Back to top
29 de Marzo del 2015
Ideas
Lectura: 10 minutos
29 de Marzo del 2015
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

¿Economistas?
Creen que no nos dimos cuenta de que en lugar de aprovechar los aproximadamente 200 mil millones de dólares que manejaron en estos años para fortalecer la producción nacional pequeña y mediana, se los feriaron en proyectos, muchos de ellos innecesarios, desproporcionados o fallidos, que solo engordaron las arcas de las grandes empresas que “ganaron” las licitaciones, muchas de ellas extranjeras y otras que se forjaron y crecieron en este Gobierno.

Atrapados en sus propios enredos y sin saber cómo defender las últimas medidas económicas aplicadas en el país, encaminadas a sostener la dolarización en el contexto de la vertiginosa caída de los precios internacionales del petróleo y el fortalecimiento del dólar, los economistas de Alianza PAIS derrochan “sabiduría” con sus mágicas recetas económicas de austeridad, para que el pueblo administre su economía en estos tiempos difíciles.

Han dicho y argumentado de todo, desde que las salvaguardas afectarán solo a los “pelucones” que comen Nutella, caviar, tragos importados y demás delicias extranjeras que bien conocen los habitantes y visitantes de Carondelet.

Insultan nuestra inteligencia creyendo que somos tan ingenuos y poco informados como para no saber que el incremento del costo de las importaciones va a afectar el costo de la producción nacional y de su comercialización, lo que incrementará el costo de la canasta básica que, antes de estas medidas, ya casi doblaba el salario básico. Si ellos no saben, nosotros sí sabemos sobre el imparable proceso especulativo que se desatará con las salvaguardias, lo que empeorará la capacidad adquisitiva de la población. 

Dicen que han tomado estas medidas para fortalecer y ayudar a la producción nacional, como que no nos damos cuenta que necesitan controlar la salida de divisas para sostener la dolarización, porque de lo contrario la catástrofe económica por la salida abrupta del dólar les arrasará. Argumentan que todo es culpa de no tener moneda propia, cuya responsabilidad es de los nefastos gobernantes cómplices del feriado bancario (entre los cuales están algunos muy cercanos al actual Gobierno), lo cual es cierto, pero deben saber que no somos tan bobos para no percatarnos que en los 8 años que llevan en el poder del Estado no hicieron nada para salir de la dolarización de manera ordenada, cuando el país contaba con solvencia económica por los altos precios del petróleo que hoy terminaron.

Creen que no nos dimos cuenta que en lugar de aprovechar los aproximadamente 200 mil millones de dólares que manejaron en estos años para fortalecer la producción nacional pequeña y mediana (fundamentalmente la campesina), se los feriaron en proyectos, mucho de ellos innecesarios, desproporcionados o fallidos, que solo engordaron las arcas de las grandes empresas que “ganaron” las licitaciones, mucha de ellas extranjeras y otras que se forjaron y crecieron en este Gobierno.

Repiten una y otra vez lo del fortalecimiento de la producción nacional, y creen que no nos preguntamos de qué productores están hablando, porque ciertamente no es de los pequeños y medianos, que en este Gobierno han sido poco atendidos pese a la tan mentada y a la vez  arrinconada economía popular y solidaria. Sin ningún reparo, cínicamente, en cadena nacional, dan el espacio a los representantes de las grandes empresas productoras y comercializadoras (La Favorita, La Fabril, El Rosado, Halley Corporación, Ales,  etc.) para que defiendan las bondades de las salvaguardias para la producción nacional, como que no supiéramos que todos estos grupos económicos (burguesías en formación) han  sido los mayores beneficiarios de este Gobierno. Creen que no conocemos que son ellos el verdadero poder que opera a través de sus asalariados en el Gobierno.

Insultan, deslegitiman y acusan para no reconocer que muchísima de la gente que salió a la movilización del 19 de marzo pertenece a la clase media que vive, no lucra, de pequeña producción y comercialización autónoma; sector que será fuertemente golpeado por la subida de aranceles a las importaciones, lo que obviamente no ocurrirá con las grandes empresas, aliadas naturales de este gobierno, que terminaran liquidando o absorbiendo a las medianas y pequeñas iniciativas económicas. Tampoco admiten que los sectores populares serán fuertemente afectados, como ya se está sintiendo en todos los mercados del país. De hecho, gran parte del peso de las salvaguardias caerá en los consumidores, esos que también salieron a protestar el 19.

Publicitan a los cuatro vientos que han decidido bajarse el sueldo para ayudar al país en esta época difícil, y claro otra vez creen que nos convencieron. Porque no fueron delicados y sensatos desde que se encargaron del aparato estatal y encaminaron los recursos que habían para garantizar la base productiva necesaria para salir de la matriz primario exportadora.

No, al contrario, se dedicaron a gozar de los lujos y privilegios del poder, esos sí característicos de un  hedonismo frívolo propio de los sujetos alienados. Viajes internacionales con enormes comitivas, aviones y carros oficiales de lujo, sabatinas por todo el país, que como ellos mismos declararon en la cadena nacional del 27 de marzo, implica un complejo montaje que como es obvio tiene altos costos. Cenas, almuerzo, banquetes y demás fastuosidad para afirmar su poder. Un bombardeo de publicidad política que ha costado mucho a las arcas fiscales y que ha engordado otras particulares, etc., etc. A esto se suma las incontables denuncias de corrupción que no han sido aclaradas, donde el país ha perdido varios millones de dólares.

Se jactan de lo bien que han manejado la economía del país y parecen olvidar que hoy estamos más endeudados que cuando ellos asumieron la administración de Estado. Se ha contraído una enorme deuda con la China que nos dejará enganchado con el país asiático al menos treinta años, además está la deuda con el Banco Mundial, la Goldman Sachs y el Banco Alemán. Claro que nos damos cuenta que todo el trabajo que hicieron con la auditoria de la deuda lo echaron a la basura, como muchas cosas que no encajaban con su pragmatismo de izquierda.

Y, después de todo este “impecable” manejo de la economía del país, el ministro coordinador del área económica con toda la “solvencia que le caracteriza” aparece a dar consejos para “ayudarnos” a manejar nuestra economía doméstica a propósito de las salvaguardas.

“Es mejor que hoy no compren un plasma, sino una casa y que dejen  la compra del plasma para el momento en que bajen el impuesto a las importaciones”. No se cómo entender semejante recomendación.

O el ministro se quiere burlar en nuestra cara o definitivamente cree en la barbaridad que dice. Primero argumentan que las medidas económicas que han tomado es para enfrentar la época difícil que estamos viviendo (por la caída del precio del petróleo y el fortalecimiento del dólar que hacen de nuestras exportaciones no competitivas en el mercado mundial). Medidas que buscan reducir el gasto de la sociedad obligándonos a ser austeros y “derrochadores”, siguiendo el gran ejemplo  como ellos, “tan considerados”, que se bajaron el sueldo. De pronto el ministro con su gran conocimiento de la economía considera que nos será difícil comprar un plasma por la subida de aranceles pero que tranquilamente podemos comprar una casa de producción nacional. Sin comentarios.

Por último y para saturarnos con su genialidad económica, el Presidente de la República declara que cancela el pago del 40% de las pensiones jubilares al Instituto de Seguridad Social (IESS), con el “inteligente” argumento de que en la actualidad el Seguro no tiene  déficit , sino superávit. Y continúa: “No solo eso; le pagamos USD 7 000 millones anuales, ahora no saben qué hacer con tanto dinero que compraron los bonos del Estado e invierten en nosotros mismos, sin embargo, les adeudamos USD 8 000 millones, eso es ficticio porque es nuestra propia plata (…) sino hubiera habido la obligación de dar ese 40% de forma torpe, absurda e innecesaria, no habría esa deuda del Estado con el IESS y el déficit público sería menor".  Según dicen sus declaraciones, para el Presidente revolucionario, el pago que por ley tiene que hacer el Estado al IEES para las jubilaciones ha sido torpe, absurdo e innecesario. Después, cínicamente, seguirán diciendo que su Gobierno gobierna  en función de las mayorías populares.

Para finalizar, debo decir que es mi obligación abrir un espacio de duda, pues quizá esté comprendiendo todo mal, como no soy economista y menos graduada en Bélgica. De pronto, como parte del milagro económico de la Revolución Ciudadana, los ecuatorianos podamos pedir un préstamo al IESS para comprar no un plasma, sino una casa y como el IESS tiene superávit podríamos no pagar la deuda, para no hacer actos absurdos, innecesarios y torpes.  

 

 

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Burgos Jara
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Verdesoto Custode
Carlos Arcos Cabrera
Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa

[RELA CIONA DAS]

Noboa: la crisis eléctrica, la gasolina y la inseguridad terminan con la luna de miel
Gustavo Isch
"¡Corriente y comida!", el grito que se oye en toda Cuba
Ugo Stornaiolo
¿Qué sabe el doctor Hurtado que no sabemos los demás?
Juan Cuvi
Sofisma económico
Giovanni Carrión Cevallos
Un pesado madero
Giovanni Carrión Cevallos
GALERÍA
¿Economistas?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El agónico río Machángara espera un millón de amigos
Redacción Plan V
Noboa: la crisis eléctrica, la gasolina y la inseguridad terminan con la luna de miel
Gustavo Isch
Daniel Salcedo según Daniel Salcedo: estos fueron sus operadores y sus relaciones con el crimen organizado
Redacción Plan V
Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V