Back to top
17 de Septiembre del 2020
Ideas
Lectura: 5 minutos
17 de Septiembre del 2020
Iván Flores Poveda

Periodista. Hombre libre. Feliz padre de tres.

El "Aeropuerto Internacional Chapo Guzmán"
0
En pandemia, los criminales de cuello blanco y los narcos no guardan confinamiento. Pero están como diablo en botella por sacar la droga almacenada desde marzo. Así, hasta el pasado viernes 11 de septiembre fueron decomisadas 75 toneladas de droga.

¿Cómo caben 17 narcopistas en una finca? ¡Imposible!, dirá el patrón. A no ser que dicha finca se llame Ecuador y colinde, en el mapa del crimen, con 18 narcodisidencias guerrilleras por el norte, con mafias serbias que recorren Paita y Condorcanqui por el sur, y con las aguas de los carteles de Michoacán y Sinaloa, por el oeste.

En esta finca, en lo que va del año, se han descubierto 17 pistas clandestinas, cada una de no menos de un kilómetro de largo, principalmente en Esmeraldas, Manabí, Santa Elena y Los Ríos.

En pandemia, los criminales de cuello blanco y los narcos no guardan confinamiento. Pero están como diablo en botella por sacar la droga almacenada desde marzo. Así, hasta el pasado viernes 11 de septiembre fueron decomisadas 75 toneladas de droga: ¡75! Y esto es apenas lo que se logra incautar. Si se siguen los criterios internacionales, las 75 toneladas interceptadas pudieran representar apenas entre el 30% y el 40% del total de droga que flota en el ambiente.

De hecho, la 'creatividad' de los narcos hace que los paquetes de pasta base y clorhidrato de cocaína se escondan en aromáticas marisquerías, mecánicas, hoteles, camiones paperos y hasta en boyas en el ancho Pacífico. Por esa misma ‘creatividad’ no faltará quien bautice a cualquier megacanchón refinado como el ‘Aeropuerto Internacional Chapo Guzmán’.

75 toneladas y 7.800 detenidos en ocho meses

Las 75 toneladas decomisadas marcan un nuevo récord. Una década atrás en todo el 2010 se incautaron 18 toneladas y luego el promedio anual fue de 45 toneladas. En este lapso, solo un período fue crítico: en 2016 fueron decomisadas 110 toneladas. Por ello, Ecuador todavía pertenece al grupo de 22 naciones señaladas por el Departamento de Estado de EE.UU. como los principales países del mundo en producción y tráfico de drogas.

en lo que va del año, se han descubierto 17 pistas clandestinas, cada una de no menos de un kilómetro de largo, principalmente en Esmeraldas, Manabí, Santa Elena y Los Ríos.

De vuelta a las pistas, ¿cómo se disimula el tráfago de tractores, volquetes y tanqueros, camionetas, motos y motosierras en jornadas intensas de 15 días para abrir las trochas? Pagos en efectivo de hasta USD 1.000 pudieran explicar la sordera y la ceguera de todo un país. También ‘préstamos flash’ que terminan en extorsión, violencia sexual y muerte.

Al final de la noche, cuando súbitamente se va la electricidad y solo se escucha un motor fuera de borda o una hélice raspando los montes, decenas de miles de ecuatorianos querrán coronar y repetir la hazaña. Unos por necesidad. Otros porque en la cultura traqueta es ‘cool’ mostrar joyas y grilletes en TikTok. Pero quienes no lo consiguen también se cuentan por miles. En estos ocho meses, 7.800 personas han sido detenidas por narcotráfico a gran escala.

Hay, obviamente, explicaciones más estructurales y hasta geopolíticas para esta crueldad. Las pistas en la Costa, los laboratorios en Sucumbíos y las bodegas en Pichincha, Tungurahua, Loja, entre otras provincias, florecen en poblaciones de las cuales el Estado ha desertado.

En dichos territorios es clave que Ecuador –desintoxicado ya de pruritos ideológicos– vuelva a sembrar una agenda de desarrollo preventivo, en coordinación con la cooperación internacional. Que se siembre cacao fino de aroma, por ejemplo, en vez de coca, amapola, armas, trata, explotación sexual y lavado. Porque el decimonónico concepto de soberanía ligado a la idea de patria es obsoleto frente a un desafío global: garantizar los derechos humanos y la sobrevivencia misma de los Estados ante la arremetida de los narcos.

Preguntas incómodas

La errática política sobre drogas en la década pasada deja un cuestionario inconcluso.
• ¿El Estado desertó de esas zonas sensibles por centralismo o a propósito?
• ¿Ciertos operadores de aquel Estado desertor empezaron a 'oficializar' relaciones con los carteles?
• ¿Dichos carteles seguirán financiando campañas electorales?
• ¿Seguirán buscando el contacto aceitado para reclutar delincuentes con uniforme-camuflaje o con bata negra?
• ¿Encontraremos más ‘álbumes’ de fotos entre políticos altivos y presuntos capos criollos?
• ¿Se quema toda la droga que se incauta?
• ¿Continuará consolidándose una internacional bolivariana de la cocaína?
• ¿Estas narcopenetraciones pudieran explicar por qué Ecuador aún no cuenta con una ley de extinción de dominio?
• ¿Están neutralizados los tentáculos de las narcodisidencias guerrilleras con los ‘capitos’ del microtráfico quiteño?
• ¿O con los mineros ilegales que en un mismo día despiertan en Imbabura y se acuestan en Zamora?
Y hasta aquí la minuta... En esta finca hacer preguntas es una sentencia de muerte. Una sentencia dictada por ‘smartphone’ desde cualquier cárcel del país.

GALERÍA
El "Aeropuerto Internacional Chapo Guzmán"
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El FMI y una inminente reforma tributaria: es el momento de ser sinceros
Carlos Pontón
Pueblos indígenas: solos, y con los remedios de los abuelos, combatieron al coronavirus
Redacción Plan V
Pueblos no contactados: el largo camino por su derecho a existir
Susana Morán
Gas en Quito: las inspecciones de los Bomberos se han reducido este año y la mayoría fueron virtuales
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La llama viva de Rocío Velarde
Gabriela Muñoz
Las letanías del gas, la chatarra y las papas se toman Quito
Redacción Plan V
María José Calderón: WhatsApp puede ser lo más peligroso en las próximas elecciones
Redacción Plan V
Salvoconducto 11 (¿Cuándo se jodió Quito?)
Carlos Arcos Cabrera