Back to top
30 de Julio del 2019
Ideas
Lectura: 5 minutos
30 de Julio del 2019
Gabriel Hidalgo Andrade

Politólogo y abogado. Docente universitario.

Bazofia
0
Quien hace estas desafortunadas declaraciones es casualmente el mismo mantiene en la ruina al país petrolero más rico del mundo, pero en donde sus habitantes huyen o mueren en la hambruna provocada por el socialismo.

El elefantiásico presidente de Venezuela calificó de “bazofia” al presidente del Ecuador. Nicolás Maduro, digno sucesor de Hugo Chávez, utilizó la tarima del XXV Foro de Sao Paulo para insultar a Lenín Moreno siguiendo el libreto de los socialismos bolivarianos. El hecho no puede ser más caricaturesco.

La justicia de los países en donde se alternó a los titulares del poder está encausando a los exmandatarios socialistas por delitos de corrupción, lavado de activos y narcotráfico. Algunos de los culpables están presos y otros están prófugos. Unos pocos ocupan altos cargos representativos, lo que impide su encarcelación. Esto es lo que sucede en Argentina, Ecuador o Brasil. Mientras que quienes permanecen salvos son los mandatarios que aprobaron ilícitamente la reelección indefinida y sobre quienes pesan serias acusaciones de violar los derechos humanos por la concentración extrema del poder. Esto sucede en Venezuela, Nicaragua o Bolivia.

Quien hace estas desafortunadas declaraciones es casualmente el mismo mantiene en la ruina al país petrolero más rico del mundo, pero en donde sus habitantes huyen o mueren en la hambruna provocada por el socialismo.

Los insultos provienen de un déspota pistolero acusado de proteger a terroristas, de traficar con drogas, de hambrear a su pueblo y de robar elecciones. ¿Alguien así puede tener algo de crédito en sus palabras?

Maduro calificó como bazofia a Moreno. Tal vez ni entienda lo que significa esta palabra. La habrá escuchado en la finura lingüística de sus discípulos, tan cultivados como él. O provendrá de su propia estupidez que es el rasgo más notorio entre estos revolucionarios de la nueva era. Basta recordar la infeliz escena de esa pobre muchacha que legisla en Ecuador y que en lugar de leer libros los tiene pintados en una pared de su casa. ¿Sabrá que legislar proviene de “legere” y que esto significa leer? ¿Sabrá que para legislar prolijamente se exige leer profusamente? ¿Habrá leído algo sobre política o sobre Constitución? Si tapiza con libros sus paredes en lugar de conseguirlos y leerlos, está claro su divorcio con la legislación.

El analfabeto presidente de Venezuela es un lenguaraz.  El muy tonto podría estar confirmando la ejecución de un plan en marcha.

Bazofia es una “mezcla de heces, sobras o desechos de comida”, según la RAE. Esto es lo que Maduro dijo de Moreno. Pero esta ordinariez no es lo más inquietante de estas declaraciones. El analfabeto presidente de Venezuela es un lenguaraz.  El muy tonto podría estar confirmando la ejecución de un plan en marcha.

Hugo Chávez, guía espiritual de Maduro, financió y operó en el golpe de Estado en contra de Lucio Gutiérrez en 2005 después de que volcara su política exterior a los Estados Unidos. Tras el derrocamiento de Gutiérrez, Chávez se aseguró de que Rafael Correa apareciera en la escena política del nuevo gobierno de Alfredo Palacio, sucesor y vicepresidente de Gutiérrez. Correa, convertido en ministro de Economía, negoció a hurtadillas el precio de la refinación del petróleo ecuatoriano con Chávez y, por esta traición, tuvo que abandonar su encargo como secretario de Estado.

Correa tuvo un ascenso vertiginoso en la política doméstica. Financió sus campañas con recursos del terrorismo colombiano de las FARC que fuera protegido por Chávez en Venezuela, y con los recursos de Odebrecht, protegida por Lula da Silva en Brasil. Así Correa consiguió el poder presidencial en 2006 y desde entonces ejecutó disciplinadamente el libreto bolivariano de perpetuación en el poder y de desfalco de las arcas públicas.

Los insultos de Maduro son lo menos importante de este vergonzoso suceso. Para todo deslenguado de esta calaña es habitual este lenguaje. Esa no es una novedad. Lo realmente alarmante es la confirmación de que “el pueblo hará justicia”. Textualmente Maduro dijo “la bazofia de Lenín Moreno en Ecuador se infiltró y traicionó a Rafael Correa, pero el pueblo hará justicia”.

Planteada así esta afirmación se trata de un futuro indicativo simple o, dicho de otra manera, de la expresión que supone una acción venidera, una intención o una probabilidad. Maduro no sabe ni lo que es la gramática, pero en su rusticidad se delata y confiesa sobre la probabilidad de un suceso en marcha, de una acción política para desquitar a su gemelo ideológico y sobre la intervención de un sector de presión indeterminado. Considerando el usual manoseo de la lengua, de la ética y de la verdad en estos revolucionarios ¿acaso el chavismo financiará el intervencionismo y la agitación callejera con grupos subversivos en Ecuador? Ya lo hizo y tendrá pocos reparos en volverlo a hacer.

@ghidalgoandrade

[PANAL DE IDEAS]

Pablo Piedra Vivar
Luis Córdova-Alarcón
Carlos Rivera
Ernesto González
Natalia Sierra
Consuelo Albornoz Tinajero
Patricio Moncayo
Gonzalo Ordóñez
Fernando López Milán
Hugo Cahueñas Muñoz
Rodrigo Tenorio Ambrossi

[RELA CIONA DAS]

Good bye, Lenín
Álex Ron
Tengo un sueño
Gonzalo Ordóñez
¿Quiénes son los responsables?
Consuelo Albornoz Tinajero
La política del caos
Fernando López Milán
Entre dos barbarismos
Patricio Moncayo
GALERÍA
Bazofia
 
1

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Jaime Vargas y su salud
Inocencio Tucumbi y el rastro de los fallecidos en las protestas
Susana Morán
Así festejó el David indígena la derrota de Goliat
Fermín Vaca Santacruz
El paro en imágenes
Luis Argüello A.

[MÁS LEÍ DAS]

Cae otro accionista de Sky Jet con más de una tonelada de droga
Redacción Plan V
El campanazo carchense
Juan Cuvi
Quien busque la continuidad de Moreno y Correa, será golpeado con votos
Jean Cano
En Carchi se exige que la minería no dé la espalda a las comunidades
Susana Morán