Back to top
31 de Enero del 2021
Ideas
Lectura: 4 minutos
31 de Enero del 2021
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

Dime por quién votas y te diré quién eres
0
Vote por el demagogo, amigo. Vote por el que miente. Vote por el corrupto. De hacerlo, estará votando por usted mismo: por la mentira, por la corrupción, por la hipocresía que lleva dentro.

Si tenemos que elegir una palabra para calificar la política ecuatoriana, esta es la palabra demagogia. 

            La demagogia es un tipo de discurso cuyos elementos son no solo las palabras, sino, también, las acciones y obras del demagogo, realizadas, dicho sea de paso, con el dinero y los recursos públicos.

Por eso, en Ecuador, es común ver la obra pública etiquetada con el logotipo del partido o el nombre del político bajo cuya administración se realizó tal obra.

Frente a la grisura que, muchas veces, recubre la razón y el buen sentido, la demagogia exhibe colores brillantes, llamativos. Su brillo atrae a los incautos como la llama de la vela a la mariposa. La demagogia, y esa es su verdad más amarga, conduce a los pueblos a la hoguera en que se abrasan.

En un ambiente demagógico, hasta los líderes más serios pueden, alguna vez, ser seducidos por los brillos de la demagogia. Pocos la resisten y la enfrentan, aunque el hacerlo les niegue el favor del pueblo o el triunfo político.

Parece ser, entonces, que en un mundo donde la demagogia domina el político debe aprender a utilizarla. Si no todo el pueblo, una parte de él la espera y la demanda. Quieren alguien que les endulce los oídos, que les diga que al día siguiente de las elecciones las cosas cambiarán exactamente en el sentido en que ellos quieren. El demagogo, en el fondo, solo elabora y devuelve, convertidos en ofertas, los deseos de un grupo: la mayoría, a veces, del pueblo.

Vote por el demagogo, amigo. Vote por el que miente. Vote por el corrupto. De hacerlo, estará votando por usted mismo: por la mentira, por la corrupción, por la hipocresía que lleva dentro

El demagogo, en el mejor de los casos, es un mentiroso, y, en el peor, un delincuente. Quienes lo apoyan son crédulos (y la credulidad es un mal peor que el fanatismo, decía Fernando Savater) o, corrección política aparte, tan mentirosos y delincuentes como él. La gente que apoya al demagogo comparte sus valores. Y espera que este actúe de acuerdo con ellos en un ámbito, el del poder político, al que la gente común no tiene acceso. ¿De dónde si no de esa parte del pueblo va, el demagogo, a sacar toda la gente que necesita para mantenerse en el poder? Para eso, para ellos, están los cargos y las limosnas.

Votar por un demagogo es un problema ético más que político. Un país en el que los demagogos triunfan en las elecciones es un país moralmente desahuciado. “Los políticos”, suele decirse con desprecio. Pero esos políticos, tan despreciables a veces, no son distintos de nosotros. Ellos nos muestran nuestro propio rostro. Ese que, hipócritamente, queremos desconocer diciendo, para defendernos, “los políticos”.

Vote por el demagogo, amigo. Vote por el que miente. Vote por el corrupto. De hacerlo, estará votando por usted mismo: por la mentira, por la corrupción, por la hipocresía que lleva dentro.

El pueblo no es Dios. La voz del pueblo no es la voz de Dios. La voz del pueblo, lamentablemente, ha sido y puede ser todavía la voz de un mentiroso; la voz de un crédulo que ha evadido la responsabilidad de pensar; la voz de un tramposo. “Dime por quién votas y te diré quién eres”. Pues sí. “Dime por quién votas”, y sabré a qué atenerme.

[PANAL DE IDEAS]

Natalia Sierra
Juan Carlos Calderón
Fanny Zamudio
Susana Herrero
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mateo Febres Guzmán
Fernando López Milán
Gabriel Hidalgo Andrade
Ramiro J. García Falconí

[RELA CIONA DAS]

Nueva etapa. ¿Nuevas reformas electorales?
Alfredo Espinosa Rodríguez
Las elecciones ecuatorianas del 2021 y el derrumbe de la narrativa correísta
Marc Saint-Upéry
¿Por qué el correísmo aceptó los resultados electorales?
Andrés Jaramillo C.
¿El correísmo ha muerto?
Gabriel Hidalgo Andrade
Nunca serás presidente
Gabriel Hidalgo Andrade
GALERÍA
Dime por quién votas y te diré quién eres
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

“Tu patria es mi patria, tu problema es mi problema"
Fernando López Romero
El insólito blindaje de la Contraloría a las declaraciones juramentadas
Redacción Plan V
En abril se duplicó la salida de migrantes ecuatorianos por Latacunga
Redacción Plan V
Inseguridad pública y deuda externa: la herencia irracional de Lenín Moreno
Freddy Rivera

[MÁS LEÍ DAS]

La Contraloría no solo desvanece glosas sino auditorías ambientales sobre mineras chinas
Susana Morán
Lasso construye su propio Olivos
Redacción Plan V
Cynthia Viteri: ¿El escándalo como arma política?
Rubén Darío Buitrón
Quito en piloto automático mientras el cerco sobre Jorge Yunda se estrecha
Redacción Plan V