Back to top
10 de Noviembre del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
10 de Noviembre del 2020
Patricio Crespo Coello

Consultor de organismos internacionales en temas de fortalecimiento de capacidades, políticas públicas, procesos educativos y de gestión ambiental. Con estudios de filosofía y antropología y autor de publicaciones sobre temáticas ambientales.

7. COVID-19: Una cuestión de higiene
0
El "higienismo" desarrolló una forma cultural que caracteriza al mundo actual: la limpieza, el uso del agua y del jabón, la organización del espacio en las viviendas, la disposición de desechos líquidos y sólidos y muy posteriormente los sistemas de alcantarillado...

La higiene tiene una larga historia. Ahora, con la pandemia, ha adquirido una especial connotación, y le damos un singular valor al lavado de manos con jabón, a la desinfección de las superficies y al cuidado que debe tenerse respecto al contacto con otros seres humanos.

Desde tiempos antiguos los humores o vapores que expelían los cuerpos humanos enfermos y los cadáveres eran motivo de preocupación y aunque no se conocían las causas, las poblaciones trataban de evitar que los ambientes enfermen a otros seres humanos. Lo mismo sucedía con la llamada miasma, que como efluvio maligno despedían las aguas estancadas y putrefactas, los pantanos o, incluso, lugares que podían esconder misterio y miedo como las quebradas, los bosques y las cuevas.

Los mitos y las tradiciones orales de muchos pueblos asociaban los temores de terribles enfermedades con aires a veces cálidos otras ocasiones húmedos, asociados a la transmisión de enfermedades. El aire dador de vida era también el vehículo para aniquilarla.

Pero sería a partir del siglo XVIII con la urbanización y la incipiente industrialización europea que surgiría un movimiento relacionado con la salud y con la política pública llamado higienismo, un barbarismo derivado de la palabra higiene, que tuvo gran impacto en la cultura y que constituye un fenómeno civilizatorio de incalculables consecuencias.

Cabe destacar que el higienismo fue promovido antes de los grandes descubrimientos, principalmente de Robert Koch y de Louis Pasteur, acerca de las causas de las enfermedades contagiosas. Es decir, pese a que no contaba con el fundamento científico relacionado con el descubrimiento de los microorganismos, el higienismo desarrolló una forma cultural que caracteriza al mundo actual: la limpieza, el uso del agua y del jabón, la organización del espacio en las viviendas, la disposición de desechos líquidos y sólidos y muy posteriormente los sistemas de alcantarillado. Por ejemplo, el uso de las letrinas y de las fosas sépticas tiene una larga y compleja historia. Para las villas de los campos europeos fueron una buena solución, pero al trasladarse este sistema a las urbes densamente pobladas, esta solución se convirtió en parte del problema. La contaminación de las aguas por la disposición de las excretas sin tratamiento alguno estuvo en la base de las grandes pandemias de los siglos XVIII y XIX.

El "higienismo" desarrolló una forma cultural que caracteriza al mundo actual: la limpieza, el uso del agua y del jabón, la organización del espacio en las viviendas, la disposición de desechos líquidos y sólidos y muy posteriormente los sistemas de alcantarillado...

Quizás el higienismo surgió antes de la constatación científica porque las primeras ciudades europeas sumadas al proceso de industrialización permitieron una gran aglomeración de personas en condiciones de insalubridad. Pronto las personas se dieron cuenta que precisamente en esos lugares las pestes asolaban a los vecinos. Y en las ciudades se iniciaron las políticas de ordenamiento territorial, por ejemplo con la ubicación de industrias y cementerios, con la organización de botaderos de basura y la canalización de las aguas servidas. También desecando humedales y fangales, rellenando y taponando quebradas y, en definitiva, cambiando los paisajes urbanos para eliminar las supuestas fuentes de la malignidad de los ambientes, con los graves efectos que esto produciría en los ecosistemas naturales.

De las emanaciones malignas se pasaría al concepto de las bacterias y virus, pero la gran revolución de la higiene había empezado tiempo atrás. Con los nuevos descubrimientos, el higienismo pasó a tener un fundamento empírico y evolucionó en sus aplicaciones, por ejemplo introduciendo la desinfección química o la práctica de hervir el agua y la cocción a determinadas temperaturas  para eliminar los microorganismos dañinos para la salud. Antes de la comprensión acerca de la existencia y función de los microorganismos, por ejemplo los médicos operaban con equipos quirúrgicos sin desinfectar y, claro, la mayoría de pacientes morían por infecciones.

A todo esto se sumaría la limpieza del cuerpo, el baño con agua y jabón, el lavado habitual de la ropa, los baños públicos, la limpieza del hogar, de los utensilios de cocina, la construcción y el perfeccionamiento de lavabos, letrinas e inodoros, primero fuera de las casas, y luego dentro de las casas. En fin, cambios profundos en la convivencia social producidos por los efectos perniciosos de las enfermedades de los siglos XVIII y XIX, principalmente la fiebre amarilla y el cólera.

Tuvo tanta importancia la corriente del higienismo europeo que su presencia está asociada al desarrollo de las ideas liberales y se expandió de la mano de las grandes revoluciones burguesas de esos siglos. La limpieza se convirtió en un valor que establecería una distinción tajante entre atraso y progreso. Y así, de la higiene puede transitarse a la moral, a la asepsia de las costumbres, pero también al placer. Toda una revolución operada desde ideas falsas, los humores malignos, que cambiaría la forma de vida de buena parte de la humanidad y que organizaría los paisajes de una forma distinta.

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Christian Escobar Jiménez
Carlos Rivera
María Fernanda Solíz
Fanny Zamudio
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

¿Qué es lo que realmente sabemos de las vacunas contra la COVID-19?
Mateo Ordóñez
La ceguera electoral
Patricio Moncayo
La cortina del Covid-19
Juan Cuvi
Ecuador supera la cifra récord de 100.000 fallecidos por todas las enfermedades
Redacción Plan V
COVID-19: dos vacunas muestran una luz al final del túnel
Redacción Plan V
GALERÍA
7. COVID-19: Una cuestión de higiene
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

César Montaño: la Universidad Andina nunca bajó los brazos
Redacción Plan V
¿Quién es quién en el TCE y por qué sus decisiones son clave?
Redacción Plan V
Nuevas cifras revelan la fuerte crisis carcelaria en Ecuador
Redacción Plan V
Isabel Robalino: La maestra de los trabajadores
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El camuflaje más sofisticado para la droga fue encontrado en Quito
Redacción Plan V
Galápagos se enfrenta a los gigantes
Juan Carlos Calderón
Interpol y la "Liga de presidentes justicieros" de Correa
Mariana Neira
César Ulloa: "las élites no tienen un proyecto de país"
Redacción Plan V