Back to top
14 de Mayo del 2024
Ideas
Lectura: 3 minutos
14 de Mayo del 2024
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

!Ay, Pame! o de la impudicia
0
Pamela Aguirre, que se ufana de sus faltas y, encima, trata de hacerlas pasar por acciones correctas, practica la política de la barbarie. Estado en el que todo vale, pues no hay referentes para el bien ni para el mal.

 

Que los delitos y otros actos reprochables se cometan a escondidas porque quien los comete siente al menos un poco de vergüenza, es un signo de que todavía no hemos caído en la barbarie. Si esos actos, en cambio, se cometen a cara descubierta y a la luz del día, no cabe duda de que hemos dejado o estamos dejando de ser una sociedad civilizada.

Durante la comparecencia de la fiscal, Diana Salazar, ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, el correísmo, con la presidenta de la Comisión a la cabeza, decidió recibir en comisión general al prófugo de la justicia, Ronny Aleaga, intentando igualar su posición y su palabra a las de la fiscal de la nación.

Para la presidenta de la Comisión de Fiscalización, la correísta Pamela Aguirre, ese delincuente y la fiscal están en el mismo nivel moral, y la delincuencia, que ha colocado en el mismo plano que la justicia, constituye su legítimo contradictor.

Desterrada la vergüenza, en el mundo de la barbarie reina la impudicia. Impúdica fue la actuación de Pamela Aguirre y sus coidearios. Y su impudicia nos da la medida de lo que ella y su gente son capaces de hacer. La vergüenza que alguien experimenta cuando comete un acto incorrecto revela que esa persona tiene una conciencia moral sana. La desfachatez y hasta la soberbia con las que comete una acción reprochable son propias del bárbaro.

Pamela Aguirre, que se ufana de sus faltas y, encima, trata de hacerlas pasar por acciones correctas, practica la política de la barbarie. Estado en el que todo vale, pues no hay referentes para el bien ni para el mal.

Por eso, la actuación de Pamela Aguirre y sus coidearios en la comparecencia de la fiscal nos dice que ellos ni siquiera llegan a inmorales. Son amorales y, gracias a su amoralidad, no tienen empacho en poner en el mismo saco al delito y la justicia, a un delincuente y a una mujer honesta.

Carecer de referentes morales vuelve aceptable cualquier acción. El delincuente, entonces, puede juzgar al juez y el juez someterse al juicio del delincuente.

La amoralidad de Pamela Aguirre y la desvergüenza con que la practica es algo más que una tara ética personal. Es el indicador del estado de salud moral de la sociedad política. De una sociedad en que la conducta de las personas no se guía por valores y reglas generales, sino por el imperativo del momento, independientemente de su contenido moral.
“!Ay, Pame!”. ¿Hasta dónde vas a llegar?

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Verdesoto Custode
Carlos Arcos Cabrera
Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

El nuevo mapa electoral para los comicios generales de 2025
Redacción Plan V
Las cuatro derrotas del presidente Noboa
Redacción Plan V
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
Noboa y Abad, o la improvisación al poder
Juan Cuvi
FIL de Quito: la vitrina correísta
Fernando López Milán
GALERÍA
!Ay, Pame! o de la impudicia
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V
Un Presidente sin filtro sale a la caza del voto joven de centroizquierda
Redacción Plan V
El nuevo mapa electoral para los comicios generales de 2025
Redacción Plan V
Al "Diablo" se le duerme el diablo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V