Back to top
23 de Diciembre del 2014
Ideas
Lectura: 6 minutos
23 de Diciembre del 2014
Consuelo Albornoz Tinajero

Profesora universitaria, investigadora y periodista, con un doctorado por la Universidad Nacional del Cuyo, de Argentina.

El acontecimiento producido por la deliberación
El deshielo cubano-estadounidense, que apenas inicia, es una gran lección para otros países, enfrascados en batallas minúsculas, pero cargadas de petulancias, de fatuidades, mezquindades y frivolidades. Por ejemplo Ecuador, cuya cúpula gubernamental está empeñada en desalojar de su casa al movimiento indígena, en busca de debilitarlo, atacarlo, humillarlo.

Los hechos ocurridos el 17 de diciembre dan cuenta del valor del diálogo, de la deliberación, de construir un espacio de interacción. Nos indican que solo mediante el intercambio de la palabra es posible aclarar puntos en disputa, enfrentar los desacuerdos, trabajar los problemas sin que ellos se conviertan en barreras cada vez más altas y difíciles de remontar.

El acuerdo protagonizado por Cuba y Estados Unidos, para reestablecer sus relaciones diplomáticas, es un acontecimiento generado por acciones y decisiones humanas. Un ejemplo de cómo la voluntad política, entendida como el deseo de conseguir un propósito y de emprender en actuaciones tendientes a alcanzarlo, se efectiviza. No solo como retórica, como expresión declarativa, sino como iniciativa. Muestra, con nitidez que lograr entendimientos no es sencilla, pero siempre es posible. Solo cuando el sentido de lo humano se ha perdido y el horror ha tomado su lugar, el encuentro ya no puede ser.

La decisión de reanudar las relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de una política se hostilidades, no está libre de riesgos. Frente a quienes han trabajado por décadas para que el anuncio de Castro y Obama se haya producido, estarán quienes han procurado mantener a ambos estados separados, e interesados en que toda negociación aborte o se dificulte.

De este proceso deliberativo, habermasiano, dan cuenta dos escritores estadounidenses, Peter Kornbluh y William LeoGrande, autores del libro La historia oculta de las negociaciones entre Washington y La Habana (Back Channel to Cuba: The Hidden History of Negotiations between Washington and Havana).

En una entrevista con Amy Goodman en el portal Democracy Now, en octubre pasado, los investigadores relatan las iniciativas, tanto las originadas en Cuba como en los EE.UU., para propiciar un acercamiento y remontar el embargo. Cada posesión presidencial en EE.UU. fue ocasión para que desde Cuba se enviaran emisarios, misivas o se verificaran gestos con la intención de lograr una aproximación. Desde los EE.UU., tales realizaciones fueron recibidas, muchas veces con beneplácito; otras fueron saboteadas y no pudieron concretarse, por circunstancias especiales o por poderosas fuerzas que no desean que cese este problema. Incluso los gobiernos de Reagan y de Bush, revela el libro, apoyaron ciertos contactos.

A Obama, sostienen Kornbluh y LeoGrande, este diciembre, vísperas de la Navidad, se le presenta una oportunidad de pasar a la Historia, con mayúsculas. Para ello deberá enfrentar a los halcones, la derecha más dura, más conservadora y reaccionaria de su país.  Contará, cierto es, con el apoyo de los demócratas y no me refiero a los afiliados del partido Demócrata, sino de los amigos de la democracia de todo el mundo. Que, creo, no seremos pocos. Pero también implicará que los EE.UU. aprendan a mirar a Cuba no como una isla pequeñita, sino como un Estado, y tratar a sus dirigentes como pares, en plan de igualdad. Deberán olvidarse de cuánto les molestó a los EE.UU., como superponencia, haber sido desafiados por una isla en las Antillas. Dejar a un lado la vanidad, el orgullo y esa imagen de dominio que a tantos apetece.

La tarea, es fácil advertir, es enorme y repleta de obstáculos. El planeta considera que vale la pena emprenderla. Ojala el poder político en Washington opine igual.

El deshielo cubano-estadounidense, que apenas inicia, es una gran lección para otros países, enfrascados en batallas minúsculas, pero cargadas de petulancias, de fatuidades, mezquindades y frivolidades.

Por ejemplo Ecuador, cuya cúpula gubernamental está empeñada en desalojar de su casa al movimiento indígena, en busca de debilitarlo, atacarlo, humillarlo.

La semana pasada el científico social Boaventura de Sousa Santos escribió una carta abierta al presidente Correa y en ella califica la pretensión de “expulsar a la CONAIE” del edificio que ocupó por décadas como un “acto injusto y políticamente insensato”. Y le pregunta cómo pudo convertirlos “tan fácilmente en adversarios” y enemigos por “abatir”, siendo ellos actores sociales con quienes debería debatir, es decir deliberar.

La respuesta del movimiento Alianza País al profesor portugués es ofensiva con los pueblos indios, pues acusa a sus dirigentes, seguramente a los críticos, de haber sucumbido “a las presiones del gran poder mediático, que otorga efímera promoción a quienes se oponen a la Revolución Ciudadana”.
La semana pasada, desde Buenos Aires, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, le pide al presidente ecuatoriano “suspender el desalojo de la CONAIE del edificio que ocupan desde hace muchos años, porque es una conquista de los pueblos originarios y un derecho que debe ser respetado”. Y, al contrario, le propone entregar definitivamente el edificio de la CONAIE a estos pueblos.

Pérez Esquivel recuerda al jefe del Estado que conoce el trabajo de la CONAIE, y la inspiración que en su lucha ejerció monseñor Leonidas Proaño, desde la década de 1970. Abrir espacios de diálogo, añade Pérez Esquivel, valorizará el trabajo del gobierno ecuatoriano a favor del “reconocimiento de la interculturalidad en ese hermoso país" .

Sensatez, sentido de lo político, le pide Boaventura de Sousa Santos al gobernante ecuatoriano. Conversación, no imposición; negociación, no beligerancia es la exhortación de Pérez Esquivel. Ambos promotores de la defensa de los derechos humanos exigen deliberación.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

Los gringos también lloran
Juan Cuvi
Julian Assange: el Robin Hood de la comunicación
Álex Ron
El gobierno de Noboa revoca la visa de residencia a la periodista cubana Alondra Santiago
Redacción Plan V
Rusia y EE.UU.: el peligro de estar nariz con nariz
Mariana Neira
Carlos Pólit: aún no hay fecha para la lectura de la sentencia dijo el Departamento de Justicia
Redacción Plan V
GALERÍA
El acontecimiento producido por la deliberación
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Novela: "El pasado anterior" o cómo un misterio puede romper la Historia
Redacción Plan V
Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V
Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V