Back to top
3 de Mayo del 2021
Ideas
Lectura: 10 minutos
3 de Mayo del 2021
Rubén Darío Buitrón
Cynthia Viteri: ¿El escándalo como arma política?
0
Viteri no puede ni debe —porque nadie tiene derecho a hacerlo— ser juzgada por sus hábitos y su conducta individual, por sus lealtades, intereses, gustos o creencias en asuntos religiosos, deportivos, personales, domésticos, familiares, sentimentales o de imagen.

Cuando una manada de hienas mojigatas se lanza a morder la yugular política de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, me pregunto si, por ejemplo, alguien ha hurgado de la misma manera en la vida personal del alcalde de Quito, Jorge Yunda, quien está procesado por la justicia debido a presunciones de peculado.

¿Yunda es casado o divorciado? ¿Dónde vive? ¿Por qué jamás se lo ve acompañado de una mujer o una esposa? ¿Cuántos hijos tiene? ¿Por qué le puso a su hermana en el cargo que, en circunstancias normales, le pertenecería a la esposa del burgomaestre? ¿Quién es la madre de Sebastián, el hijo del alcalde que horas antes de que fuera llamado por las autoridades escapó a Panamá? ¿Por qué
permitió que su hijo huyera si, como dice el alcalde, él y su hijo tienen “las manos limpias”?

Tantas preguntas confusas, desordenadas y, quizás, mezcladas a propósito para otro escándalo-político: atacar la vida personal y la carrera política de la Alcaldesa de Guayaquil.

A esta explosión de mojigatería e hipocresía, especialmente ocurrida en la capital del Guayas y en el fortín del rumor, el cantón Samborondón, se le llama moralina.

Según los diccionarios, es un conjunto de costumbres y normas para juzgar de manera mezquina, superficial o falsa el comportamiento humano, pero no la conducta propia sino la ajena.

Se trata de una actitud impostada o trivial para esconder otro tipo de problemas o para evitar que juzguen al que señala a los demás con un dedo y es un acatamiento falso o exagerado de los principios de la moral.

Puede afirmarse —insisten los diccionarios— que la moralina apela a ciertas normas para realizar un juicio superficial o mezquino de una conducta humana. Pretende ser una enseñanza o predicamento, pero carece de profundidad y resulta inoportuna.

A través de la mojigatería se postula una especie de defensa de la moral, pero en realidad se trata de una intención fingida o superficial. En la práctica, el sujeto no está convencido de lo que dice o hace, o incluso puede realizar lo contrario para dañar la reputación, la dignidad y el honor de la persona azotada por el látigo del chisme y el linchamiento verbal.

Cynthia Viteri puede ser señalada por los presuntos errores que ha cometido, desde los gastos onerosos en pintar con poemas los muros de Guayaquil sin compensar a los autores (lo que puede caer en la figura del plagio o de la apropiación indebida de la producción intelectual), contratar un troll center que, además de costoso, lo maneja uno de los alfiles correístas en el Puerto Principal o dilapidar con excesiva generosidad el dinero del cabildo en barrer y trapear la zona patrimonial de la ciudad.

Pero Viteri no puede ni debe —porque nadie tiene derecho a hacerlo— ser juzgada por sus hábitos y su conducta individual, por sus lealtades, intereses, gustos o creencias en asuntos religiosos, deportivos, personales, domésticos, familiares, sentimentales o de imagen (¿a quién le importa que muestre sus tatuajes en distintas partes del cuerpo, que cambie de look con frecuencia, que vista a su gusto o, incluso, que —quizás por el consejo de un equívoco equipo de comunicación— tropiece con su buena intención de pintar de poesía a la ciudad?).

Otra cosa fuera si existieran indicios de peculado, irregularidades, malos manejos del presupuesto municipal o contratos a dedo. Sería un tema de interés general.

En estos casos, los ciudadanos, como la fuente esencial de aportes económicos, cívicos y sociales para el desarrollo de la urbe y como electores de su máxima autoridad, tendrían todas las atribuciones para exigir que la alcaldesa rinda cuentas y explique el manejo financiero municipal y la critique por contratos y gastos excesivos no prioritarios.  Gastos que se han dado justamente cuando la voraz pandemia del Covid-19 demanda grandes inversiones en comprar vacunas para toda la población, en mejorar la situación de los hospitales, en dotarles de insumos, fármacos e instrumentos y en preocuparse de quienes desde la atención médica están en primera línea combatiendo el virus pese al grave riesgo que corren sus vidas.

Viteri no puede ni debe —porque nadie tiene derecho a hacerlo— ser juzgada por sus hábitos y su conducta individual, por sus lealtades, intereses, gustos o creencias en asuntos religiosos, deportivos, personales, domésticos, familiares, sentimentales o de imagen

Lo que ha ocurrido con la alcaldesa Viteri es grave en función del nivel al que se puede llegar en contra de un funcionario, un nivel que va desde lo público hasta lo personal.

Una manera de analizar y ver la realidad así no solamente perjudica al político cuestionado sino a la sociedad en su conjunto, que empieza a desconfiar de sí misma, a dudar del funcionamiento eficaz de la democracia, a sospechar del sistema, a ser suspicaz en relación con las decisiones y apoyos que toma en términos electorales y en relación con la convivencia entre el poder político y los ciudadanos.

En su libro “Política y medios”, la periodista María Cristina Menéndez afirma que “en el plano de la práctica, en la política-escándalo se registran problemas como la desideologización del discurso político, su transformación pragmática y la personalización de la política en la lucha por el poder, que apunta a trasladar y ganar adhesiones”.

Menéndez cita al comunicólogo Manuel Castells para reafirmar su tesis: “La política de los escándalos es el arma elegida para luchar y competir en la política informacional. La política se ha encerrado en el campo de la comunicación de masas.

Los medios se han vuelto más poderosos que nunca porque su alcance global y sus interconexiones les permiten escapar de los controles políticos estrictos”.

Si a eso sumamos la extrema facilidad con la que las redes sociales llegan a la sociedad con rumores y no con certezas, con dardos envenenados y no con el resultado de investigaciones serias y contundentes, el resultado de lo que los medios no dicen, pero insinúan, y lo que las redes dicen, aunque no tengan pruebas, es el caos informativo que se apodera de los ciudadanos y la credibilidad e
integridad de las autoridades, que entran en una crisis profunda difícil de revertir.

Es lo que olvidan los líderes. Como dice Menéndez: “ningún poder ni prestigio es definitivo sino que se revalida diariamente”.

En Instagram se puede ver ahora cómo el equipo de Cynthia Viteri trata de salvar su reputación y, talvez, sus conflictos personales derivados de una gestión administrativa cuestionada, con nuevos spots en los que ella se desnaturaliza: deja a un lado su imagen fresca, juvenil y atractiva y se convierte en una típica alcaldesa que hace lo que todos sus colegas realizan en su trabajo al frente de los municipios del país.

¿A qué se debe ese giro brusco? No tanto a que el Partido Socialcristiano (PSC) esté pensando en la manera de salvar y generar olvidos sobre toda la avalancha que se le vino a la alcaldesa, sino a que, detrás de este cambio semántico de la personalidad de la alcaldesa está el interés prioritario de mantener el control político de la ciudad que desde 1992 está al mando del PSC, primero con León Febres Cordero, luego con Jaime Nebot y ahora con Viteri.

En dos años más habrá elecciones seccionales y hasta tanto al PSC y a Viteri les urge posicionar de nuevo su simbología de representantes genuinos de la ciudad, porque si el PSC pierde las elecciones municipales se quedará sin el control de Guayaquil, su mayor bastión electoral en el país.

Por ahora, Viteri denuncia una presunta “campaña de desprestigio” e informa que ha realizado “cambios drásticos en el área de comunicación del Cabildo”.

Pero en ese punto se confunde. Si hay una “campaña de desprestigio” lo lógico sería reforzar el área de comunicación, a menos que dentro de la misma área se haya descubierto la estrategia del ataque personal a la alcaldesa.

Por el lado de los periodistas, como decía el maestro Javier Darío Restrepo, “habría que preguntar sobre la utilidad social de lo que se informa (…). La gran prioridad es publicar la información que sirva a los intereses de la sociedad, no a la curiosidad morbosa de los lectores”.

A Viteri y a los dirigentes del PSC les urge despejar las espesas nubes de la moralina y mojigatería. Y a los periodistas que han denunciado supuestas irregularidades les corresponde reafirmar con investigaciones contundentes sus importantes denuncias.

Al final, la única que debe ganar esta batalla es la ciudad.

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Iván Flores Poveda
Rubén Darío Buitrón
Alfredo Espinosa Rodríguez
Gonzalo Ordóñez
Mariana Neira
Fernando López Milán
Diego Chimbo Villacorte
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gianna Benalcázar
Ernesto Carrión

[RELA CIONA DAS]

En busca de los ciudadanos incógnitos (Guayaquil y su paso a la modernidad)
Andrés Lasso Ruales
The 'Ndrangheta also operates in Ecuador's ports
Redacción Plan V
Otto Sonnenholzner prepara su propia plataforma política
Redacción Plan V
Las razones del dramático impacto de la Covid en Guayaquil
Redacción Plan V
La cortina del Covid-19
Juan Cuvi
GALERÍA
Cynthia Viteri: ¿El escándalo como arma política?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Aunque no hay carpetas todavía, el concurso para contralor ya tiene incidentes
Redacción Plan V
Los hipódromos salen de la órbita de los juegos de azar
Redacción Plan V
Aborto por violación: ¿por qué la ley no debe tener un límite de edad gestacional?
Susana Morán
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El millonario problema entre CNT, GOL TV y los derechos de TV del fútbol ecuatoriano
Redacción Plan V
El polémico primer contrato colectivo de los trabajadores de la CNEL EP
Redacción Plan V
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
César Montúfar vuelve al ruedo
Redacción Plan V