Back to top
11 de Octubre del 2022
Ideas
Lectura: 4 minutos
11 de Octubre del 2022
Luis Córdova-Alarcón

Coordinador del programa de Investigación, Orden, Conflicto y Violencia de la Universidad Central del Ecuador.

Ataques a periodistas, zonas silenciadas y violencia política
0
En un escenario de alta violencia criminal, la «narrativa mediática» se convierte en un campo de disputa entre los actores estatales y los grupos criminales. Ambos intentan regular la generación de información, condicionando qué cubrir y cómo realizar la cobertura periodística.

El ataque a medios de comunicación y el amedrentamiento a periodistas es el siguiente nivel de la espiral de violencia ante el descalabro de la seguridad. Su efecto es letal, no solo para los periodistas, quienes son y serán victimizados, sino también para la democracia que languidece a cada paso. En este sentido, se trata de una manifestación de violencia política que apunta a consolidar «zonas silenciadas» en el país.

«El concepto de zonas silenciadas se aplica para describir la violencia ejercida contra la integridad física y psicológica de periodistas y trabajadores de medios de comunicación por estructuras criminales sin o con la aquiescencia del Estado…». https://bit.ly/3SQfuFU. Así lo define la CIDH para alertar sobre un fenómeno cada vez más recurrente en aquellos países latinoamericanos que experimentan la “guerra con el narcotráfico”.

En un escenario de alta violencia criminal, la «narrativa mediática» se convierte en un campo de disputa entre los actores estatales y los grupos criminales. Ambos intentan regular la generación de información, condicionando qué cubrir y cómo realizar la cobertura periodística.

Por eso, no es extraño que varios medios reproduzcan “informes de inteligencia” sin análisis, contrastación ni contextualización; allanándose al relato que intenta construir la Policía o las Fuerzas Armadas. Pero tampoco es extraño que otros medios incurran en vocería involuntaria de grupos criminales, prejuzgando culpables o difundiendo datos personales sobre las víctimas.

En un escenario de alta violencia criminal, la «narrativa mediática» se convierte en un campo de disputa entre los actores estatales y los grupos criminales. Ambos intentan regular la generación de información, condicionando qué cubrir y cómo realizar la cobertura periodística

En un conflicto no convencional la información es un recurso estratégico. La prensa debe aprender a distinguir las lógicas que utilizan los actores estatales y los grupos criminales para moldear la narrativa mediática; considerando que las redes de crimen organizado siempre tienen operadores en ambos bandos.

De lo contrario, no solo se exponen a la victimización criminal sino también a la pérdida de rigor periodístico. Sin embargo, el resultado más perjudicial para la democracia es la creación de «zonas silenciadas». En un reciente trabajo, Grisel Salazar Rebolledo (2021) analizó este fenómeno en México y concluyó que «el escenario más nocivo para la prensa es aquel en el que se conjugan tanto la acción del crimen organizado como la presencia de patrones autoritarios en el ejercicio del poder local» https://bit.ly/3SRzgRq.

Guayaquil y Durán son claros ejemplos de «regímenes híbridos» a nivel local. En los últimos 25 años sus alcaldías se han caracterizado por la concentración del poder y la manipulación de las instituciones. Su importancia geopolítica para las rutas de la cocaína no es el único factor que facilitó el estallido de violencia criminal en esos cantones. La naturaleza seudodemocrática de sus gobiernos locales contribuyó decisivamente. Por eso, los ataques a las instalaciones de RTS y el diario Extra son elocuentes, tomando en cuenta las elecciones seccionales que se avecinan y las fuerzas políticas en disputa.

Hay cantones en provincias altamente violentas que ya son «zonas silenciadas». Por ejemplo, San Lorenzo, en Esmeraldas, donde fue secuestrado el grupo periodístico de diario El Comercio, en marzo de 2018. Otros van en esa dirección y no solo por ser rutas de narcotráfico, sino también por haberse convertido en zonas liberadas para la minería ilegal, la tala ilegal de bosque natural y otras economías ilícitas de alta rentabilidad.

Para que el silencio no se instale en las salas de redacción acosadas por la violencia, la prensa debe adaptarse tácticamente y aprender de las experiencias regionales. La libertad de expresión e información están en la línea de fuego.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Iván Flores Poveda
Carlos Rivera
Luis Córdova-Alarcón
Andrés Jaramillo C.
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

Minería: éstos son los puntos calientes en Ecuador
Manuel Novik
Esta es la historia del candidato ‘Faracho’, asesinado en medio de la creciente violencia en la campaña
Redacción Plan V
La banda de alias Gerald, capturada en Tumaco, también paga condena en EE.UU.
Redacción Plan V
Desde hace un año, alias Gerald busca la reducción de su condena en EE.UU.
Redacción Plan V
Gerald ofreció $5 millones a EE.UU. antes de su sentencia y encierro en una cárcel de Minnesota
Redacción Plan V
GALERÍA
Ataques a periodistas, zonas silenciadas y violencia política
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Qué pasó con el millón de dólares que Ecuador depositó en la ONU?
Redacción Plan V
Perro voto: ¿qué podemos esperar este 5 de febrero?
Gustavo Isch
Minería: éstos son los puntos calientes en Ecuador
Manuel Novik
El Salvador: filtración de base de datos apunta a abusos a gran escala
Human Rights Watch/HRW

[MÁS LEÍ DAS]

Caso Encuentro: el informe de Anticorrupción señala al entorno de Hernán Luque
Redacción Plan V
Esta es la historia del candidato ‘Faracho’, asesinado en medio de la creciente violencia en la campaña
Redacción Plan V
Jorge Yunda: un concierto cantando una campaña
Fermín Vaca Santacruz
Alcaldía de Quito 2023: estos son los postulantes y sus propuestas
Redacción Plan V