Back to top
23 de Septiembre del 2015
Ideas
Lectura: 6 minutos
23 de Septiembre del 2015
Cristina Burneo Salazar

Docente de la Universidad Andina Simón Bolívar. Trabaja en Letras, género y traducción.

Delito de opinión
Está claro que las agresiones contra periodistas constituyen agresiones contra la sociedad civil. Está claro que ni la caricatura ni la opinión son actos de desafío a la autoridad. Pero el humor desnuda, pone en evidencia y activa la risa.

 

“Fósforos”. Caricatura de Vilma Vargas, única mujer caricaturista política Ecuador. Su trabajo aquí.

Bernardo Erlich es de Argentina; Pedro X. Molina, de Nicaragua; Darío Castillejos, de México. Son caricaturistas políticos y forman parte del encuentro internacional “Humor y Tolerancia desde la mitad del mundo”, organizado por Bonil. Durante estas jornadas, se reúnen para hablar de su trabajo desde un lenguaje y un oficio que se han vuelto más visibles a raíz de la terrible tragedia del seminario francés Charlie Hebdo.

El grupo decide hablar en ese orden: menor a mayor desgracia nacional. Ese humor indignado va a guiar la discusión sobre censura y libertad de expresión en nuestros países. Bonil, moderador, ocupa lugar merecido en el panel tras haber sido acusado de racismo por la Supercom, por una caricatura del asambleísta Agustín Delgado (Aquí un trabajo sobre Bonil del realizador Pocho Álvarez, también censurado por el régimen a en 2014 través de Ares Rights).

Los tres invitados se refieren al contexto ecuatoriano. Erlich identifica las maneras en que distintos gobiernos de la región han decidido avanzar sobre la prensa con compra de medios y periodistas, con lo cual coincide Molina: “Veo que en Ecuador se usan los mecanismos de represión que se usaron en Nicaragua los años 80, como cerrar medios. Hoy, nosotros ya no cerramos medios…¡los compramos!”

Además de la compra, incautación de medios y acoso, sabemos que algunos líderes creen fundamental su presencia permanente en los medios. Algunos incluso se consideran un tesoro. Su omnipresente imagen micro-administra acciones, anticipa reacciones, dicta maneras de pensar, controla la sexualidad de la población. Para poder brindarnos su imagen sempiterna, para no dejarnos olvidar ni un rasgo de su rostro, ni un quiebre de su voz inflamada, dichos líderes requieren de un aparato de comunicación que los sirva. “Nosotros no tenemos Supercom pero tenemos a Televisa. Es la mano que mece la cuna”, dice Castillejos.

Desde México, se ve sorprendido por la cantidad de horas de presencia en medios del presidente ecuatoriano, así como por los alcances de sus afirmaciones: “Rafael Correa no tiene límite. Yo pensé que el límite era Peña Nieto”. Erlich también se ha sorprendido con una frase de Correa: “Nosotros siempre hemos tenido la razón”. “¿Qué responder ante eso?”, se pregunta Erlich. En efecto, ¿qué decir cuando la respuesta frente a cualquier demanda se conoce de antemano y el diálogo llamado ciudadano se monta sobre un autoritarismo que no conoce interlocución ni disenso democrático? Acertadamente, Molina se refiere a las tres a cuatro horas semanales de sabatina como “ruido blanco”, aquel que lo cubre todo al repetirse incesantemente. Lo malo es que el ruido blanco jamás llega al silencio, aunque se vuelva imperceptible.

Al final del panel, se incorporan César Ricaurte y Moisés Sánchez, abogado chileno que ha viajado a Quito en solidaridad con Fundamedios por el proceso de disolución iniciado por la Secom. “El caso de Ecuador es emblemático”, dice Sánchez a propósito de las 280 agresiones a periodistas en 2015, de los 48 procesos abiertos por la Supercom. “(En Ecuador) se viola todo debido proceso con causales etéreas, con una amplia discrecionalidad para condenar.”

Sánchez se refiere también a la erosión de los espacios de la sociedad civil. Está claro, responde Castillejos, que estas batallas son de la sociedad civil. “Si vienen por un dibujante, mañana será por un ciudadano”, continúa Erlich. En Ecuador ya sucedió. Ya sucedió que vinieron por Crudo Ecuador, ciudadano que se vio obligado a salir de su anonimato tras haber sido expuesto por el mismo Rafael Correa en una sabatina por su afilado humor gráfico. Ya sucedió que un ciudadano dueño de una agudeza que le dio miedo al régimen recibió un ramo de flores con amenazas.

Por esas razones, “si el problema es regional, la respuesta es regional”, dice Molina con la firmeza que necesitamos hoy. Los dibujantes editoriales se solidarizan con Ecuador al tiempo que nosotros nos solidarizamos con ellos y con casos tan desoladores como el del asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa. “¿Es que ahora vamos a avanzar hacia el delito de opinión?”, se pregunta Erlich respecto de Ecuador, Argentina, México, Nicaragua. Aquí nos preguntamos lo mismo.

Está claro que las agresiones contra periodistas constituyen agresiones contra la sociedad civil. Está claro que ni la caricatura ni la opinión son actos de desafío a la autoridad. Pero el humor desnuda, pone en evidencia y activa la risa. Lo cómico subvierte el orden y cuestiona la autoridad. El reír también reorganiza, es capaz de trastrocar el sentido y de llevarnos a mirar lo que no veíamos antes. Todo eso en un relámpago, cuando se tocan el sentido y los sentidos y estalla la risa.

Al poder no le  gusta verse retratado cuando se siente inseguro, por eso reacciona con temor. El temor que siente el poder es peligroso porque da manotadas a ciegas, no es capaz de reír de sí mismo, apenas logra disimular una mueca en el rictus. El poder teme y disimula, hace como si riera. La risa es subversiva, subvierte los sentidos, cambia de orden el mundo, interpela las jerarquías. La risa da el oxígeno para la resistencia. 

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Paolo Vega López
María Amelia Espinosa Cordero
Carlos Rivera
Rubén Darío Buitrón
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán

[RELA CIONA DAS]

Y ahora, hablemos de libertad de prensa
Rubén Darío Buitrón
Los ruidosos silencios del Gobierno a tres años del crimen de Javier, Paúl y Efraín
Redacción Plan V
El día después
Rubén Darío Buitrón
La represión a la palabra escrita presente en todo autoritarismo
Consuelo Albornoz Tinajero
Periodismo público: sobrevivencia entre solapados e insolentes
Alfredo Espinosa Rodríguez
GALERÍA
Delito de opinión
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una salud pública, herida de muerte y con menos camas, ha enfrentado la pandemia en el mandato de Moreno
Redacción Plan V
Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Derechos humanos: la otra deuda que deja Lenín Moreno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí