Back to top
14 de Octubre del 2016
Ideas
Lectura: 4 minutos
14 de Octubre del 2016
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

Aborto, corrupción e hipocresía
Dejar a la supuesta incorruptibilidad de un funcionario el manejo alegre de gigantescas sumas de dineros públicos no es ni una ingenuidad ni un exceso de confianza. Es, simple y llanamente, un acto consciente y premeditado. Los casos de Pareja y Bravo (“pareja de bravos” para el lleve) eran total y absolutamente predecibles y prevenibles.

Los delirios fundacionales de Alianza PAIS indujeron a los correístas a un error de bulto: negar la historia. Es decir, impugnar la capacidad de las sociedades para incidir sobre la marcha de los acontecimientos. No a partir de fantasía ni de voluntarismos mesiánicos, sino de situaciones concretas y objetivas.

Hoy, el tema de la despenalización del aborto vuelve a colocarse en el centro del debate público. Se rebela contra el oscurantismo. Una década de concepciones retrógradas impuestas desde el poder no han servido para ocultar, y mucho menos para contrarrestar, una problemática que afecta cada vez a más mujeres. Sobre todo, a mujeres jóvenes y adolescentes.

La realidad es tozuda; los hechos y las cifras hablan por sí solos. Los abortos clandestinos, con sus secuelas legales y sanitarias, no cesan de incrementarse. Con un agravante: el subregistro y el ocultamiento no permiten tener información precisa. Lo que sí se sabe es que las mujeres más afectadas pertenecen a los estrategos más pobres.

Esta situación, injusta, dramática y denigrante, ha llevado a que la Defensoría del Pueblo y el gremio de abogados de Pichincha exijan cambios en el Código Integral Penal. Al menos, para evitar la criminalización de una práctica que continuará produciéndose, mientras el Estado no defina políticas compatibles con la situación real de la sociedad.

Que el Presidente Correa se oponga a la evolución de la sociedad no implica que esta no ocurra. Desde su moralismo trasnochado no podrá contener la fuerza de las agendas sociales, sobre todo la de los jóvenes, que se adaptan permanentemente a las transformaciones globales. Sus posturas, por ejemplo en Bélgica, donde ha anunciado que recalará para disfrutar de su exilio voluntario, lo ubicarían en el extremo más conservador de espectro ideológico. Lo cual no impide que, llegado el caso, pueda beneficiarse con la legalización del aborto que rige en ese país (como en el resto de Europa).

Con la corrupción rampante ocurre algo similar. En el mundo de la política la subjetividad de las buenas intenciones no sustituye a las instituciones. Que en arca abierta hasta el justo peca se comprobó hace miles de años. Por eso, dejar a la supuesta incorruptibilidad de un funcionario el manejo alegre de gigantescas sumas de dineros públicos no es ni una ingenuidad ni un exceso de confianza. Es, simple y llanamente, un acto consciente y premeditado. Los casos de Pareja y Bravo (“pareja de bravos” para el lleve) eran total y absolutamente predecibles y prevenibles.

Que ahora los más altos funcionarios del régimen salgan a rasgarse las vestiduras no disipa la hipocresía que subyace a estas reacciones demagógicas. Y tampoco nos previene de otros casos de corrupción que ya han sido denunciados, y frente a los cuales las autoridades guardan una sospechosa desidia. La perversa y maniquea antinomia entre “nosotros los honestos frente a los otros corruptos” con que el correísmo ha pretendido sacralizar la impunidad se ha demostrado tan irreal como el espejismo del cambio de época. El saqueo en la refinería de Esmeraldas podría ser el más voluminoso y desvergonzado de la historia nacional.

 

[PANAL DE IDEAS]

Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Consuelo Albornoz Tinajero
Alfredo Espinosa Rodríguez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

El conjuro de la persecución política
Juan Cuvi
El conjuro de la persecución política
Juan Cuvi
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
¿Los “hermanos” de Glas?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
GALERÍA
Aborto, corrupción e hipocresía
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán