Back to top
23 de Agosto del 2023
Ideas
Lectura: 7 minutos
23 de Agosto del 2023
Alexis Oviedo

PhD en Educación por la Universidad Católica de Lovaina, Maestro en Estudios Culturales y Desarrollo, Graduado en Economía. Ex gerente del Proyecto de Pensamiento Político de la SNGP. Docente universitario.

Alguien pierde, alguien gana…
0
Explicar por qué los sectores más pobres y segregados de la sociedad votan por el hijo del hombre más rico del país y no por el candidato indígena es posible con el trabajo de operadores políticos indígenas (miembros del PK, de la CONAIE y que apoyaron a Yaku en el 2021) que esta vez trabajaron en la Sierra central a favor del candidato bananero.

Fue una sorpresa que Daniel Noboa llegue a segunda vuelta. Un mes antes del 20 de Agosto, las encuestas le daban menos del 5 %. Parte de esta sorpresa es su ganancia en cinco provincias de la Sierra: Carchi, Loja, Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo. Las tres últimas con muy importante población indígena (Chimborazo 39%) y donde tienen su fuerza y presencia las diversas organizaciones del movimiento indígena, sobre todo la CONAIE. La victoria de Noboa se coliga con la derrota en esos territorios, del candidato indígena de Yaku Pérez (7% como promedio de las tres provincias) y quien hasta mediados de julio estaba en empate técnico con Otto Sonnenholzner en el segundo lugar.

Explicar por qué los sectores más pobres y segregados de la sociedad votan por el hijo del hombre más rico del país y no por el candidato indígena es posible desde varias aproximaciones, que tienen su punto de llegada en el trabajo de operadores políticos indígenas (miembros del PK, de la CONAIE y que apoyaron a Yaku en el 2021) que esta vez trabajaron en la Sierra central a favor del candidato bananero. Como punto de partida se diría que estos resultados, surgen del antagonismo entre los dirigentes de la tienda política (PK) y los del movimiento social (CONAIE) y que al llegar la “muerte cruzada” se encontraba en su punto más álgido.

El PK no presentó candidato presidencial, ni alcanzó a inscribir asambleístas nacionales, mientras Yaku Pérez, meses atrás se proyectó ya como presidenciable desde la alianza Somos agua –Democracia Sí. Aunque Pérez era bien visto por algunos dirigentes del partido del arcoíris, tenía la antipatía de los dirigentes de la CONAIE, en especial de Leónidas Iza. En ese contexto, las comunidades carecían de una línea política clara, cuya duda se despejó cuando Iza anunció directamente que no apoyaría a Pérez, poniendo tácitamente la “libertad para votar”.

Alguien gana y alguien pierde canta Rubén Blades. Los votos que fueron donde Noboa son los mismos que no tuvo Yaku. Como candidato de PK alcanzó 19.39% en el 2021, pero representando a alianza Unidad Popular, Partido Socialista y Democracia Sí, apenas llegó en el 2023 a 3.94%.

Un casi desconocido asambleísta del 2021, puede ser presidente de esta ínsula en el 2023. En contra de Pérez jugó el proceso dialógico bases - dirigencia que se da en la organización comunitaria indígena y que terminó con el desfavorable anuncio del presidente de la CONAIE. Por otro lado, se comprueba que la estructura del Pachakutik es determinante no solo en el direccionamiento político a las bases, sino en el manejo de todo el proceso electoral en sus territorios. Por contraste, los resultados revelan que las estructuras de los partidos y movimientos que apoyaron a Pérez eran débiles o simplemente no existían.

Yaku creyó tener, como en la elección anterior, el voto de los quintiles más bajos de la población, en especial rurales y particularmente indígenas. Ese “voto duro” que no aparece en las encuestas, se fue a otro lado. Confió demasiado en el apoyo que Santi y Velázque, a nombre del PK le entregaron y no trabajó en esas zonas que le dieron importantes réditos en el 2021 y apoyaron a Noboa en el 2023.

Hay otros factores que influyen en la aplastante derrota de Pérez: el voto joven decantó esta vez por un candidato etariamente cercano a ellos. Muchos mestizos que vieron a Yaku con esperanza en el 2021, no lo apoyaron esta vez desde la tristemente célebre actuación de los asambleístas del PK, que inició con el “si roban, roben bien” hasta su obsecuencia y complicidad con un detestado Lasso.  Aunque Yaku se distanció de Pachakutik, estos votantes desde el racismo latente se negaron a votar por “los indios que demostraron no ser alternativa”.

Si bien la consulta popular sobre el Yasuní y el Chocó jugaron a favor de la Pérez, adalid de la lucha antiminera, esta importante propuesta ecologista y ambiental pasó a segundo plano con el asesinato del candidato Fernando Villavicencio. Ese acto deleznable puso desde el miedo, a la seguridad como eje prioritario, así, la aceptación de Jan Topic, abanderado de la mano dura, que crecía desde el asesinato del alcalde manteño Augusto Intriago, aumentó los días posteriores a ese fatídico 9 de Agosto.

El debate como un factor que catapulta a Noboa y sepulta a Yaku está sobredimensionado. Ni la invitación a Topic al partido de volley, considerado por muchos un exabrupto, ni el que Noboa se haya apropiado de los temas ambientales o haya usado ágilmente los datos fueron decisivos en el crecimiento de la candidatura del guayaquileño. Esta crecía a muy buen ritmo desde semanas antes, capitalizando el asistencialismo sostenido brindado por su padre Álvaro y por las brigadas médicas de su madre (ambos actuando en todo el país desde el año 1998) y por supuesto desde los millones invertidos en sendos kits de propaganda.

Como dice Rubén Blades en su hit Decisiones: Alguien pierde, alguien gana, Ave María.
Noboa va a la final y Yaku desde su modesto sexto puesto, quizás a negociar con el CNE una posible devolución de fondos asignados. La “verdadera izquierda” tiene otra vez esa votación menor a 7 puntos que tuvo como excepción los casi 20 del mismo Yaku, dos años atrás. “Decisiones, todo cuesta, persígnate brother”, canta Blades. Para la final de Octubre tendremos que decidir entre el candidato de los agroexportadores o la candidata de los importadores y comerciantes. Entre el hijo de Álvaro Noboa y la ahijada del polémico Rafael Correa. “Salgan y hagan sus apuestas ciudadanía”, remata Rubén en la radio, mientras Lourdes Tibán, sonriente, baja de su auto tomándose una avena Quáker.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán
Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Consuelo Albornoz Tinajero
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

Noboísmo burocrático y el inicio de la campaña electoral
Alfredo Espinosa Rodríguez
Los malos olores de la política
Juan Cuvi
¿Informe presidencial o reality show?
Napoleón Saltos
Daniel Noboa: la estrategia del anzuelo
Gustavo Isch
El conjuro de la persecución política
Juan Cuvi
GALERÍA
Alguien pierde, alguien gana…
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Joaquín Hernández: “No podemos pensar más allá de la mezcla de linajes”
Juan Carlos Calderón
¿Informe presidencial o reality show?
Napoleón Saltos
Los 5 peligros del discurso de Daniel Noboa sobre la violencia en Ecuador
Redacción Plan V
Correísmo: ¿rebelión en la granja?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán