Back to top
14 de Marzo del 2022
Ideas
Lectura: 5 minutos
14 de Marzo del 2022
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

Los destructores de la democracia
0
La reconciliación nacional, el principal argumento de los legisladores que votaron a favor de la amnistía, no se consigue perdonando los crímenes y garantizando la impunidad de los violentos. La impunidad revictimiza y justifica y alienta a los agresores; y en lugar de fomentar la paz, fomenta el odio.

Hemos tocado fondo. La Asamblea Nacional, la institución encargada de dictar la ley en el país, la ha violado y ha celebrado su desafuero con abrazos, vivas y aplausos.

Invirtiendo los valores de una comunidad civilizada, la Asamblea ha transformado el crimen en virtud, y ha hecho héroes de los delincuentes. Ahora los crímenes ya no son crímenes: el secuestro no es un delito, sino un acto de resistencia; el manoseo y el abuso sexual a mujeres policías es un acto político; la quema de edificios públicos es un derecho.

En el numeral trece del artículo 120 de la Constitución se establece que no se concederán amnistías por delitos contra la administración pública, tortura o secuestro. Tampoco son objeto de amnistía los delitos comunes ni, se entiende, el terrorismo. ¿Cómo se califica a un funcionario que con pleno conocimiento de causa actúa en contra de una norma constitucional expresa? ¿Merece seguir desempeñando la función de legislador el que viola las leyes y promueve la impunidad?

Si dejamos pasar la arbitrariedad, si dejamos pasar la burla a la ley, si dejamos el camino libre a los que la violan, dentro de no mucho estaremos añorando, impotentes, la vida en democracia

Actuar contra la ley por parte de quien está encargado de elaborarla es, simplemente, inaceptable. Y no caben justificaciones como la del asambleísta Villavicencio, que arguye haber sido “arrinconado” para votar a favor de la amnistía de secuestradores e incendiarios. Sea lo que sea que signifique el arrinconamiento, la opción de Villavicencio era clara: votar a favor de una decisión que viola la ley o a favor del respeto al Estado de derecho.

Lo que hicieron los legisladores que apoyaron una amnistía ilegal e indiscriminada es un golpe a la institucionalidad pública y al Estado de Derecho. Haciendo lo que ellos hicieron es como se allana el camino a los que quieren destruir la democracia e imponer un régimen autoritario. Si la población y las propias instituciones no se movilizan para frenar los abusos de poder que cometen autoridades y funcionarios, el ascenso de los violentos al poder es solo cuestión de tiempo. Ellos saben muy bien medrar del caos y la impunidad.

Vladimir Putin ha puesto en riesgo la paz mundial y la posibilidad de existencia de la especie humana. ¿Cómo llegó este autócrata criminal a perpetuarse en el Gobierno y a concentrar en sí todos los poderes? Lo hizo, entre otras cosas, gracias al apoyo de los legisladores rusos que hicieron las leyes a la medida de las ambiciones del dictador. Este, que afirmaba que Rusia no “está preparada para la alternancia política”, que aún no ha llegado el momento para que “el poder supremo, presidencial, en Rusia, no (sea)…tan personalista y no (esté) vinculado a una persona concreta” y que, en consecuencia, necesita de una “fuerte vertical presidencial”, este, el dictador, se halla donde está a causa de una decisión del Parlamento Ruso, que le permitió, atendiendo a sus deseos, seguir en el poder hasta el año 2036.

La reconciliación nacional, el principal argumento de los legisladores que votaron a favor de la amnistía, no se consigue perdonando los crímenes y garantizando la impunidad de los violentos. La impunidad revictimiza y justifica y alienta a los agresores; y en lugar de fomentar la paz, fomenta el odio. Quienes favorecen la impunidad, como los legisladores del correísmo, Pachakutik, la Izquierda Democrática y ciertos independientes, revelan el carácter perverso de muchos políticos ecuatorianos. ¿No se percatan ellos, acaso, de que al favorecer a los violentos están demostrando la facilidad que tienen para ponerse en el lugar de los agresores y no, como debieran, en el lugar de las víctimas? Afinidades electivas. Sí. Eso: afinidades electivas.

Si dejamos pasar la arbitrariedad, si dejamos pasar la burla a la ley, si dejamos el camino libre a los que la violan, dentro de no mucho estaremos añorando, impotentes, la vida en democracia, la frágil democracia que, con nuestra pasividad, hemos contribuido a destruir.

[PANAL DE IDEAS]

Luis Verdesoto Custode
Carlos Arcos Cabrera
Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Joel Kouperman

[RELA CIONA DAS]

Las cuatro derrotas del presidente Noboa
Redacción Plan V
Noboa y Abad, o la improvisación al poder
Juan Cuvi
El maldito rasero de Esteban Torres
Juan Cuvi
Esteban Torres vs el resto del mundo
Redacción Plan V
La ausencia de Henry Kronfle en las votaciones de la Asamblea produjo un fuerte roce
Redacción Plan V
GALERÍA
Los destructores de la democracia
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las cuatro derrotas del presidente Noboa
Redacción Plan V
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán