Back to top
3 de Mayo del 2022
Ideas
Lectura: 4 minutos
3 de Mayo del 2022
Iván Flores Poveda

Periodista. Hombre libre. Feliz padre de tres.

¿Cuántos alcaldes pondrán Los tiguerones?
0
Las elecciones seccionales del 5 de febrero de 2023 serán la prueba de fuego. Serán el punto de inflexión para evitar o para legalizar, vía voto popular, una fatal cooptación del país desde la raíz: desde las parroquias y los cantones abandonados históricamente por el Estado. Narcodemocracia pura por voluntad del soberano y mediada por movimientos convertidos en lobistas de carteles.

En Ecuador se otorga estatus político a delincuentes. La tolerancia a las mafias está ampliamente documentada desde Huracán Verde hasta Arroz Verde. Por eso, si la impunidad sigue nutriendo este clima de permisividad, no sería descabellado pensar que pronto un primer narco pudiera “coronar” Carondelet.

Entre tanto, las elecciones seccionales del 5 de febrero de 2023 serán la prueba de fuego. Serán el punto de inflexión para evitar o para legalizar, vía voto popular, una fatal cooptación del país desde la raíz: desde las parroquias y los cantones abandonados históricamente por el Estado. Narcodemocracia pura por voluntad del soberano y mediada por movimientos convertidos en lobistas de carteles.

Hoy más que nunca el Consejo Nacional Electoral (CNE) y los partidos son garantes de la sobrevivencia del Estado democrático. Sin embargo, desde que el exconsejero electoral, Luis Verdesoto, alertara sobre la penetración de narcodólares en las campañas, poca certidumbre existe sobre los mecanismos de control cruzado que están activos para evitar el financiamiento sucio. Como se sabe, los capos no emiten factura y ya no pagan en dólares, sino en bloques de cocaína.

La mayor responsabilidad recae, no obstante, en los partidos y movimientos. De 264 organizaciones políticas registradas en el CNE, 167 son de carácter cantonal y para las seccionales de 2023 se estima la participación de 90.000 candidatos. Este nivel de atomización es proclive a que, entre aquellos 90.000 personajes, se filtre el prestadiario, el Don Dieguito, el Don Marquito, el nuevo Don Naza, el gatillero, el tratante de mujeres o el traficante de retroexcavadoras. Por eso, la atomización ya no es solo un lastre de la política ecuatoriana, potenciado por el ego de los candidatos. En esta coyuntura, la atomización es un guiño a las mafias.

Las elecciones seccionales del 5 de febrero de 2023 serán la prueba de fuego. Serán el punto de inflexión para evitar o para legalizar, vía voto popular, una fatal cooptación del país desde la raíz: desde las parroquias y los cantones abandonados históricamente por el Estado. Narcodemocracia pura por voluntad del soberano y mediada por movimientos convertidos en lobistas de carteles

Los partidos y movimientos tienen una inmensa responsabilidad en estas semanas, cuando se corren ya estudios y números para armar las listas de cara a las seccionales. La responsabilidad es mayor en cantones tomados por los carteles como nodos de actividades ilegales: puntos de ingreso de pasta base y armas, centros de refinamiento y acopio, estuarios y puertos, barriadas para el microtráfico, canteras y ríos para la minería ilegal, pirámides financieras, etc.

En estas regiones, donde el Estado deserta, no es extraño que surjan mecenas, supuestos activistas o embajadores de buena voluntad de las mafias. Personajes discretos, pero persistentes, que se mimetizan en el tejido social, apoyando súbitamente las pocas actividades que son una alegría para comunidades vulneradas históricamente en sus derechos.

El agasajo de Navidad, los bloques que faltan para la casa comunal, la bicicleta de premio para el torneo de cross country, el discomóvil para las fiestas del patrono, los vestidos para el grupo de tecnocumbia, el productor de videos para los hiphoperos del barrio… todo aquello que la gente miraría como una acción altruista, para los capos es una inversión en capital político.

¿Los partidos y movimientos quieren convertirse en gobiernos de cercanía en los 221 cantones? O, de frente, ¿solo alquilarán el casillero a mafias que buscan controlar políticamente los territorios para “institucionalizar” las rutas de sus actividades ilícitas? En este nivel de Estado secuestrado, no es amarillista preguntarse cuántos concejales o alcaldes pondrán Los tiguerones, Los lobos, Los gángster o los Carolina Ramírez.

Los presidentes, los comandantes eternos y los líderes vitalicios de los partidos sabrán si se juegan por el país o por las mafias.

[PANAL DE IDEAS]

Patricio Moncayo
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
María José Gómez
Giovanni Carrión Cevallos
Consuelo Albornoz Tinajero
Alfredo Espinosa Rodríguez
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

La “pacificación” del Ecuador es una patraña
Luis Córdova-Alarcón
Estos son los favores de la justicia ecuatoriana al capo albanés Dritan Rexhepi
Redacción Plan V
Pandillas callejeras y crimen organizado
Luis Córdova-Alarcón
La guerra perdida
Juan Cuvi
La gobernanza criminal: la nueva forma de control territorial del crimen organizado
Mario Pazmiño Silva
GALERÍA
¿Cuántos alcaldes pondrán Los tiguerones?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ocho fiscales están entre los nuevos 14 jueces anticorrupción
Redacción Plan V
Crónica de la incursión armada al Hospital de Chone en busca de ‘Cara sucia’
Redacción Plan V
Así opera el Cártel de Sinaloa, el más grande del mundo
Redacción Plan V
El top ten de los candidatos más conocidos al Consejo de Participación
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Así opera el Cártel de Sinaloa, el más grande del mundo
Redacción Plan V
Crónica de la incursión armada al Hospital de Chone en busca de ‘Cara sucia’
Redacción Plan V
El top ten de los candidatos más conocidos al Consejo de Participación
Redacción Plan V
Glas es un ‘pez gordo’ para las extorsiones: este fue el argumento de su defensa para su segunda liberación
Redacción Plan V