Back to top
18 de Marzo del 2016
Ideas
Lectura: 3 minutos
18 de Marzo del 2016
Alberto Molina Flores

Coronel de Estado Mayor, analista militar, escritor y catedrático.

Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas
El presidente Correa, en sus permanentes intervenciones dice que es el “Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas”, como se ha señalado esa disposición constitucional no existe. Lo que la Constitución actual señala en su Art. 147, es que el Presidente “ejercerá la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas”.

El movimiento evolutivo de las misiones constitucionales que cumplen las Fuerzas Armadas ha sido una constante, desde la Constitución de 1830 hasta la de Montecristi, de 2008.

En la Constitución de 1830,  en el Art. 85, se establece que “para la defensa exterior del estado y conservación del orden público, habrá una fuerza militar permanente de mar y tierra”; en las siguientes constituciones han existido variaciones semánticas como “fuerza militar nacional de mar y tierra”, “fuerza militar internacional de mar y tierra”, “fuerza militar organizada” y “Fuerza Pública”.

En la misma Constitución de 1830 se establece, en el Art. 88. “La Fuerza Armada es esencialmente obediente y su destino es defender la independencia y libertad del estado, mantener el orden público y sostener la observancia de la Constitución y las leyes”; desde la primera Constitución se ha mantenido el carácter de obedientes y no deliberantes de los miembros de las FF.AA.

Igualmente, la subordinación al poder político elegido por el pueblo en las urnas se mantiene desde la Constitución de 1845, que establece taxativamente: “La Fuerza Armada (…), estará sometida a las autoridades constituidas; obrando siempre bajo la dependencia y dirección del Poder Ejecutivo y sus agentes”.

Vale la pena señalar que la Constitución de 1878, en su Art. 109,  señala: “Las autoridades militares no deben obedecer las órdenes superiores que tengan por objeto atentar contra los altos poderes nacionales, o que sean manifiestamente contrarias a la Constitución o a las Leyes”, esta disposición se mantiene en las constituciones de 1897, 1929 y 1945.

En la Constitución de 1945, considerada como una de las más avanzadas de nuestra historia, aparece el concepto de Fuerza Pública, “Las Fuerzas Armadas y la Policía constituyen la Fuerza Pública. (…).”. El Art. 116 señala algo importante: “Las FF.AA. se deben a la Nación y que el Presidente de la República es la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas. (…).”, esta última disposición  se mantiene en las constituciones de 1978, 1998 y 2008.

En la Constitución de 1967, en el Art. 251, se señala: “(…). El Presidente de la República es el Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. (…)”. Esta disposición constitucional es la única en nuestra historia republicana.

En la Constitución de 2008, desaparece el concepto de “Fuerza Pública” (Fuerzas Armadas y Policía Nacional), igualmente que “La Fuerza Pública se debe al Estado”, como constaba en la anterior Constitución, la pregunta sería: ¿a quién se debe?; además, el servicio militar dejó de ser obligatorio.

El Presidente Correa, en sus permanentes intervenciones dice que es el “Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas”, como se ha señalado esa disposición constitucional no existe. La Constitución actual señala en su Art. 147, que el Presidente “ejercerá la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas”.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán
Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Consuelo Albornoz Tinajero
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

Seguridad: los convenios de Ecuador con EE.UU. son cuatro
Gonzalo Salvador Holguín
Los riesgos indeseados de la guerra interna
Juan Cuvi
El “after” de la declaratoria de Conflicto Interno Armado
Hugo Marcelo Espín Tobar
Rodríguez Lara: el valor del equilibrio
Patricio Moncayo
General Alexander Levoyer: hacemos un llamado a todas las instituciones, no nos pueden dejar solos
Miguel Ribadeneira
GALERÍA
Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Joaquín Hernández: “No podemos pensar más allá de la mezcla de linajes”
Juan Carlos Calderón
¿Informe presidencial o reality show?
Napoleón Saltos
Los 5 peligros del discurso de Daniel Noboa sobre la violencia en Ecuador
Redacción Plan V
Correísmo: ¿rebelión en la granja?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán