Back to top
17 de Marzo del 2020
Ideas
Lectura: 8 minutos
17 de Marzo del 2020
Gonzalo Ordóñez

Es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito; Magíster en Comunicación, con mención en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

Amor y pandemia
0
Señor funcionario del gobierno, ¿cómo te sientes ahora que necesitamos el dinero que gastaste cruelmente en un circo antes que en fortalecer los laboratorios para el análisis e investigación del virus?

Es viernes y conduzco por la avenida Machala, en el norte de Quito, y me detengo en la esquina del parque de la calle Florida; en la cancha dos equipos barriales disputan un partido, varias personas la mayoría mujeres y algunas niñas los acompañan, les escucho gritar estimulando a sus parejas, esposos o padres en la cancha.

Detrás de ellas, atravesando la malla de alambre se encuentra la señora de los cebiches de chochos, se limpia la nariz con el mandil y espera a un potencial cliente, junto a ella un acompañante que podría ser su pareja.

El sábado dejo la cama para comprar frutas para la semana: tomate de árbol, granadillas, manzanas (extraño las manzanas Emilia de la Sierra Ecuatoriana, las importadas son insípidas) y una libra de uvas que son depositadas en una funda de plástico, el “casero” humedece las yemas de los dedos para separar el plástico y seleccionar las uvas. Con amabilidad le pido que deje de abrir así las fundas, por eso del virus, la esposa escucha y contesta: “no me he de morir”.

Los “caseros” son dos adultos mayores, siempre están juntos, sin ningún joven que les acompañe, miro con ternura a la señora bajar con dificultad del camión para traer algunos maduros que pide una cliente.

En la noche, en el edificio de en frente, se festejaba un cumpleaños, la gente bailaba y bebía; probablemente confiados en que por conocerse y ser familia el virus se desanimaría. Me pareció divisar en el fondo de la sala a una mujer con una mascarilla. 

Los gobiernos autoritarios son máquinas que generan pasiones, viven de la miseria humana, principalmente de la capacidad que tenemos de odiar lo diferente: a los migrantes, a los homosexuales, a las feministas, a los indígenas o a los medios de comunicación. Es el recurso más importante para la manipulación social.

El odio es un sentimiento contrario al amor, por eso no podemos negociar, acordar, ceder; la ambición y el egoísmo de los líderes políticos nos tiene atados a una realidad de ficción que fue construida por un gobierno autoritario y se mantiene con el actual. El país está en quiebra, debemos rehacer la democracia para tener instituciones fuertes, entre ellas las del sistema de salud.  

Como tenemos el hábito de no aceptar la realidad, como no queremos mirar en nosotros mismos el monstruo de la sinrazón, la fe ciega en las ofertas de los líderes populistas; entonces no estimamos el riesgo de una pandemia, en un país que no puede asegurar un adecuado sistema de salud en tiempos normales, mucho peor con un masivo contagio; entonces, creemos que el virus está en otra parte.

El Covid 19 es una oportunidad de vernos reflejados en los ojos de quienes amamos y para protegerlos debemos recuperar el país.

Sin embargo, el amor, en tiempos del Covid 19, muestra su importancia pues podemos perder es a esas personas que a veces subestimamos, a las que olvidamos decirles  lo que sentimos por ellas.  El Covid 19 es una oportunidad de vernos reflejados en los ojos de quienes amamos y para protegerlos debemos recuperar el país. El amor es una forma de indignación que proviene del temor de que salgan heridos y por eso debemos pelear por la verdad de cómo está el sistema de salud, sino estamos preparados deben decirlo y afrontarlo, la verdad, no genera pánico como nos hacen creer, al contrario proviene de la mentira. 

Sabemos que los políticos hace mucho que dejaron de representarnos, perdieron el amor por la gente y por sí mismos, la corrupción, la ambición les corroyó el corazón, estamos solos, pero la mejor estrategia es no caer en los extremos, exigir acuerdo entre los opuestos que el agua y el aceite se unan, es urgente, la muerte llega como una marea que nos inunda y como protegernos sin empleo, sin dinero y sin servicios públicos que nos auxilien.

