Back to top
1 de Abril del 2022
Ideas
Lectura: 8 minutos
1 de Abril del 2022
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

¿Correa está ganando la partida?
0
El temor a la ingobernabilidad y la inexperiencia política le están llevando al gobierno de Lasso a comportamientos sinuosos. La salida de la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, revela la indecisión gubernamental y el desapego del presidente a un mínimo compromiso ideológico.

Paradójicamente, pese a la victoria electoral de Guillermo Lasso en abril del 2021, estamos jugando en la cancha dejada por Rafael Correa. Andrés Aráuz perdió, pero quedaron incólumes las instituciones establecidas en la Constitución del 2008, en cuyo marco se está dando la interacción política. 

El correísmo alcanzó una alta representación en la Asamblea Nacional (48 votos).  El Partido Social Cristiano cuenta con 15 escaños.  Pachakutik y la Izquierda Democrática, que en un inicio se aliaron con CREO para la elección de autoridades legislativas, no pudieron llevar el acuerdo más allá de las designaciones de autoridades.  Pesaron más los intereses particulares que, a su vez, provocaron divisiones internas.

El Gobierno no pudo, por tanto, conseguir la aprobación de sus dos proyectos de ley estelares: el tributario que entró por el ministerio de la ley y el de inversiones que fue archivado. Ello debilita la ejecución de su plan económico.  El presidente Lasso denunció la conspiración liderada por Rafael Correa, Jaime Nebot y Leonidas Iza. La estrategia del Gobierno en ese momento parecía muy clara. No dar paso a la impunidad y librar una lucha frontal contra la corrupción y el autoritarismo que la aupó.

Tal estrategia guardaba concordancia con la posición del candidato Lasso en la segunda vuelta electoral. Su derrota en la primera vuelta le condujo a abrir su plataforma electoral para sintonizar con las aspiraciones y demandas de quienes votaron por Yaku Pérez y Xavier Hervas. Este giro le permitió a Lasso triunfar en las elecciones de abril del 2021.  

Las bancadas no correistas no han podido marcar distancia con UNES. Las amnistías y el archivo de la ley para atraer inversiones revelan la fuerza que aún tiene el correísmo. La división interna de Pachakutik pone al movimiento indígena, representado por la CONAIE, en una situación ambivalente. Situación que ya es una amenaza para la conservación de Guadalupe Llori, como presidenta de la Asamblea. 

Las bancadas no correistas no han podido marcar distancia con UNES. Las amnistías y el archivo de la ley para atraer inversiones revelan la fuerza que aún tiene el correísmo.

La Izquierda Democrática tampoco ha podido sustraerse a la influencia ideológica de UNES, cuando se opone a supuestas privatizaciones contenidas en la ley de atracción de inversiones.  El Partido Social Cristiano apostó desde un inicio por la entente con CREO y UNES y aunque sí es partidario de la reducción del tamaño del Estado, no tiene rubor en unirse con el correísmo por cálculos coyunturales.     

El temor a la ingobernabilidad y la inexperiencia política le están llevando al gobierno de Lasso a comportamientos sinuosos. La salida de la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, revela la indecisión gubernamental y el desapego del presidente a un mínimo compromiso ideológico.

La muerte cruzada le asusta y, al parecer, no quiere jugarse por una opción que implica enfrentarse a fuerzas beneficiadas por el esquema institucional dejado por Correa y reacias a cualquier cambio que implique dejar atrás las viejas triquiñuelas de la micro política. Mientras, por un lado, el presidente destapó la corruptela en las negociaciones con los representantes de sus aliados –Pachakutik e Izquierda Democrática- para apoyar el proyecto de ley de inversiones, por otro, nombra a un ministro de Gobierno con la misión de tender puentes de diálogo con esas y las demás bancadas, incluida la correista de UNES. No deja de llamar la atención el alborozo de esas bancadas por la designación de Francisco Jiménez como ministro de la política.  Es de esperar que esta misión de buena voluntad a él encargada no devenga en una política de conceder y ceder en provecho de los prófugos de la justicia. Tampoco está muy clara la decisión del presidente de gobernar con decretos leyes, haciendo caso omiso de la Asamblea. 

Lo que no alcanzamos a ver es hacia dónde quiere ir el Ejecutivo. Salvar la gobernabilidad no es suficiente. El gobierno tiene grandes desafíos en el orden económico, político y social. Los objetivos económicos, reflejados en el proyecto de ley de oportunidades, parecen más o menos claros. No así los atinentes a la estructura del Gobierno. Cuando afirma que gobernará sin la Asamblea es como que se inclina a una suerte de híper presidencialismo, congruente quizá con un eventual acercamiento al correísmo.  Si gobierna con la Asamblea deberá transar y ceder a las cuotas de poder. Si persiste en su compromiso de no dar carta blanca a la impunidad, no le será posible plasmar una eventual alianza con el correísmo.

Ser o no ser, es el dilema del presidente. Obviamente, no puede dejar que las cosas se den, sin hacer nada por adelantarse a los efectos perniciosos de la inmovilidad. Las elecciones de febrero del 2023, en las condiciones de indefinición imperantes, pueden arrojar resultados deplorables no solo para la gobernabilidad sino para la aspiración de sacar al país de su atolladero.

Si nada se hace por reformar la Constitución y se convalida la existencia del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, si el Consejo Nacional Electoral permite que sigan existiendo 240 partidos y movimientos políticos, sin las debidas regulaciones para mejorar su funcionamiento y lograr que los candidatos reúnan cualidades humanas, políticas y éticas, suficientes y creíbles, si la justicia sigue cercada por prácticas fraudulentas, si el estado no alcanza mayores niveles de eficiencia, difícil será que el gobierno logre los objetivos económicos que se ha propuesto.

Ni siquiera la gobernabilidad quedaría resguardada. ¿Son concordantes los intereses del gobierno con los de Rafael Correa y de Jaime Nebot? ¿Cuál es la fuerza real de CREO? ¿Cómo podrá el gobierno evitar nuevas asonadas como la de octubre del 2019 y acciones conspirativas que apunten a la desestabilización del régimen democrático?
¿Puede el presidente Lasso descartar la muerte cruzada para destrabar el impasse con el Legislativo y una consulta popular que dé curso a una reforma política y constitucional que elimine al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y de otro giro al régimen de partidos de manera de evitar que advenga en el futuro una Asamblea similar a la actual?   En este clima de incertidumbre ¿será posible que los inversionistas de adentro y de fuera coloquen sus capitales en el país?

El Gobierno podría quedar secuestrado y su gobernabilidad reducida, por tanto, si se deja llevar por la inmovilidad o el afán de sobrevivir a cualquier costo.

[PANAL DE IDEAS]

Pablo Piedra Vivar
Mariana Neira
Carlos Arcos Cabrera
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Giovanni Carrión Cevallos
Fernando López Milán
Rubén Darío Buitrón
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

La foto oficial de Guillermo Lasso estaría lista
Redacción Plan V
El veto del presidente Lasso a la Ley de Comunicación será parcial
Redacción Plan V
¿Qué hay detrás del juicio político del correísmo contra la Judicatura?
Redacción Plan V
Presidente: primero gobierne, luego comunique
Rubén Darío Buitrón
La mentira política
Patricio Moncayo
GALERÍA
¿Correa está ganando la partida?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La devolución de los bienes de los Isaías inquieta a campesinos en haciendas
Redacción Plan V
Los nudos críticos de la relación Ecuador China y el acuerdo comercial
Redacción Plan V
La foto oficial de Guillermo Lasso estaría lista
Redacción Plan V
El candidato de Leonidas Iza, Gilberto Talahua, perdió la presidencia de la Ecuarunari
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El círculo jurídico de Leandro Norero impulsó el habeas corpus para Jorge Glas
Redacción Plan V
Los pecados del boom inmobiliario de Quito según la Contraloría
Redacción Plan V
Bien Futuro: Una nueva fórmula para tener casa propia que reducirá el precio de las viviendas
Redacción Plan V
¿Qué hay detrás del juicio político del correísmo contra la Judicatura?
Redacción Plan V