WiFi municipal gratuito o de muy bajo costo.  Tiene que considerarse a la Internet como un servicio público garantizado por el Gobierno... Sin embargo, no hay que olvidar las iniciativas beneficiosas como el proyecto Quito digital, y el apoyo que se ha brindado a los Campus Party, donde hay una sección en que se enseña a los analfabetos digitales a usar la computadora”.

La propuesta Quito WiFi se implentó a finales del 2010. Brinda acceso gratuito mediante conexión inalámbrica en 21 puntos de la ciudad (Plaza del Teatro, Plaza Foch, Plaza de la Independencia, Plaza de San Francisco, Parque Ecológico Solanda, entre otros). También, en septiembre del año pasado se realizó en Quito el XIV Encuentro Iberoamericano de ciudades digitales, donde se trataron los siguientes ejes temáticos: Mejores prácticas de Gobiernos locales; Ciudadanía digital, y Servicios en las ciudades inteligentes. 

Para que el universo digital se expanda es necesario ampliar sus usuarios. Las políticas públicas tienen que estar enfocadas en los niños y las personas de la tercera edad.  Hay que aprovechar la infraestructura de los Infocentros del Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información.   A través de un asesoramiento a los nuevos usuarios para que aprendan a aprovechar las potencialidades de las nuevas tecnologías.

21 

puntos ofrecen WiFi gratuito en plazas de Quito

No obstante vislumbrar a Quito como una ciudad inteligente, en un futuro cercano, es difícil, por lo menos en el factor de los derechos del usuario. Porque la infraestructura puede estar, pero si se siguen manteniendo los mismos lineamentos que se manejan desde el Gobierno Central, las restricciones serán un hecho normal.

Estamos dentro de la Sociedad de la Información. Pero en nuestro país la transición es extraña. En la Asamblea Nacional, por ejemplo, las leyes que se promulgan al respecto a veces son risibles. Se necesitan buenos asesores.

En el Ecuador, hemos avanzado en el tema de la conectividad. La persona promedio puede acceder a una conexión de 2 megas. En infraestructura también se ha avanzado, pero faltan políticas destinadas a mejorar la conectividad. El Gobierno para lograr este propósito ha tendido decenas de miles de kilómetros de fibra óptica. Aunque falta coordinación, porque es penoso que en las periferias de Quito aún no se pueda acceder al servicio, o se tengan que esperar meses para tener Internet”.

El incremento de la conectividad en el país es un hecho concreto. Según el informe Estado de Internet publicado a inicios de febrero por Akamai  —empresa estadounidense que controla el 30% del tráfico de la Web—, el Ecuador lidera en Sudamérica la velocidad de navegación, la cual se equipara a los estándares mundiales y alcanza los 3,6 Mbps (Megabytes por segundo).  Además, en palabras del Ministro de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, Ing. Jaime Guerrero Ruiz, el país cuenta con un tendido de aproximadamente 35 111 kilómetros de fibra óptica, y  la red de Infocentros (los cuales brindan conectividad a los sectores rurales y urbanos marginales) llega a 489 localidades parroquiales.

 Dispositivo de internet inhalámbrico (WiFi) de uso gratuito, ubicado en la Plaza Grande. Foto: Gianna Benalcázar

“La difusión de dicha tecnología se hace a través de procesos burocráticos, los cuales, en el momento de concretarse, a veces resultan obsoletos. Por otra parte, cuando se habla de los derechos, es tremendo lo que pasa.  Como es el caso de la intención de declarar ilegales las injurias a través de las Redes Sociales… No hay que crear una figura legal específica para Internet. Muchos miramos eso como un intento de amedrentar a los usuarios”.

 TURISMO

Luz Elena Coloma. Gerente de Quito Turismo

Debemos invertir en infraestructura

 

"No hay niveles de inseguridad en el Centro que puedan afectar al turismo, y se están planificando obras que permitirán recuperar varios espacios de la zona del casco antiguo".

“Posicionar a Quito como una ciudad donde se realicen convenciones de clase mundial es uno de los desafíos que la capital tiene pendientes.

El complejo mercado del turismo internacional, las ventajas del Ecuador y su capital para promover la actividad turística requieren de una visión integral y de un plan que se aplica en varios frentes, pero cuya palabra clave es infraestructura. 

Actualmente sólo tenemos el centro de convenciones Eugenio Espejo, cuya principal limitación es la falta de capacidad para un encuentro grande: solamente se podría recibir a 700 en un mismo salón, lo cual complica su funcionamiento para grandes eventos.

Quito debe poder albergar cumbres de expertos que buscan un lugar en el mundo para encuentros especializados.

En esa medida, el desafío inmediato, es convertir los edificios del antiguo aeropuerto, al norte de Quito, en un gran centro de convenciones. La propuesta significaría rescatar la estructura orginal de la terminal aérea.

En el antiguo aeropuerto se estima que se podrían tener una reunión plenaria para por lo menos 3000 participantes, un centro de exhibiciones con capacidad de 6000 personas y una arena de espectáculos con aforo para no menos de 9000 personas. Construir la infraestructura base para que la ciudad sea un destino de convenciones no costaría menos de USD 35 millones y se necesitarían 20 meses para estas obras.

Hay algunos criterios al manejar un centro de convenciones: es evidente que no se ocupan sus instalaciones de manera permanente durante todo el año. Y la gran inversión del centro de convenciones deberá ser realizada por el sector privado, con opciones de negocio que la hagan rentable.

Se ha estudiado si hay demanda: el mercado potencial para convenciones es de entre 1000 y 3000 personas, y podrían hacerse en Quito en lugar de en Cartagena debido a precios más competitivos y a los encantos naturales y turísticos que tienen la ciudad y sus inmediaciones.

El nuevo aeropuerto y la ubicación del país en la mitad del mundo podrían facilitar que este objetivo se haga realidad.

¿Quiénes podrían venir a Quito a una convención? Grandes corporaciones y gremios especializados están buscando siempre nuevos destinos para el turismo de convenciones.



Miles de turistas llegan a visitar el Centro Histórico: En la imagen un grupo visita la Iglesia de San Francisco. Foto: Gianna Benalcázar

Creo que cada uno de estos atraerá a Quito a por lo menos mil participantes, y que la oferta hotelera en la ciudad es de 11 000 plazas. Por ello, estimo la ciudad puede recibir perfectamente una convención de hasta 3000 personas. Varios hoteles de lujo se construyen en las cercanías del Aeropuerto de Tababela, en los próximos cuatro años se podría contar con 500 plazas adicionales en este segmento de alojamiento.

USD 35

millones de dólares se requieren para que Quito pueda entrar a competir en el mercado internacional del turismo de convenciones.

Otro frente en que la ciudad se deberá aplicar a fondo en los próximos años es el de ofrecer productos para el perfil del turista que viene a Quito. El turista típico interesado en conocer la capital está entre los 35 y 60 años, con inquietudes culturales y aprecio por la naturaleza; con un relativo poder adquisitivo, pues se estima que, incluyendo el alojamiento, los turistas llegan a gastar hasta USD 500 diarios en Quito.

El 80% de la capacidad de los hoteles de lujo estaría ocupada. Las tarifas de los servicios turísticos en la capital no son de las más altas de la región. El turista que viene a Quito no es, mayoritariamente el turista mochilero. Son personas jubiladas con un cierto poder adquisitivo, que visitan luego ciudades como Cuzco o Cartagena. La estancia media de un turista en Quito es de cinco días.

Otro desafío está en recuperar edificaciones patrimoniales en el Centro Histórico. Se ha previsto que operadores turísticos privados podrían ser socios del Municipio para convertir algunas de tales edificaciones patrimoniales en hoteles o restaurantes. Por ejemplo, el edificio del Cadisan, el Edificio Pérez Pallares y una casa del Municipio en Chile y Mejía pudieran ser los primeros espacios para implementar esta modalidad, tal como ha hecho el Gobierno cubano con antiguas edificaciones de La Habana.

No hay niveles de inseguridad en el Centro que puedan afectar al turismo, y se están planificando obras que permitirán recuperar varios espacios de la zona del casco antiguo. No hemos tenido reportes de incidentes graves de seguridad con turistas en el Centro.

No se descarta poder también convertir en hoteles tramos abandonados de algunos conventos del Centro”.

 ARTE Y CULTURA

Paulina León. Coordinadora del Project Room de Arte Actual

Quito necesita una visión más audaz

 

“Faltan espacios de producción, reflexión y discusión alrededor de las propuestas artísticas”.

Creo que, en los últimos años, Quito ha crecido significativamente en temas culturales. Hay muchas propuestas interesantes, de carácter independiente, que se han gestado desde espacios, festivales y encuentros. Por ejemplo, existen iniciativas independientes como La Karakola, La Multinacional, No Lugar, Arte Actual (espacio mixto); encuentros como Al Zurich, Trabajo, Arte y Economía.

En los espacios municipales está la gestión desarrollada desde la Fundación Museos. Destaco, principalmente, la labor del Centro de Arte Contemporáneo (C.A.C.) que durante los dos últimos años ha realizado activaciones, tanto desde la exposición, como de talleres.

Desde el Municipio de Quito se están creando nuevas infraestructuras para el arte. El mismo C.A.C., el recientemente inaugurado, Qmandá, la ampliación de Yaku. Es el inicio de una nueva gestión cultural municipal, pero que todavía debe reforzarse muchísimo.

Si bien los edificios y la infraestructura sí son importantes, no hay que desatender o menospreciar los equipos humanos que coordinan esos centros. Hay mucho por reforzar en que haya profesionales acordes a las necesidades de esos grandes edificios, para que no se vuelvan elefantes blancos. Profesionales desde la gestión, la museografía, dirección cultural, que permitan que esos espacios adquieran un sentido y una dinámica interesante.

En ese sentido, hay esfuerzos, ya existen ciertos equipos, en el C.A.C. se está formando un grupo interesante que todavía tiene camino por recorrer. Creo que en otros espacios es deficiente. Pienso que no es cuestión de mala intención, pero sí de desconocimiento de los procesos.

En Quito hay espacios adecuados para la exposición, mas no existen lugares de producción. La ciudad y el país carecen de talleres, laboratorios de producción, que son espacios equipados a los cuales el artista accede para trabajar. También faltan espacios de reflexión y difusión de la obra. Se debieran fomentar espacios de discusión y de memoria de esa producción. No hay crítica escrita, ni una revista dedicada solamente a las artes. En Quito existe una especializada en teatro, El Apuntador, pero de artes visuales no. En los periódicos no se encuentra crítica especializada, sino reseñas. Faltan análisis más críticos.

 En El Ejido hay una feria de pintura. Es una de las pocas que existen en la ciudad y que no ha sido renovada. Foto: Gianna Benalcázar

Eso responde a una carencia de políticas públicas. En Ecuador, no sólo en la Capital, no hay la aprobación de la Ley de Culturas. En Quito no tenemos políticas culturales distritales. Mientras no existan marcos de actuación en relación a la cultura, tanto municipales, como estatales, es muy difícil. Los esfuerzos son desarticulados, individuales, y no podemos hablar de un proceso de ciudadanía interesante, como suele pasar en otros países de Latinoamérica. El público, para las artes contemporáneas, es todavía limitado. Ha crecido poco a poco. La formación de nuevos públicos es una labor pendiente. Esa mediación debe ser integral, venir desde las instituciones educativas.

No se puede comparar a Quito con ciudades de países como Colombia, México, Brasil, donde hay una activación mucho mayor. Pero Quito está en buen camino, se han activado cosas interesantes, pero todavía existe la carencia de un gran marco legal y jurídico.     

La carencia de la Ley de Culturas, a escala estatal, desarticula los esfuerzos por generar políticas culturales distritales.

Quisiera ver a Quito con políticas culturales claras, aprobadas, funcionando. Más integral y audaz. Cuando hablamos de arte en el espacio público no basta una escultura de bronce o piedra en medio de una plaza… Esas exposiciones son desarticuladas, conservadoras.

Por ejemplo, en la 24 de Mayo se limpió el espacio pero no se ha logrado revitalizarlo. De vez en cuando se hace un concierto, se ponen unas esculturas, pero si uno va cualquier día es más bien un espacio desolado, un gran canchón donde pasa poca gente y casi no hay actividad. Se están desaprovechando los espacios. Eso necesita una visión más audaz. 

