Back to top
15 de Noviembre del 2021
Ideas
Lectura: 4 minutos
15 de Noviembre del 2021
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

Cárceles y coronavirus
0
El discurso oficial se centra en la acción ultraviolenta de los carteles; es decir, en las externalidades de un esquema de enriquecimiento que fue permitido por el capitalismo desde sus orígenes. El problema es que el monstruito creció tanto que se salió de control. Tal como los talibanes y su negocio de la heroína en Afganistán.

La crisis carcelaria tiene mucho parecido con el coronavirus: ambos son fenómenos que se salieron de control. Ambos son productos directos o indirectos de la irresponsabilidad humana. 

Empecemos por el virus. Al margen de las teorías paranoicas y conspiracionistas respecto de su aparición, ya no se discute que su origen tiene relación directa con la alteración de los equilibrios naturales provocados por la intervención humana. La deforestación, la manipulación genética de plantas, el deshielo de los polos y un largo etcétera de otros factores han terminado creando condiciones para que ciertos virus se potencien y se trasladen a otros espacios y especies. 

En ese sentido, la pandemia del Covid-19 es una de las tantas consecuencias de un modelo de producción que carece de las más elementales regulaciones. Es lo que los tecnócratas denominan externalidades y los médicos iatrogénesis. Es decir, aquellos efectos negativos de las intervenciones humanas que se supone aportan a mejorar las condiciones de vida de la gente. Verbi gratia, los derrames petroleros o las infecciones que pescan los pacientes al interior de los hospitales. 

El discurso oficial se centra en la acción ultraviolenta de los carteles; es decir, en las externalidades de un esquema de enriquecimiento que fue permitido por el capitalismo desde sus orígenes. El problema es que el monstruito creció tanto que se salió de control. Tal como los talibanes y su negocio de la heroína en Afganistán.

Sigamos con la crisis carcelaria. La economía subterránea ligada a las actividades ilegales es parte sustancial del capitalismo. El tráfico de drogas, armas o personas mueve miles de millones de dólares, genera inversiones, dinamiza las finanzas, da empleo… Aparte de las mafias directamente implicadas en esas actividades, existen grupos económicos formales que lucran de esos negocios ilícitos, donde el lavado de activos tan solo es un engranaje de esa compleja y gigantesca maquinaria. Sin el narcotráfico, miles de empresas legales, sobre todo en los países pobres, se irían a pique.

Para nadie es un secreto que la producción, comercialización y consumo de drogas terminaron convertidos en insumos culturales de la posmodernidad. El yuppie que necesita cocaína para sostener su vértigo laboral y hedonista, o el muchacho marginal que busca con desesperación dinero fácil y rápido, están enganchados a esta economía subterránea, sin la cual el sistema en su conjunto empezaría a patalear. ¿Cómo sostener ciertos procesos sin la inyección de estos recursos declarados ilegales, pero hipócritamente aceptados desde el poder?

Nada se dice de los beneficiarios legales del narcotráfico. El discurso oficial se centra en la acción ultraviolenta de los carteles; es decir, en las externalidades de un esquema de enriquecimiento que fue permitido por el capitalismo desde sus orígenes. El problema es que el monstruito creció tanto que se salió de control. Tal como los talibanes y su negocio de la heroína en Afganistán. 

Nada se dice tampoco del abismal desequilibrio social y económico que provoca el capitalismo actual. La riqueza y la pobreza extremas son obscenas, son el caldo de cultivo para todas las formas inimaginables de disfuncionalidad social. Echarle la culpa de la crisis carcelaria a las bandas criminales es como echarle la culpa de la pandemia a los pangolines.

 No obstante, desde las lógicas del capital global y, consecuentemente, de nuestras autoridades criollas, se seguirá eludiendo el problema de fondo: el narcotráfico es una teta que amamanta a muchos cachorros. Pero militarizar las cárceles es menos comprometedor.

 

[PANAL DE IDEAS]

Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Joel Kouperman
Consuelo Albornoz Tinajero
Rodrigo Tenorio Ambrossi

[RELA CIONA DAS]

EEUU sanciona a Los Lobos y confirma que es la organización de narcotráfico más grande de Ecuador
Redacción Plan V
La salud mental de las mujeres en prisión es una ficción que duele
Diana Romero
De la hipocresía
Fernando López Milán
Ecuador, en el eje de la criminalidad en Europa
Redacción Plan V
Democracia y capitalismo: una relación incómoda
Julio Oleas-Montalvo
GALERÍA
Cárceles y coronavirus
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán