Back to top
5 de Mayo del 2020
Ideas
Lectura: 7 minutos
5 de Mayo del 2020
Gonzalo Ordóñez

Es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito; Magíster en Comunicación, con mención en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

Del proyector a las crisis de la pedagogía
0
El sistema de relaciones de las generaciones actuales pasan a través de las redes sociales e internet. Así que pensar que la educación “presencial” es mejor o peor que el aprendizaje a través de entornos virtuales es un sinsentido; de hecho los dos se influencian mutuamente.

La revolución del “Infocus”  significó que los docentes se volcaran al uso del Power Point, pero no cambió, en realidad, la oralidad de la clase. El profesor hablaba, los estudiantes escuchaban,  ya no miraban un pizarrón sino una pantalla.

Mientras esto ocurría, los estudiantes vivían un mundo sensorial, colores, sonidos, imágenes en un espacio compartido, interactivo y dinámico.

Qué curioso, esto no ha cambiado mucho a pesar de que ya existen infinidad de aplicaciones para el aprendizaje colaborativo: presentaciones con el apoyo de inteligencia artificial, organizadores gráficos, planeamiento inteligente para análisis y visualización de datos. En algunas universidades estas aplicaciones y otras más se van aplicando cada vez más como parte de la cotidianidad de una clase presencial.  Sin embargo, el problema es que la pedagogía sigue en el paradigma cognitivo y no en el relacional que la sociedad red exige.

La escolarización de las tecnologías hace referencia a la adaptación de un sistema, en este caso de comunicación, nuevo a una tradicional o viejo; en otras palabras, es desconocer el actual peso de la comunicación en la enseñanza. Ahora que las tecnologías incorporan en su arquitectura experiencias de aprendizaje que cuestionan abiertamente la pertinencia actual de las grandes escuelas como el constructivismo.

Hay dos formas de que algo desaparezca: su eliminación total o que sea absorbida por algo. A la pedagogía seguramente le ocurre lo segundo, tiende a diluirse en los avances de la psicología cognitiva, la neurociencia, la infotecnología y particularmente en la comunicación.

Un breve ejemplo de este proceso es el triángulo de la competencia que une: el conocimiento procedimental (el saber hacer), el conocimiento cognitivo (saber conocer) y el conocimiento actitudinal (saber ser) con el cual suelen diseñarse los programas curriculares desde la escuela hasta la universidad.

Diego Redolar, un investigador en el campo de la psicobiología,  señala que existen dos formas de aprendizaje. En el explícito nos damos cuenta conscientemente que aprendemos; y el implícito,  al que corresponde la mayoría de nuestro proceso de aprendizaje del mundo, del que no somos conscientes la mayoría del tiempo y donde también se procesan una buena parte de las emociones. En suma, primero sentimos, actuamos y luego pensamos.

¿Y las actitudes (algunos hablan de formación en valores)? Pues no se aprenden en el minuto cívico o en la clase de ética; tampoco, realmente, en la familia. Judith Harris, realizó una investigación que escuece a muchos ya desde el nombre El mito de la educación: la mitad de lo que somos es hereditario, nada puede hacer la educación que no sea aceptarlo para dirigirlo; el otro 50%  corresponde al entorno (en el que no están incluidos los padres): los amigos, conocidos y otros que forman el sistema de relaciones que marcan la personalidad. El rol de los padres es prácticamente nulo cuando se encuentran fuera de su espacio de  influencia.

Los niños y los adultos se comportan como establecen los sistemas en que se desenvuelven: instituciones flexibles, abiertas, que estimulan, las relaciones con sus docentes y compañeros. Las experiencias son las que inciden mucho más en las actitudes y el aprendizaje en general que la pedagogía como campo. Niños y adultos aprenden de cómo se comportan sus compañeros en el entorno, entonces ¿qué ocurre cuando el comportamiento es mediado por internet, las redes sociales y los celulares inteligentes? Que en las redes sociales están sus amigos del mundo físico, que no es algo externo a los jóvenes sino algo en lo que están; y, que el comportamiento en un entorno virtual va a depender también de las relaciones que se establecen dentro y fuera del mundo on line, y en el futuro post pandemia estos mundos se van a mezclar aún más.

