Back to top
10 de Agosto del 2021
Ideas
Lectura: 5 minutos
10 de Agosto del 2021
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Depresión: ¿cómo mirarla?
0
Como todo lo que hace nuestra vida, la depresión no posee una sola causa. Sin embargo, casi siempre tendrá que ver con una significativa y muy temprana falla en los sentidos que sostienen la existencia. Cuando se debilitan o se pierden los elementos de significación de la existencia, se hunde el mundo de las certezas que nos permiten vivir.

Es posible que la depresión constituya la primera estrategia con la que contamos para demostrar nuestro desconcierto y fragilidad ante la complejidad del mundo y la presencia amenazante de la muerte. 

Se trata de una suerte de huida del sujeto que ya no puede dar la cara por más tiempo a un fantasma que lo persigue sin cesar y al que no logra identificar. Un fantasma que se ha introducido en su existencia y cuyo peso ha hecho que desaparezcan los sentidos del presente y del futuro. Lenta y perniciosamente, el sujeto se hunde, como si cayese en un inmenso orificio negro bajo sus pies. Y no hay quien lo salve. Porque, ya no hay salvación. 

No hay futuro porque, de haberlo, no sería sino la repetición absurda, inevitable y ciega del pasado y de este presente ominoso caracterizado por la ausencia de sentidos, por la presencia tempranera del fantasma del mal. Como si sobre él pesase una inevitable condena a vivir no solo sin futuro sino con un presente carente de sus pequeñas y grandes satisfacciones. 

Es el gran síntoma que nos remite a esta historia en la que se han borraron los sentidos de los placentero, de lo gozoso, del bienestar y que fueran sustituido por otros originados en el dolor y el sufrimiento.

Depresión significa hundimiento. Sobre el sujeto se ha instalado un peso que, poco a poco, se ha tornado insoportable. Por ende, si no haces algo para ubicarlo y deshacerte de él, su peso te ganará la partida y te verás a ti mismo hundido hasta el punto de que ya no podrás caminar pues has sido dominado por el peso de tu dolor. Sentirás entonces que tu vida se pierde dominada por un fatal pesimismo. Sentirás que hoy es igual a ayer y que mañana será como hoy. Siempre igual. Huyen las alegrías sustituidas por pesadas tristezas e incertidumbres que te agobian. 

Depresión significa hundimiento. Sobre el sujeto se ha instalado un peso que, poco a poco, se ha tornado insoportable. Por ende, si no haces algo para ubicarlo y deshacerte de él, su peso te ganará la partida y te verás a ti mismo hundido hasta el punto de que ya no podrás caminar pues has sido dominado por el peso de tu dolor.

Como todo lo que hace nuestra vida, la depresión no posee una sola causa. Sin embargo, casi siempre tendrá que ver con una significativa y muy temprana falla en los sentidos que sostienen la existencia. Cuando se debilitan o se pierden los elementos de significación de la existencia, se hunde el mundo de las certezas que nos permiten vivir.

Los medicamentos antidepresivos son necesarios pues ayudan a que disminuyan la tristeza y el dolor. Pero ninguno de esos medicamentos permitirá que el paciente solucione sus conflictos, que tan solo podrán ser superados mediante serios procesos psicoterapéuticos. 

El depresivo vive en y del pasado. No posee razones suficientes para creer que podría haber un futuro mejor que este presente. Este trabajo reconstructivo no lo hacen ni los antidepresivos ni los buenos consejos profesionales o sociales.

Los procesos psicoterapéuticos permiten que el paciente vaya a su historia personal, familiar y social. Bucear en sus experiencias igual que en sus fantasías, en sus logros y fracasos, en sus culpas reales e imaginarias. Entenderlos y proveerlos de nuevas significaciones.

Analizar la existencia para poner en claro la vida y proveer del verdadero sentido tanto a la historia vivida como a los imaginarios que la acompañan. Analizar para desanudar aquellos nudos que al depresivo le impiden vivir el presente y construir un futuro con alegrías y gratificaciones aceptando y valorando los fracasos. 

Desde luego que los antidepresivos son indispensables, sobre todo en un primer momento de un serio proceso terapéutico. Pero si el paciente no ingresa en un serio proceso psicoterapéutico, no saldrá de ese pozo existencial en el que empezó a caer tempranamente en la vida.

GALERÍA
Depresión: ¿cómo mirarla?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿El éxito del Plan de Vacunación dependerá de la inmunización de los niños?
Redacción Plan V
La disputa por la Defensoría podría resolverse en la Justicia
Fermín Vaca Santacruz
Guadalupe Llori: 90% de victimización y 10% de explicación
Redacción Plan V
Lasso entra al pantano de la reforma laboral
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El millonario problema entre CNT, GOL TV y los derechos de TV del fútbol ecuatoriano
Redacción Plan V
El polémico primer contrato colectivo de los trabajadores de la CNEL EP
Redacción Plan V
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
César Montúfar vuelve al ruedo
Redacción Plan V