Back to top
19 de Octubre del 2016
Ideas
Lectura: 6 minutos
19 de Octubre del 2016
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Candidatos: ¿construir un solo frente?
¿Desde cuándo la desunión hace la fuerza? Nadie se halla efectivamente preocupado por la situación política y ética del país si no renuncia a pelear políticamente solo con sus propias fortalezas y virtudes pero también con sus vanidades de oropel y se decide a convocar a un diálogo claro, sincero, honrado a todos los que desean candidatizarse o ya se han candidatizado para la presidencia para formar un solo frente.

No es tan metafóricamente como creería cuando se habla de corrupción social. Se trata de una realidad demasiado fáctica que posee la misma pesadez de significación que la putrefacción de los cuerpos. Porque es corrupto aquel que atenta en contra de la vida del país y de las personas, robando, mintiendo, engañando, desfalcando, ofertando la salvación, el paraíso y el reino de la verdad. Lo es quien, careciendo del título universitario, se hace llamar economista o abogado o doctor para estafar, para robar, para enriquecerse. No es corrupto porque abandona el país y sale para tomarse unas vacaciones indefinidas. Es corrupto el juez que, debiendo hacerlo, no pidió la detención del estafador sino al día siguiente de que, con la cara en alto, salió del país para ponerse a buen recaudo.

Por definición, el corrupto social es un muerto en putrefacción que, por arte de magia del poder, aparenta la más grande y real de todas las lozanías. Esa lozanía que le autoriza incluso a predicar el evangelio de la verdad, de la honradez, de la sensatez. Como el cura que no cesa de hablar de dios, de la virtud, de la salvación para, a renglón seguido, abusar sexualmente de niñas y niños que van a su iglesia. Como el policía que se afana en detener a los pequeños traficantes para que nadie sospeche de su propio macro tráfico.

Cuando el rio suena, piedras lleva. Sabiduría ancestral que no se deja engañar por la vocinglería de los malos que no se cansan de cantar el himno a la bondad, la sinceridad, la pulcritud de mente y de corazón. Aunque al mismo tiempo se persiga a los medios de comunicación social vistos como los más pérfidos de entre todos los enemigos fantasmales y reales.

Se pretende enfrentar y vencer políticamente al actual régimen mediante las elecciones. Eso lo dicen todos. Y por doquier aparecen aquellos que se consideran capaces de hacerlo ganando las elecciones presidenciales en los próximos comicios. Como consecuencia, cada uno de los candidatos se considera a sí mismo el único y verdadero héroe, el nuevo David que vencerá y logrará que el país retome el rumbo de la legalidad, la legitimidad, de la subjetividad. Mitología demasiado vulnerable para las actuales circunstancias del país. 

¿Desde cuándo la desunión hace la fuerza? Nadie se halla efectivamente preocupado por la situación política y ética del país si no renuncia a pelear políticamente solo con sus propias fortalezas y virtudes pero también con sus vanidades de oropel y se decide a convocar a un diálogo claro, sincero, honrado a todos los que desean candidatizarse o ya se han candidatizado para la presidencia para formar un solo frente.

Mujeres y hombres candidatos más o menos similares encuéntrense en cualquier esquina del país, hablen, conversen discutan, dialoguen, justifíquense y, finalmente, designen un solo candidato. Proyecten un nuevo gobierno de verdadera participación ciudadana, de verdadera certidumbre y honradez social y política.

Siendo pequeños aprendimos que solo la unión hace la fuerza. Cuando fuimos más grandes, entendimos bien aquello de: divide y vencerás. La expresión no se inventó el profesor de matemáticas. Unos atribuyen la expresión al padre de Alejandro Magno, otros al genial Julio César que tan solo con un puñado de cincuenta mil soldados conquistó las Galias defendidas por millones de soldados al mando de reyezuelos cada uno de los cuales peleaba su propia guerra.

Señoras y señores candidatos, de ninguna manera se trata de minimizar el valor político de cada uno de ustedes. Sinceramente, todos ustedes poseen valores importantes y, posiblemente, hasta podrían ser buenos presidentes. Por eso mismo, es indispensable que se convoquen con la renuncia a la candidatura en la mano. Es indispensable que se miren a las caras, analicen la situación del país, de la patria. Discutan todo lo que quieran pero finalmente construyan con sus nombres y otros nombres la mejor de entre todas las parejas para la presidencia y vicepresidencia del país. He usado el verbo construir porque de eso se trata y no solo de designar una pareja de candidatos fortalecida por el único deseo de que el país retorne a la libertad y a la honorabilidad.

No es un delirio ni una utopía. Aun hay tiempo para ello. Se trata de una estrategia ciertamente posible y en verdad indispensable. Solo se requiere de una dosis de cordura, de razonamiento y de buena voluntad para renunciar solo a una parte de ese necesario narcisismo que nos permite vivir pero que también, a veces, resulta mortífero.

El país, la historia los reconocerán. Tal vez podría calificarse a este un acto de verdadero heroísmo político porque no es fácil renunciar a nuestro narcisismo que nos ha convencido de que somos los mejores e incluso los únicos buenos para gobernar el país pos correísta. Sin embargo, es necesario e indispensable pensar en un país que ciertamente no puede dar marcha atrás sino que debe, de manera urgente e imperativa, cambiar de rumbo, para hacer el camino que conduce a la democracia.

[PANAL DE IDEAS]

Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Consuelo Albornoz Tinajero
Alfredo Espinosa Rodríguez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

Ensayo de democracia: los pecados capitales del sistema electoral ecuatoriano
Redacción Plan V
La razón de ser de los partidos
Patricio Moncayo
Dávalos y Montúfar: de la academia a correr por la Alcaldía
Redacción Plan V
Papeleta contra retorno autoritario
Gabriel Hidalgo Andrade
Las 244 promesas de Lenín Moreno
Rosa María Torres
GALERÍA
Candidatos: ¿construir un solo frente?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán