Back to top
27 de Junio del 2017
Ideas
Lectura: 7 minutos
27 de Junio del 2017
Oswaldo Toscano

Profesor universitario, analista político y económico. Escribe para varios medios en América Latina.

Del Spondylus al Bitcoin
Una detallada explicación de cómo se usa y el impacto que tiene Bitcoin, la moneda virtual más usada del mundo. Es una nueva forma de pago que puede cambiar radicalmente el sistema financiero, tal como hoy lo conocemos.

Desde el período formativo las sociedades indígenas de la costa ecuatoriana se especializaron en la exportación de conchas marinas. En bruto o trabajadas, se utilizaron en diferentes épocas como objetos rituales, adornos o —como en el caso de las cuentas de concha Spondylus— como moneda, con la finalidad de satisfacer las necesidades del intenso comercio local, interregional y de larga distancia que se forjaba entre los habitantes de la región.

¿Por qué la cuenta de concha Spondylus se usó como moneda? La explicación la encontramos en la teoría sobre el origen evolutivo del dinero desarrollada por el economista austríaco Carl Menger. En esencia, ciertas mercancías tienen una demanda mayor y más intensa, tienen más estabilidad en el valor (liquidez), perduran en el tiempo y pueden fragmentarse; estas mercancías serán demandadas no para ser objeto de consumo, sino como medios indirectos de intercambio. 

La necesidad de contar con medios indirectos de intercambio proviene de la complejidad que alcanzaron los intercambios económicos en las sociedades antiguas. En esas condiciones, el trueque se vuelve inviable puesto que para que este sea efectivo debe existir coincidencia espacial (dos personas intercambian y quieren exactamente lo que el otro tiene para ofrecer), coincidencia temporal (ambos quieren lo que ofrece el otro en el mismo momento) y coincidencia cuantitativa (ambos quieren lo que tiene el otro en la misma cantidad o intensidad).

Los monedas-mercancía resuelven estas dificultades. Son medio de intercambio generalizado, lo cual solventa el problema de coincidencia espacial; es depósito líquido de valor, así solventa la coincidencia temporal, y es unidad de cuenta, lo cual permite resolver el problema de coincidencia cuantitativa.  Efectivamente, las cuentas de concha Spondylus eran valoradas por muchas personas. Las sociedades precolombinas en Ecuador de hecho las conocían como oro rojo y fueron ampliamente usadas imponiéndose sobre otras monedas locales. La demanda social de una moneda estabiliza su valor, aumentando sus características monetarias.

En las sociedades antiguas se usaron como monedas: granos de cacao, plumas de quetzal, hojas de coca; la sal en África, el azúcar en India, etc. Las monedas que eran más valoradas desplazaban a las menos valoradas, en este proceso de selección aparecieron el oro y la plata. Hasta aquí todas estas monedas compartían una relativa independencia del Estado. Eran monedas que nacieron de acuerdos voluntarios entre los usuarios.

Con el surgimiento de los denominados recibos bancarios (recibos de depósito de oro) se da origen al papel moneda en Occidente.  La moneda de mayor uso hoy. A finales del siglo XIX, el Estado se hizo con el monopolio de acuñación e impresión de la moneda. A pesar de ello, durante mucho tiempo el papel moneda se respaldaba en oro hasta la liquidación de la relación del oro con el dólar en el gobierno del presidente Nixon. Así aparece el dinero fiat o dinero fiduciario que depende enteramente de la confianza en el Estado que emite. El curso forzoso es el mecanismo mediante el cual los gobiernos se hicieron con el control total de la moneda. La moneda tal como hemos descrito nació de forma espontánea.

Sin embargo, en el 2009 apareció un nuevo medio digital de intercambio,  el Bitcoin. Creada por el enigmático Satoshi Nakamoto, esta criptomoneda fue creada bajo una arquitectura tecnológica que hace imposible su monopolización. Piense en  una base de datos distribuida entre los propios usuarios, millones alrededor del mundo, por lo tanto imposible de controlar por una sola persona o institución, entidad financiera o por el Estado. Por lo tanto, es imposible de falsificar e inmune a la manipulación. Su producción y valor se basa en la ley de la oferta y la demanda. Bitcoin tiene un limite fijado de 21 millones de monedas, que luego se pueden fraccionar hasta el octavo decimal (0,00000001).

