Back to top
24 de Abril del 2020
Ideas
Lectura: 7 minutos
24 de Abril del 2020
Carlos Arcos Cabrera

Escritor

Diario de cuarentena XXIII
0
Con barbijo, guantes, sombrero, gafas protectoras, ropa especial y botas de montaña, saldré a comprar alguna tontería y aprovecharé para mirar las aguas del estuario, las fragatas, los pelícanos y las gaviotas; también a los pescadores.

Miércoles 22 de abril de 2020

09:00 El calendario mental no es el mismo que se despliega en la pantalla. Ayer fue martes 22 de abril, de eso estaba seguro. Error: era martes 21. Hoy que tomo estas notas es miércoles 22. En un tiempo inmemorial regalé a mis nietos un libro infantil titulado Un día se ha perdido, de María de los Ángeles Boada. No sé si lo leí. Creo que sí pues no he olvidado que fue el lunes el día que se perdió. ¿He perdido o he ganado un día?  Cantaré con Sabina «Quién me ha robado el mes de abril». ¿Importa? Para nada.

09:30. Tengo un feroz chuchaqui, resaca o guayabo. No es resultado de una noche de tragos o sí, es del trago amargo de una realidad amenazante que me toca como individuo y como miembro de una colectividad atenazada por diversos miedos, la sospecha, la incertidumbre. No es el efecto localizado de un sismo, de una inundación, de una guerra: tragedias que ocupan por unos días los titulares de los medios de comunicación y que nos afectarán de acuerdo con la cercanía del lugar y de las víctimas. Lo que vivimos es distinto, es algo que está aquí en casa, en la calle, en el barrio, en la ciudad y así, en círculos cada vez más amplios en que nos hallamos todos.

Bebo una cerveza para asentar la resaca no alcohólica. La pregunta más engorrosa es si la dolarización sobrevivirá a la mezcla de los efectos del Covid 19 y de la crisis económica, agudizada hasta el extremo por la caída de los precios del petróleo. Es la pregunta del millón. No hay respuesta y no creo que el gobierno tenga una. Sin embargo, la falta de respuesta es la mejor respuesta. Quienes tienen poder e información privilegiada deben estar ya en la jugada y así como se manejan escenarios para la salida del confinamiento, para «desescalar» como lo llaman los españoles, deben estar trabajando los escenarios de una posible salida a la dolarización. Las élites económicas y políticas del país andino, tropical y ex petrolero son aves carroñeras, no solo abyectos depredadores por excelencia. Nunca pierden. No me llamaría la atención que a la par de esa explosión de paternalismo y solidaridad que, (junto a los politicastros en busca de votos y de hacerse de una imagen) hayan asegurado los potenciales beneficios de una «desdolarización» o tengan alternativas para minimizar sus pérdidas. ¡Todo es posible en el país de Manuelito! Y la historia nos enseña que siempre es posible estar peor.

11:00. ¡Qué manera de arruinarme la mañana! Enfrascarme en preguntas para las cuales no tengo respuesta, y si las tuviera tampoco serviría de nada. Debo repetirme que soy persona vulnerable: esta categoría que tiene varias lecturas: a) Si me contagio y tengo que ir a un hospital público (lo cual es imposible en esta ciudad que mira al mar), ocuparé una inexistente UCI que estaría mejor utilizada por alguna persona más joven con posibilidades de sobrevivir; por tanto, es mejor que no se me ocurra correr ningún riesgo. Mi vulnerabilidad afecta a los menos vulnerables. b) La vulnerabilidad obliga al Estado a protegerme y la manera más fácil es confinarme. Nos han convertido en menores de edad como en su momento lo hicieron con los locos. No es necesario llevarnos a un viejocomio sino prohibirnos salir de casa. En cuanto la curva de contagios y muertes descienda, todos tendrán derecho a salir. Los de mi edad deberemos prolongar el confinamiento. Es un cálculo de costo beneficio. Si me enfermo, utilizo recursos que podrían tener una utilidad marginal mayor si se los invierte en preservar la vida de alguien más joven. Es el argumento de los economistas de la salud. c) La vacuna no cambiará la situación. A la misma accederán, en primer lugar, los que puedan pagarla y, en segundo lugar, aquellos que por su edad y por su condición física harán un uso más prolongado de sus ventajas. d) Tampoco nos beneficiaremos de la «inmunización del rebaño» porque somos los que tenemos todas las probabilidades de perecer.

