Back to top
19 de Septiembre del 2022
Ideas
Lectura: 6 minutos
19 de Septiembre del 2022
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Agresión a la mujer
0
El machismo es cada vez más hipócrita: es capaz de disfrazarse de igualitario cuando en realidad no se trata sino de una trampa.

Desde el día mítico de la creación, la mujer fue ubicada en el lugar de la culpa, del mal y, por ende, del castigo. Desde entonces, se le atribuyeron las causas de todos los males de origen. Si un niño no rinde bien en la escuela, se llama a la mamá pues se sospecha que el niño está siendo maltado o abandonado por ella. Como si fuese poco, desde los mitos de origen y las liturgias religiosas, a ella se le endosa la presencia del mal (pecado) en el mundo. Bastaría con ir a los relatos bíblicos.  

De hecho, gran parte de la organización cristiana se sustenta en actitudes eminentemente fóbicas a lo femenino: lo clerical lo testimonia. El celibato obligatorio para religiosos, sacerdotes y monjas lo confirma. Al revés de lo que acontece en otras comunidades religiosas, por ejemplo, en la Iglesia anglicana en la que el celibato de los sacerdotes es opcional.

Pobre mujer, acusada de ser la culpable de la presencian del mal en el mundo. Mala en sí misma, de modo particular a causa de las supuestas pérfidas redes que tiende con su sexualidad y erotismo y convertidos en trampas en las que caen los hombres, uno tras otro, irremediablemente. El mal se introdujo en el mundo a causa de ellas y por su mediación. 

Para salvarse, debieron realizar innumerables y hasta pérfidos acomodos con su cuerpo, su sexualidad y sus placeres. En la historia, millones de mujeres, ante la amenaza de ir a los infiernos a causa de su sexualidad y su placer y para no causar males peores, debieron sepultarse de por vida en claustros y monasterios. Unas lo hicieron libremente, otras obligadas por el poder paterno. Solo así podrían salvarse de su propio mal: salvarse de sí misma en tanto mujeres y, sobre todo, mujeres deseantes.   

Además, ya en el convento o el claustro, se impedían a sí mismas expandir cada vez más el mal del goce sexual en el mundo, sin tiempo ni medida. Aun cuando no lo dijesen así, el efecto esotérico esperado lo denunciaba a voz en cuello. Hay el lienzo de una santa mujer ofreciendo en una bandeja sus dos inmaculados y hermosos senos a un Cristo crucificado que ya no los deseaba.  

A más de los renunciamientos a sus goces, a aquellas mujeres les pertenecen, por justicia, la sumisión y el perruno sometimiento al poder de los hombres y de las enseñanzas religiosas. Solo así aseguran una ofrecida felicidad, no en este mundo de desigualdades, sino, después de muerta, en la infinidad de un paraíso del que, sin embargo, nadie sabe nada. Pero esto carece de importancia: nadie les dijo que el paraíso o el infierno es el otro.

Este infiero no es nada metafórico para muchas mujeres cuyos novios, esposos o pareja sexual se ha convertido en infierno real

No solo la religión. También ciertos sistemas políticos han optado por similares actitudes con las mujeres. Pese a los inmensos cambios que se han dado, la mujer sigue ocupando un segundo lugar en la organización social. El machismo es cada vez más hipócrita: es capaz de disfrazarse de igualitario cuando en realidad no se trata sino de una trampa. Por ejemplo, habría que realizar un profundo y verdadero estudio de la situación de las mujeres que han optado por ser militares o, policías.  Una investigación a sus decires, sus silencios, sus deseos, sus libertades y sometimientos.

Esta mujer desaparecida no-es-no-fue policía, pero sí esposa de un oficial instructor que, en lugar de buscarla afanosa y dolorosamente, huye del cuartel. Ello hace sospechar que él la desapareció y la asesinó como signo de su infinito amor: para que ya no sufra más con sus infidelidades y violencias.

El infierno es el otro, dijo Sartre. Este infiero no es nada metafórico para muchas mujeres cuyos novios, esposos o pareja sexual se ha convertido en infierno real. Se trata de un infierno en el que, con demasiada frecuencia, van a parar muchas mujeres conducidas por el falso amor de hombres perversos. Solo hace poco, él la prometía amor eterno. Hoy es un cadáver que clama justicia.

El cristianismo es apodícticamente tajante: el mal se introdujo en el mundo vía mujer. Ella, per se, es la mala y pecadora. Ella la que, con su lascivia, condujo al santo varón al mal. Al respecto, tiene las manos absolutamente sucias. Y no serán suficientes las aguas de todos los mares, de todas las nuevas ideologías y de todas las leyes que recientemente se han propuesto para purificarla.

En 1979, circuló en Leningrado un documento escrito a máquina que denunciaba la desigualdad sexual en la URSS. A las responsables se las obligó a ir al exilio. Una de ellas y fundadora del primer grupo disidente feminista de la URSS murió en un accidente de auto sospechoso cuando estaba a punto de emigrar. Y la escritora Iuliia Nikolaevna, que rechazó irse al exilio, fue juzgada por «calumnias al Estado» y sentenciada a cinco años de exilio interior que fueron conmutados por una pena de dos años en un campo de concentración.

GALERÍA
Agresión a la mujer
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La parroquia fronteriza de Tobar Donoso recibe la visita del Estado una vez al año
Fundación Periodistas Sin Cadenas
En Mataje, la población es desplazada y las autoridades, silenciadas
Fundación Periodistas Sin Cadenas
Enmienda sobre la autonomía de la Fiscalía: ¿un avance o maquillaje?
Redacción Plan V
Leandro Norero será procesado por narcotráfico, la tercera causa en su contra
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V