Back to top
29 de Noviembre del 2021
Ideas
Lectura: 4 minutos
29 de Noviembre del 2021
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Buen día, muerte: los no vacunados te saludan
0
El coronavirus no es un mero incidente ni un mal pasajero. Por el contrario, constituye el elemento que vino a marcar entre nosotros el signo de la coherencia social. Es decir, vino a probar si eran verdaderas o falsas, consistes o inconsistentes las universales y personales proclamas de hermandad y solidaridad.

En todo el mundo se está produciendo una nueva ola del Coronavirus y sus variantes. Nuevamente los hospitales sienten que los contagiados vuelven a demandar atención y camas. Nuevamente hay tensión.

Como era de esperarse, son los no vacunados las nuevas víctimas. Desde luego, en ningún momento ha sido fácil entender esa tozuda negativa de aproximadamente un tercio de la población de adultos, en ciertos lugares, quizás más, que se ha negado rotunda, religiosa y tozudamente a vacunarse. Sus razones son múltiples. Unas, tal vez la mayoría, absolutamente peregrinas pues se sostienen en prejuicios irracionales a los que han disfrazado de una pseudo racionalidad científica. 

Los gobiernos del mundo entero se han mostrado tolerantes, quizás en demasía. ¿Hasta dónde llega mi derecho y en dónde comienzan los derechos de los otros?  ¿No prima acaso, el bien colectivo sobre el subjetivo? La respuesta es única: lo personal llega hasta ese espacio real y también simbólico en donde comienzan los derechos de los otros. Mi salud no depende tan solo de mí mismo pues nunca es un tema absolutamente individual. Por el contrario, es el efecto de complejas y permanentes relaciones con el otro.     

Yo soy yo y mi circunstancia. Y precisamente, la primera y fundamental de esas circunstancias es el otro sin el que es imposible existencia alguna. En el otro somos hasta el punto en el que su desaparición significante implicaría nuestra propia desaparición. 

¿Hasta dónde llega mi derecho y en dónde comienzan los derechos de los otros?  ¿No prima acaso, el bien colectivo sobre el subjetivo?

Si tú estás bien, yo estoy bien. Por el contrario, si tú estás mal, también yo lo estaré.  Por ende, no es posible escapar a esta relación de mutuidad significante y existencial que nos hace y nos representa. Si alguien creyese que él es en sí y por sí mismo, estaría fatalmente equivocado, tanto que incluso podría desaparecer. En psicopatología, el autismo constituye su expresión paradigmática. El autista se halla enfermo de sí mismo porque, por complejas razones que aparecieron en la infancia, alguien cortó los hilos de significación que lo unen a los otros.

El coronavirus ha puesto en entredicho muchos de los supuestos principios que hacen la contemporaneidad. En las últimas décadas, no se ha cesado de hablar de la unidad de la humanidad. De la igualdad y la fraternidad universales. Todos somos iguales. A todos nos cobijan los mismos derechos y nadie puede presentarse como el menos uno, es decir, como excepción.   

Los nuevos derechos y afanosamente sostenidos por los actuales discursos y actitudes nos han permitido dar la cara de otra manera a un futuro vertiginoso que nos hace y que nos obliga a no dejar de mirar el futuro como el único punto al que se puede llegar. Así hemos pretendido curarnos de antiguos anacronismos que, abierta o solapadamente, han tratado de convencernos de que cualquiera pasado fue mejor.  No hay nada mejor que nuestro presente. Al futuro lo hacemos entre todos.

El coronavirus no es un mero incidente ni un mal pasajero.  Por el contrario, constituye el elemento que vino a marcar entre nosotros el signo de la coherencia social. Es decir, vino a probar si eran verdaderas o falsas, consistes o inconsistentes las universales y personales proclamas de hermandad y solidaridad.  

Son demasiados los que se niegan a vacunarse y que ahora se convierten en los propagadores de las nuevas variantes del mal.  Y, pese a ello, siguen considerándose justos y sabios.

GALERÍA
Buen día, muerte: los no vacunados te saludan
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ola Bini: estas son las pruebas que ha presentado la Fiscalía hasta el momento
Fermín Vaca Santacruz
Civiles y motociclistas se congregaron en apoyo a Santiago Olmedo
Manuel Novik
Civiles y motociclistas se congregaron en apoyo a Santiago Olmedo
Manuel Novik
Tribunal declaró culpable a Santiago Olmedo por disparar "por la espalda"
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Piedad Córdoba golpea en los medios quiteños: sin piedad
Fermín Vaca Santacruz
Así fue el seguimiento y el complot estatal contra Diego Vallejo
Redacción Plan V
Caso Saab: las amenazas de Piedad Córdoba contra Fernando Villavicencio
Redacción Plan V
Caso Chaparro versus Ecuador: 14 años después de la sentencia de la CIDH no pasa nada con la repetición
Redacción Plan V