El sistema de relaciones de las generaciones actuales pasan a través de las redes sociales e internet.  Así que pensar que la educación “presencial” es mejor o peor que el aprendizaje a través de entornos virtuales es un sinsentido;  de hecho los dos se influencian mutuamente.

El sistema de relaciones de las generaciones actuales pasan a través de las redes sociales e internet.  Así que pensar que la educación “presencial” es mejor o peor que el aprendizaje a través de entornos virtuales es un sinsentido;  de hecho los dos se influencian mutuamente.

Otro cuestionamiento a la pedagogía dominante viene del marketing con el diseño de la experiencia de usuario para la creación de productos, paginas web y aplicaciones que sean intuitivas y sencillas de usar.

Estas experiencias también deben ser “deseables” para que provoquen atracción y emociones fuertes al usuario; básicamente, substituyen la enseñanza por una experiencia que incorpora la forma en que aprendemos a usar las cosas y las incorpora en una tecnología. A los docentes del futuro les importará poco el Constructivismo, muchos de ellos participarán en el diseño de video juegos educativos, simulaciones, algoritmos de aprendizaje , diseño de prototipos.

El hexágono del aprendizaje (propósitos, enseñanzas, evaluación, secuencia didáctica, metodología y recursos) con los cuáles se llenan las planificaciones, lo aplica un diseñador de experiencias de usuario con mejores resultados.

Hace años escucho en la academia afirmaciones como esta: solo el encuentro cara a cara en el aula produce aprendizajes. Afirmación emocional, producto del prejuicio y el miedo a las tecnologías; a menos que se pueda explicar cómo décadas de educación “presencial”, según la mayoría de indicadores, son un fracaso. 

Lo cierto es que la educación presencial hace años que es híbrida. De muchas maneras, hace tiempo que desapareció.

Para el estado, los programas de pregrado y posgrado deben responder al Plan Nacional del Buen Vivir. Objetivo peligroso pues  el buen vivir no se puede restringir a una única definición, existen otros muchos buenos vivires.

Es urgente pasar de un método de control y castigos del Consejo de Educación Superior, a uno de gestión y acompañamiento que estimule con becas y apoyo la hibridación del sistema educativo. En el que cada sistema, el virtual y el presencial, mantenga su independencia pero también su complementariedad; mientras las universidades se adaptan a los cambios que la comunicación exige en un mundo globalizado, en confinamiento y hambriento de datos.
Siempre y cuando el gobierno no acabe de destruir a la universidad.

[PANAL DE IDEAS]

Gabriel Hidalgo Andrade
Paolo Vega López
Carlos Rivera
Aparicio Caicedo
Giovanni Carrión Cevallos
Carlos Arcos Cabrera
Mauricio Alarcón Salvador
Fernando López Milán
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Salvoconducto 2
Carlos Arcos Cabrera
La educación en la sociedad del cansancio
Gustavo Abad
La educación en tiempos del COVID-19
Alexis Oviedo
Tracing: la aplicación digital que será clave para recuperar la normalidad
Redacción Plan V
Así funcionan los monitoreos de celulares que el Gobierno usa para vigilar la epidemia
Redacción Plan V
GALERÍA
Del proyector a las crisis de la pedagogía
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ecuador superó los 40 mil contagios por COVID-19
Redacción Plan V
En Ecuador, las muertes violentas de niños y niñas aumentaron en la pandemia
Susana Morán
Aeroregional se hace con buena parte de las frecuencias de TAME
Redacción Plan V
EE.UU.: el estallido social que mezcla racismo, pobreza y crisis por la pandemia
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V