El Covid 19 más la crisis económica nos convirtieron a los de la tercera edad en un par de semanas, en población no solo excedentaria, sino y, ante todo: prescindible. Una categoría que no alcanza el estatuto de lo marginal. Si esta sociedad no fuera tan hipócrita como es, podríamos comenzar a discutir temas como eutanasia y muerte digna. Pero si se condena a prisión a una mujer que aborta a pesar de que el embarazo es resultado de una violación, no esperemos tener un debate franco sobre las condiciones en que uno finalmente se puede elegir el momento de morir. Revisar: Libertad fatal de Thomas Szasz. ¡Aún lo tengo o lo regalé?

Dicho esto, me siento más tranquilo. Con barbijo, guantes, sombrero, gafas protectoras, ropa especial y botas de montaña, saldré a comprar alguna tontería y aprovecharé para mirar las aguas del estuario, las fragatas, los pelícanos y las gaviotas; también a los pescadores. Espero no toparme con algún politicastro que se saque un selfi conmigo y lo difunda en las redes como testimonio de su compromiso con los prescindibles.

12:10. El viejo fumador ha leído mis pensamientos. Luego de días de ausencia camina hacia la esquina. Se detiene y con la actitud de un viejo capitán de barco que ha visto todo lo que podía ver, que ya nada espera, pues todos los puertos son iguales y todos los viajes son el mismo viaje, enciende un cigarrillo y lo fuma como si fuera el último. Aplasta la colilla en el piso y regresa taciturno al puente de su avejentado navío.

17:00 Una frase de George Bataille viene a mi mente: «El resto es ironía, larga espera de la muerte». Son palabras que leí luego de un momento de intensa felicidad y que se mantienen en el claro oscuro del pasado; aves nocturnas que de pronto se posan y nos recuerdan las promesas de amor que nunca hicimos o que las quebrantamos.

[PANAL DE IDEAS]

Andersson Boscán Pico
Xavier Villacís Vásquez
Alfredo Espinosa Rodríguez
Luis Córdova-Alarcón
Patricio Moncayo
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Apawki Castro
Rubén Darío Buitrón
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Hugo Marcelo Espín Tobar

[RELA CIONA DAS]

La barbarie del 23 de febrero no puede ser olvidada jamás
Hugo Marcelo Espín Tobar
La covid-19 y la necesaria reflexión sobre la muerte
Paolo Vega López
Las vacunas VIP del gobierno de Moreno provocaron rechazo unánime
Redacción Plan V
¿Las mafias de los test llegaron a Quito?
Mariana Neira
Hedonismo inteligente y otros demonios
Álex Ron
GALERÍA
Diario de cuarentena XXIII
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Minuto a minuto sobre el coronavirus
Redacción Plan V
El domingo siete de las elecciones en Ecuador
Milagros Aguirre
Las niñas atacadas de Puerto Quito
Susana Morán
El veto parcial de Moreno complica la extinción de dominio
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Guillermo Lasso cambia de consultor: los nombres que suenan
Redacción Plan V
Alias Rasquiña y la disputa por las cárceles: ¿Cómo llegamos a la tragedia de decenas de muertos?
Redacción Plan V
Duelo en Twitter entre Fernando Villavicencio y Alexis Moncayo
Redacción Plan V
La masacre del #23F y la gobernanza criminal en Ecuador
Luis Córdova-Alarcón