Back to top
10 de Febrero del 2014
Ideas
Lectura: 5 minutos
10 de Febrero del 2014
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
Disiento
Disiento de la judicialización de los debates -muestra de indigencia intelectual- por lo cual desisto expresamente de demandar a mis insultadores, por "injurias", "daño moral" o alguna otra de esas instituciones arcaicas, pues no comparto la escala de valores medievales que pone el "honor" por encima de la libertad.

Como orgulloso miembro de la comunidad gay ecuatoriana disiento.

Educado como fui en instituciones laicas, liberales, ilustradas, donde me enseñaron a tener mi propio criterio y a respetar el de los demás; a amar y defender la libertad; a rechazar el oscurantismo, la intolerancia y los valores medievales, como son el Instituto Nacional Mejía y la Universidad San Francisco de Quito, disiento.

Satisfecho como estoy de mi sexo, de la ropa que uso, de la entonación de mi voz, disiento.

Disiento de una ideología deleznable, que quiere confundir la orientación sexual con un discurso político, y que pretende ser una explicación incuestionable, una verdad revelada, a la cual nadie puede criticar.

Disiento de que un pequeño grupo, que no se siente representado por nadie más que ellas mismas, hable en nombre de todos los demás, y pida al presidente Rafael Correa una reunión para entregarle un pliego de peticiones que sólo les favorecen a ellas y apenas conciernen a quienes viven en su ciudad, pues ni siquiera articularon una propuesta nacional.

Disiento de usar el término "transgénero" que significa legitimar esa misma ideología, recientemente denunciada por el propio presidente Correa, quien ha dicho que "no resiste el menor análisis".

Disiento, a pesar de los insultos destemplados que he recibido desde la cómoda impunidad de las redes sociales, de creer que el discurso del "género" es una suerte de dogma que nadie puede cuestionar, so pena de que le nieguen el certificado de cultura e inteligencia.

Disiento de la perversa interpretación según la cual las normas legales referidas a la discriminación tienen el fin último de blindar esa ideología y volverla incuestionable, cuando es claro que el espíritu de esas leyes es proteger a los miembros de minorías y disuadir los actos de violencia en su contra.

Disiento de la judicialización de los debates -muestra de indigencia intelectual- por lo cual desisto expresamente de demandar a mis insultadores, por "injurias", "daño moral" o alguna otra de esas instituciones arcaicas, pues no comparto la escala de valores medievales que pone el "honor" por encima de la libertad.

Disiento, nuevamente, de que haya un movimiento gay en el Ecuador, pues esta polémica ha demostrado, claramente, que hay división, que hay agendas minúsculas según la letra del acrónimo, que hay afanes de figurar sin argumentos, tesis ni bases, y que, la reivindicación de nuestros derechos encuentra el obstáculo de la visiones mezquinas y las agendas ocultas.

Disiento, una vez más, de que se pretenda confundir a los heterosexuales, haciéndoles creer que una minoría dentro de la minoría representa a todos, cuando en el Ecuador -esto no lo han desmentido ni con insultos ni con amenazas- las lesbianas y los autodenominados "transgénero" son superados en número por los homosexuales masculinos, en proporción de -por lo menos- cuatro a una.

Disiento, nuevamente, de una Constitución que, al prohibir expresamente el matrimonio gay y la adopción por parejas del mismo sexo, humilla públicamente a los gais ecuatorianos ante el silencio cómplice de quienes -cito nuevamente al presidente Correa- "hablan en nombre de todos cuando no representan a nadie".

Disiento de la gestión de activistas que renuncian, dócil e impúdicamente, a reconocer la validez de construir un Ecuador donde tengan vigencia estas palabras del ex presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero: "un país más decente, -dijo Zapatero ante el Congreso español, al defender el matrimonio igualitario en el 2005 a despecho de los Rajoy y sus acólitos- porque una sociedad decente es aquella que no humilla a sus miembros". Dijo también en aquella ocasión el mandatario socialista : "detrás vendrán otros muchos países impulsados por dos fuerzas imparables: la libertad y la igualdad".

Pero no por disentir puedo ser infalible.

Por ello, lamento si mis palabras han ofendido de alguna forma a algún integrante de las minorías sexuales del Ecuador  -no solamente a un puñado de Guayaquil- quienes valientemente desafían, en su vida cotidiana, las convenciones sociales vistiéndose como quieren vestirse, peinándose como quieren peinarse y llamándose como quieran llamarse.

[PANAL DE IDEAS]

Patricio Moncayo
Mauricio Alarcón Salvador
Gabriel Hidalgo Andrade
Paolo Vega López
Carlos Rivera
Aparicio Caicedo
Giovanni Carrión Cevallos
Carlos Arcos Cabrera
Fernando López Milán

[RELA CIONA DAS]

El día después…
Giovanni Carrión Cevallos
¿Sirven de algo las duchas de desinfectante sobre personas y calles?
Redacción Plan V
Así contestó un científico de Harvard a las dudas sobre las medidas contra el coronavirus
Redacción Plan V
El defensor del pueblo y las dificultades para obtener justicia en Galápagos
Redacción Plan V
Un "muy noble y muy leal" súbdito de la reina
GALERÍA
Disiento
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Expresidente Bucaram y otros, detenidos por casos de corrupción durante la emergencia
Redacción Plan V
La pandemia del coronavirus hunde a la economía mundial
Isaías Campaña C.
Ecuador superó los 40 mil contagios por COVID-19
Redacción Plan V
En Ecuador, las muertes violentas de niños y niñas aumentaron en la pandemia
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V