Es imposible de falsificar y es inmune a la devaluación, dado que ningún gobierno o persona pueden manipular su valor, ni producir más cantidad hasta provocar inflación. Sin embargo puede perder su valor frente a monedas mejores, dado el proceso de selección espontáneo de los activos monetarios. El Bitcoin es una moneda virtual, sin embargo puede utilizarse como medio de pago, igual que el euro, dólar, etc. Básicamente, funciona como un libro contable descentralizado, en el que aumentamos o disminuimos nuestros saldos de acuerdo a los ingresos o gastos que realicemos. Bitcoin se puede cambiar por cualquier otra moneda como el euro o el dólar.

Bitcoin cumple con las características para ser un medio indirecto de intercambio. Sirve como unidad de cuenta, medio de pago y mientras más amplia se hace la base de usuarios y se estabilice su valor, tiende a convertirse en reserva de valor. En 2009 con un dólar se podían comprar 1.309,03 Bitcoins. Hoy supera los 2500 dólares por Bitcoin. Es la moneda virtual más utilizada en todo el mundo.

¿Es Bitcoin la moneda del futuro?

Bitcoin es un activo que tiene grandes cualidades para consolidarse como arquetipo de una nueva generación de herramientas monetarias, cambiando para siempre el sector financiero tal como lo conocemos hoy. Empresas como Microsoft, Virgin, Fundación Wikimedia, y otros negocios alrededor del mundo aceptan ya Bitcoins como forma de pago.

Un riesgo reciente, y muy presente en Latinoamérica, son las estafas de empresas que aprovechando el éxito de Bitcoin se han sumado a la fiebre del sufijo «coin» y que podrían dañar  seriamente su reputación. Hace unos días en Colombia se alertó a la sociedad de la aparente estafa de empresas como: «Me-Coin» y «Onecoin»  que serían negocios piramidales basados en esquemas Ponzi.

Como consejo, si le invitan a «invertir» en alguna criptomoneda, existe detrás una empresa propietaria de la supuesta criptomoneda,  (recuerde Bitcoin no tiene propietarios y no es una empresa), y le prometen ganancias milagrosas nada más entregar una cierta cantidad de dinero, tenga mucho cuidado, es muy probable que se trate de un fraude. La vacuna para evitar confundir Bitcoin con estos esquemas fraudulentos es conocer más al respecto, así es como se mira el futuro.  

Fuentes:

Cayeron dos pirámides de Bitcoin que funcionaban en Colombia https://www.metroecuador.com.ec/ec/colombia/2017/06/22/cayeron-dos-piram...

Dónde conocer más sobre Bitcoin
https://bitcoin.org/

[PANAL DE IDEAS]

María José Gómez
Gabriel Hidalgo Andrade
Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Consuelo Albornoz Tinajero
Luis Córdova-Alarcón
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

2022: de la guerra a la estanflación
Julio Oleas-Montalvo
Esquizofrenia nacional
Juan Cuvi
Ecuador: sube la temperatura, pero la sensación térmica se mantiene fría
Carlos Rivera
Ecuador, un país de contradicciones
Giovanni Carrión Cevallos
La verdadera tragedia que aqueja al Ecuador
Carlos Rivera
GALERÍA
Del Spondylus al Bitcoin
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las razones del Gobierno para la “conservadora” proforma de 2023
Redacción Plan V
Saving one of Charles Darwin's finches in Galapagos
Redacción Plan V
El tardío naufragio en la Corte Constitucional de la "amnistía tributaria" del Gobierno
Redacción Plan V
Entre la COP27 y el G20: el triunfo de la industria del petróleo
Julio Oleas-Montalvo

[MÁS LEÍ DAS]

Estos son los favores de la justicia ecuatoriana al capo albanés Dritan Rexhepi
Redacción Plan V
Este es el rompecabezas de la red de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
"Eugenio Zaffaroni y Baltazar Garzón son vedettes": Íñigo Salvador
Redacción Plan V
EEUU ha detectado casi $60 millones en coimas para exfuncionarios ecuatorianos
Redacción Plan V