Pienso en el afecto y se me ocurren dos cosas: la desinstitucionalización del sistema de salud y la corrupción que tienen en común unas personas de carne y hueso que ahora son responsables de la posibilidad de que muchos ecuatorianos mueran. A ellos tengo algo que decirles:
Señor político corrupto, recuerdas cuando incorporaste los artículos de ley que todavía protegen a los corruptos; aquellos que se enriquecieron de los tratos sucios de la salud y que se pudieron ocultar gracias a la ley de comunicación que aprobaste para evitar que el gobierno fuera investigado y observado por la opinión pública. Pues el silencio y el abuso que propiciaste formó una red tan poderosa que impide reconstruir las instituciones de salud.

Señor funcionario público, quizá olvidaste el dinero que recibiste por hacerte de la vista gorda y permitir que se comercialicen medicamentos caducados; todas tus acciones que condujeron a la destrucción del sistema de salud ahora pueden afectar a una persona que, a pesar de tu corazón perverso, amas.

Señor funcionario público, quizá olvidaste el dinero que recibiste por hacerte de la vista gorda y permitir que se comercialicen medicamentos caducados; todas tus acciones que condujeron a la destrucción del sistema de salud ahora pueden afectar a una persona que, a pesar de tu corazón perverso, amas.

Señor funcionario del gobierno, ¿cómo te sientes ahora que necesitamos el dinero que gastaste cruelmente en un circo antes que en fortalecer los laboratorios para el análisis e investigación del virus?

Señora funcionaria pública, seguramente, ese día que evitaste que la asamblea te destituyera por un juicio político, te reuniste en la oficina, quizá en un restaurante para festejar el éxito con tus serviles acólitos, felicitaron tu habilidad para la negociación y de cómo Socialcristianos y Correístas se aliaron para protegerte.

En tus manos queda la responsabilidad de abrir el camino a los mismos políticos que son incapaces de negociar, de acordar por el país de sus familias e hijos; también de los corruptos que siguen en el gobierno como sanguijuelas que también acabaron con las instituciones de investigación y salud.
Si piensan: funcionarios y políticos corruptos, que el dinero que succionaron por su posición les protegerá de una pandemia, recuerden que los hospitales privados no están diseñados para una situación así;  tendrán que entrar al sistema público obligatoriamente, al mismo sistema que solo funciona con una democracia en la que los servicios y los servidores públicos funcionen independientemente de los políticos de turno.

A ustedes que viven de la gloria del poder y los privilegios del consumo quiero recordarles que lo que les parece amor de sus seres queridos es una ilusión;  ellos aman los privilegios, no a ustedes. Porque dejaron de ser personas cuando cedieron a la corrupción, el egoísmo político y el crimen organizado. Solo se puede amar a otras personas porque cuando estamos llenos de amor, invariablemente queremos compartir nuestro bienestar, no escatimar el del resto.

Esclavos de sus pasiones tampoco pueden amar.
Si eres uno de ellos y lees esta columna lo sentirás en tus entrañas, porque a la única persona que no puedes engañar es a ti mismo.

[PANAL DE IDEAS]

Fanny Zamudio
Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Arcos Cabrera
Iván Flores Poveda
Oswaldo Toscano
Mauricio Alarcón Salvador
Carlos Rivera
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Mariana Neira
Patricio Crespo Coello

[RELA CIONA DAS]

Escribir en el aire
Marlo Brito Fuentes
La mujer rural, que alimenta al Ecuador, en el mayor olvido antes y durante la pandemia
Susana Morán
En búsqueda del equilibrio emocional
Redacción Al grano
Quebrar tras enfermarse en más probable en Ecuador que en el resto de América Latina
Redacción Plan V
Comité Ecuménico de Proyectos: las siete plagas que el coronavirus destapa en Ecuador
Milagros Aguirre
GALERÍA
Amor y pandemia
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V