Back to top
12 de Noviembre del 2020
Ideas
Lectura: 4 minutos
12 de Noviembre del 2020
Giovanni Carrión Cevallos

Economista y Magister en Estudios Latinoamericanos.
@giovannicarrion

Cultura de transparencia
0
La corrupción arranca a dentelladas el aún insuficiente capital social, debilitando las redes de confianza, cooperación, reciprocidad y de valores cívicos que deben alimentar las relaciones sociales dentro de toda comunidad y que son fundamentales para alcanzar el progreso y desarrollo de los pueblos.

El Art. 3 de la Constitución de la República determina, como uno de los deberes primordiales del Estado, el garantizar a sus habitantes vivir en una sociedad democrática y libre de corrupción.

Y para ello incluso, dentro de ese contrato social, se creó la Función de Transparencia y Control Social que tiene por propósito promover e impulsar ‘…el control de las entidades y organismos del sector público, y de las personas naturales o jurídicas del sector privado que presten servicios o desarrollen actividades de interés público, para que los realicen con responsabilidad, transparencia y equidad; fomentará e incentivará la participación ciudadana; protegerá el ejercicio y cumplimiento de los derechos; y prevendrá y combatirá la corrupción’.

Todo esto es importante tener presente porque el azote de la corrupción no solamente afecta a la esfera de lo económico, donde -valga decir- tiene un enorme impacto en tanto encarece, por un lado, los costos de transacción como consecuencia de la inobservancia de las leyes y, por otro, desvía ingentes cantidades de recursos a favor de quienes se dedican a esas condenables prácticas, en detrimento de atender las necesidades del desarrollo del país y de los sectores que menos tienen.

Además de ello, la corrupción arranca a dentelladas el aún insuficiente capital social, debilitando las redes de confianza, cooperación, reciprocidad y de valores cívicos que deben alimentar las relaciones sociales dentro de toda comunidad y que son fundamentales para alcanzar el progreso y desarrollo de los pueblos.

La corrupción arranca a dentelladas el aún insuficiente capital social, debilitando las redes de confianza, cooperación, reciprocidad y de valores cívicos que deben alimentar las relaciones sociales dentro de toda comunidad y que son fundamentales para alcanzar el progreso y desarrollo de los pueblos.

Por eso es ineludible luchar decidida y frontalmente contra la corrupción y no solamente desde las entidades que forman parte de la Función de Transparencia y Control Social, esto es, el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría General del Estado y las superintendencias. No. La tarea es de todos, incluidos los ciudadanos que debemos dejar esa cómoda posición de mirar los toros desde la barrera y, por el contrario, ejercer un efectivo control social.

A propósito, del estudio Latinobarómetro 2018, en lo que tiene que ver al capítulo de corrupción aplicado al Ecuador, se desprende que el 47% de los consultados se mostraban de acuerdo en aquello de quedarse callados cuando sabían de algo corrupto, en tanto un 44% se pronunció favorablemente en pagar el precio de cierto grado de corrupción, siempre que se solucionen los problemas del país. En el un caso hablamos de complicidad y en otro de tolerancia a la corrupción, lo cual ciertamente resulta preocupante y hasta desalentador.

De ahí que, por ejemplo, la iniciativa como el Proyecto: “Desde la Sociedad Civil Prevenir y Reducir la Corrupción y Desarrollar Instituciones inclusivas y Transparentes” que desarrolla la Fundación CAJE con el auspicio de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF), en las provincias de Loja, El Oro y Zamora Chinchipe (Zona 7), resulta importante y oportuno en el propósito de apuntalar, precisamente, las acciones encaminadas a enfrentar este mal con base a la capacitación en el marco normativo, institucional del estado y de la ética pública.

Sin duda, librar una lucha efectiva contra la corrupción implica desarrollar un trabajo sostenido en el tiempo capaz de interiorizar valores y principios en una sociedad que requiere fortalecer la cultura de la transparencia lo cual coadyuva -en últimas- a la construcción de una sociedad más honesta y democrática.

@giovannicarrion

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Christian Escobar Jiménez
Carlos Rivera
María Fernanda Solíz
Fanny Zamudio
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

Las zancadillas de los gobiernos a los luchadores contra la corrupción
Mariana Neira
La ley y la trampa
Juan Cuvi
¿Por qué tan llenos de corruptos?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
La exculpación de los correístas devotos
Juan Cuvi
Un fracaso llamado CEICCE
Mauricio Alarcón Salvador
GALERÍA
Cultura de transparencia
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

César Montaño: la Universidad Andina nunca bajó los brazos
Redacción Plan V
¿Quién es quién en el TCE y por qué sus decisiones son clave?
Redacción Plan V
Nuevas cifras revelan la fuerte crisis carcelaria en Ecuador
Redacción Plan V
Isabel Robalino: La maestra de los trabajadores
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El camuflaje más sofisticado para la droga fue encontrado en Quito
Redacción Plan V
Galápagos se enfrenta a los gigantes
Juan Carlos Calderón
Interpol y la "Liga de presidentes justicieros" de Correa
Mariana Neira
César Ulloa: "las élites no tienen un proyecto de país"
Redacción Plan V