Falta visión a futuro. Los planes deben ser a mediano y largo plazo para que tengan impacto en la sociedad.

 EMPRESAS

Eduardo Cadena. Director del Centro de Estudios y Análisis de la Cámara de Comercio de Quito

Más crédito, menos trámites

 

"En Quito tenemos una cantidad enorme de trámites para generar un negocio, y dificulta cuando una idea trata de realizarse".

Quito ha sido siempre un motor de desarrollo para el Ecuador. Siempre fue conocida como una ciudad centro de burocracia, municipios, de poder público. Sin embargo, en las últimas encuestas Quito es también un centro importante de desarrollo y comercio, manteniendo un nivel aceptable de desempleo. Sin embargo, si usted viene a Quito y no es una empresa grande y con muchos recursos sino un pequeño y mediano emprendedor, tiene muchas dificultades para desarrollarse. Tenemos una cantidad enorme de trámites para generar un negocio, y dificulta cuando una idea trata de realizarse. Un emprendedor tiene que pasar  alrededor de 45  días tratando de sacar permisos, licencias, patentes, de un lado para el otro. Y muchas veces no lo consigue. Evidentemente sabemos que un empresario vive de su trabajo y no puede pasarse meses tratando de sacar adelante su empresa. Y tuviera que tener un equipo de apoyo como abogado, tributario y otros para sacar su negocio adelante. Por eso muchos de los emprendimientos de Quito y del Ecuador fracasan. Las estadísticas nos dicen que Ecuador es uno de los países más emprendedores que hay y también es uno de los países donde más fracasos suceden en esos emprendimientos, por los costos y el tiempo que requieren los trámites. Realmente es un primer gran obstáculo.

Ecuador tiene este momento alrededor del 60% de personas que están en el subempleo y el desempleo, y mucha gente trata de desarrollar sus ideas ante la carencia de un empleo formal. Quito no tiene indicadores tan altos como el promedio nacional sobre todo porque hay una gran inserción en el aparato burocrático. Las instituciones públicas tanto locales, nacionales e internacionales están aquí. Pero el problema es el mismo.

Una empresa grande puede solucionar esta tramitología porque tiene un equipo para ello, pero una empresa mediana debe tener mucha suerte para pasar exitosamente todo esto.

45 

días necesita un emprededor para obtener permisos y patentes en Quito

Para solucionar esto y hacer de Quito una ciudad para emprender se requieren tres aspectos:
El primero es que si alguien quiere desarrollar un negocio, simplemente entre a una página de internet y desde ahí pueda registrar su negocio y se le facilite con el SRI, con las Superintendencias y con el Municipio.

Lo segundo es que requiere formas de financiamiento. Los pequeños comerciantes, que son una gran cantidad en Quito, tienen un problema de intermediación y de conseguir recursos para soportar sus negocios. Una buena idea sería contactar directamente a los comerciantes con los grandes proveedores para que no exista esta intermediación y chulco sobre ellos, que les quita gran cantidad de sus utilidades. El mecanismo es complicado, se da mediante la construcción de asociaciones. Muchos comerciantes pequeños de zapatos hacen un solo pedido a un proveedor grande, y éste, como es su negocio da un tiempo de pago: 30, 60 o 90 días, al 0% de interés, los comerciantes venden y pagan al gran proveedor y chulco. Evidentemente se necesita un mecanismo de asociación para que se haga un pedido y una garantía para la mercadería, pero esos son detalles fácilmente solucionables y nos parece que esa es una buena manera de impulsar el comercio pequeño y mediano.

 
La avenida República de El Salvador es uno de los nuevos centros financieros de Quito. Foto: Gianna Benalcázar

Otra forma es la sociedad público-privada. Los quiteños quieren invertir en negocios pero no existe un mecanismo interesante en el mercado de valores. Por ejemplo si un quiteño quiere invertir en un proyecto interesante de la ciudad, debiera poder hacerlo, a través de la emisión de acciones y la compra de las mismas. Muchos de los comerciantes pequeños, que trabajan en carritos, tienen grandes problemas con los controles municipales. Los sacan de las calles porque no tienen una serie de requisitos. Si se forma una empresa que pueda representar con todos los requisitos necesarios a través de la bolsa de valores y los quiteños pudieran invertir se facilitaría mucho el negocio en este tipo de asociaciones. Es decir, hacer grandes empresas con pequeños comerciantes asociados. Es fundamental que las autoridades municipales apoyen, por ejemplo en los trámites. Nuestra propuesta es que se facilite a través de la internet y sobre la base de la confianza en los emprendedores.  Se necesita que las autoridades acepten este tipo de mecanismos.

 IGUALDAD
Jenny Pontón, Dra. (c). Departamento de Relaciones Internacionales y Comunicación de Flacso

Es notoria la división económica

 

"Hay bares donde te ven cómo estás vestido, que tan mestizo eres, si eres más indígena o hacia lo blanco, y te permiten o no la entrada a ese bar. Y eso es muy marcado en la ciudad".

Hay que ir paleando las brechas marcadas entre barrios sumamente de elite y de clases populares. Es un eterno reto en las ciudades. Siempre hay la tendencia a la polarización, sobre todo en sociedades como las nuestras que son capitalistas. Propuestas del Socialismo del Siglo XXI, por ejemplo, de ir cortando brechas, dar más a los que más necesitan, es interesante que se pueda aplicar a las ciudades. De todas formas, una buena gestión en un Municipio es dar más servicios. Lastimosamente esa obra no se ve tanto, porque los sectores más comerciales son más modernos, es donde más se transita turísticamente en una ciudad. Entonces los barrios urbano marginales o populares no están a la vista de los turistas o de los inversionistas. Ahora, muchas veces también esos barrios no son atendidos. El reto de un Alcalde es no desatender estos sectores. Porque también hay la idea de que están olvidados ante las autoridades pero se hace obra aunque no se la ve.

Quito está dividida, económicamente es muy notoria la división. Las clases bajas y medio bajas se van al sur o muy al norte. Y la clase medio alta, al centro norte y norte. Así se conformó la ciudad. La gente del sur va al norte pero la del norte casi no va al sur. Esta Alcaldía ha intentado romper con eso y que la clase social que habita en el norte vaya al sur con actividades de distinto tipo. Hay una división en las fiestas y dicen que no hay fiestas, que se fue todo al sur. Lo ideal es atender a todos los sectores.

Las campañas comunicacionales para buscar igualdad en la ciudad son necesarias para un cambio.

Por otro lado, en el tema de igualdad, tenemos una herencia colonial que es el racismo y eso no se ha roto. Y se mezcla lo étnico con lo económico. Hay bares donde te ven cómo estás vestido, que tan mestizo eres, si eres más indígena o hacia lo blanco, y te permiten o no la entrada a ese bar. Y eso es muy marcado en la ciudad. Desde la Alcaldía no se va a poder cambiar de la noche a la mañana esos prejuicios raciales. Hay que reflexionar que traemos una herencia colonial fuerte, así hemos sido criados. La Alcaldía podría tener una campaña comunicacional. Hace algunos años, por ejemplo, se hizo una fuerte campaña acerca de la basura. Y se rompió con eso. O la de Evaristo para no ensuciar el espacio público. Es importante porque en el Ecuador somos muy mediáticos, el ecuatoriano tiene más televisiones en las casas que radios. Entonces con campañas mediáticas puede darse eso de aceptarnos como somos. Campañas que sean más sostenidas, largas.

El arreglo de los parterres no es igual en la ciudad. Los barrios donde vive gente de más recursos son mejor atendidos por el Cabildo. Arriba, las bonitas jardineras en la Gonzáles Suárez y, abajo, el descuido en el ingreso al Comité del Pueblo. Fotos: Gianna Benalcázar

 

 

 ESPACIO PÚBLICO

Handel Guayasamín. Presidente del Colegio de Arquitectos

Vivimos una degradación

 

Hay una oferta irresponsable en algunos casos. Rebajar impuestos, pico y placa hay que eliminar, o viviendas… entonces uno se enfrenta a situaciones peregrinas. La oferta es de mercachifles.

"El Colegio de Arquitectos ha debatido lo que son estas propuestas de campaña de los candidatos a la Alcaldía de Quito. Y hemos considerado enfrentar lo que podía denominarse la visión de futuro de la ciudad. Las ofertas caen en una visión muy de corto plazo, inmediatista, en esto que -a veces en la política- tiene que ver con una propuesta electoral que genere votos. Nos parece que el debate profundo de Quito requiere del tratamiento a fondo y no en el territorio electoral. Con calma, con tranquilidad y con las personas que tienen la solvencia para encontrar esta visión de futuro que supone un derrotero de 40 o 50 años hacia adelante.

"La sociedad contemporánea está caracterizada por un fenómeno de triple naturaleza, un mundo globalizado, urbanizado y homogenizado. Eso quiere decir que de los 7000 millones de habitantes de la Tierra más de 4000 vivimos en ciudades. Es el hábitat natural. Las ciudades se han convertido en el sueño de realización de las necesidades de los seres humanos. Empleo, recreación y ocio, reproducción familiar, educación, etc. Y cada vez es más limitado en el espacio. No podemos plantearnos que la ciudad pueda seguir creciendo sin control para urbanizarlo. No podemos seguir encementando el planeta.

"Cuando se plantea eso ocurre que el suelo está sometido a las leyes del mercado, mientras más cerca de las centralidades, más caro el suelo. Y los sectores de menos ingresos están en los extramuros. Territorios donde los servicios son deficitario. El espacio habitable se reduce cada vez más a departamentos o casas pequeñas. Antes se hacían casas de 250 metros o más, ahora están en 90 metros exagerando. Entonces, esta asfixia del espacio familiar debe ser compensada con una oferta generosa de espacio público. Esa es la norma de oro.

No hay un visión a largo plazo de lo que debe ser Quito.

"Pero ahora tenemos el resultado de la degradación del espacio público. Las plazas que se hicieron en el período de la Colonia, San Francisco, de la Independencia, nunca han tenido una réplica de igual valor en el siglo XX y en lo que va del XXI. No hay. Y los propios arquitectos tenemos una asignatura pendiente.

"Hay una oferta irresponsable en algunos casos. Rebajar impuestos, pico y placa hay que eliminar, o viviendas… entonces uno se enfrenta a situaciones peregrinas. La oferta es de mercachifles. Muy barata que da cuenta de que no existe un conocimiento por un lado, y por otro no existe seriedad y responsabilidad de la altísima responsabilidad de lo que supone ser candidato a alcalde. El país ya conoce de estas prácticas políticas. Ahora estamos enfrentando una disputa que plantea dos alternativas tras las cuales se va a dirimir. Estos son temas fundamentales, cuando se habla de calidad de vida, el espacio público es fundamental.

Esta es una de las nuevas plazas inventadas por el gobierno de Rafael Correa en el Centro de Quito. Guayasamín critica duramente estas iniciativas inconsultas. Foto: Gianna Benalcázar

"Como alcalde se tiene que direccionar recursos para los que no tienen, ahí hay una distribución equitativa de los fondos públicos. Ahora hay un direccionamiento a sectores que no son prioridad. Yo he sido critico de los derrocamientos del Centro Histórico, como el edificio de la Dirección de Salud. ¿No hay prioridades en el propio Centro? ¿No hay necesidades de vivienda urgentes y que representan riesgos de seguridad humana? Eso se debe evaluar. Es una aberración inventarnos plazas a estas alturas de la vida".

[RELA CIONA DAS]

"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
Los trabajos de la libertad
Fernando López Milán
Las propuestas económicas del Gobierno, a fojas cero
Redacción Plan V
La Comisión de Expertos Internacionales de Lucha Contra la Corrupción, al garete
Redacción Plan V
América Latina y año electoral: persistencia de la fragmentación
Adrian Bonilla
GALERÍA
Los retos contemporáneos de Quito
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Andrés Michelena: tenemos un retraso de 15 años en lo digital
Redacción Plan V
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

El estudio que revela cómo el minero Proyecto Mirador afecta a la salud de los moradores
Redacción Plan V
Sobornos: Pugna entre la Fiscal y los abogados por el cohecho
Redacción Plan V
La crisis de los puertos ecuatorianos: pérdidas por USD 184 millones
Redacción Plan V
La OEA y su elección de Secretaría General
Adrian Bonilla