Back to top
15 de Junio del 2018
Ideas
Lectura: 9 minutos
15 de Junio del 2018
Alexis Oviedo

Phd por la Universidad Católica de Lovaina. Ex investigador del Centro de Aprendizaje Continuo y Participación de esa universidad. Ex gerente del Proyecto de Pensamiento Político de la SNGP. Docente universitario.

El alcalde Rodas ¿se va o se queda?
Desde el inicio, el flamante alcalde mostró que no tenía un plan de ciudad, se planteó concluir las obras de su antecesor y organizó una agenda inscrita a consolidar su propia base social desde la acción municipal, en especial en los sectores donde no fue favorecido electoralmente.

Era un desconocido. El 2011, comenzó a ganar notoriedad cuando el entonces presidente Rafael Correa descalificó sus opiniones sobre temas de pobreza, realizadas desde una fundación con sede en México. Desde entonces ya mostraba sus aspiraciones políticas, con el apoyo de ciertos sectores de centroderecha (años atrás fue presidente de las juventudes socialcristianas), su imagen fue haciéndose conocer como el nuevo cuadro derechista. Para las elecciones presidenciales del 2013, Mauricio Rodas se presentó como candidato, logrando una mínima pero interesante votación. Ese año, el presidente Rafael Correa fue reelecto, y se hizo evidente el rechazo que ciertos sectores de la población quiteña le tenían.

Ese 2013 era el cuarto y penúltimo año de la administración municipal de Augusto Barrera, quien más que por sus propios errores como alcalde de la ciudad, cargaba en sus hombros ser coideario de Correa y sus actitudes demasiado complacientes con el líder de su partido, el presidente de la República.

Para las elecciones seccionales del 2014, Augusto Barrera era el favorito para la reelección y su principal oponente era el joven político Rodas. Meses antes, las encuestas mostraban cifras de aceptación mínimas. Sin embargo, los números se movieron en las últimas semanas, gracias a la pésima campaña, sobre todo en lo comunicacional, realizada por Barrera, a su intento de enmendar a última hora errores, sobre todo en materia de tasas y multas, mal vistos por la población. Mauricio Rodas, por su parte se rodeó de asesores políticos de vasta experiencia, aprovechó las debilidades de su contrincante y realizó ofrecimientos inverosímiles. En la última semana el presidente Correa con sus declaraciones hizo un flaco favor al candidato de su partido. Quito quiso mostrar su oposición a Correa y vio que eso se pondría de manifiesto votando por Rodas. Para abril del 2014, en especial los sectores medios y altos de la capital y los opositores al gobierno festejaron la elección de Mauricio Rodas como alcalde.

Desde el inicio, el flamante alcalde mostró que no tenía un plan de ciudad, se planteó concluir las obras de su antecesor y organizó una agenda inscrita a consolidar su propia base social desde la acción municipal, en especial en los sectores donde no fue favorecido electoralmente. Al inicio, la oposición al alcalde fue frontal por parte del oficialista PAIS y por la mitad de los concejales pertenecientes a esa tienda política. Incluso, para el 2015, se llegó a constituir una estrategia en la cual participaban no solo los concejales, sino altos dirigentes de PAIS y un asesor presidencial. Desde ese año, varios sectores de la sociedad civil comenzaron a hablar de la revocatoria del mandato y los concejales PAIS la dirigían desde el Concejo municipal.

Pero sorpresivamente, el espacio de la “Estrategia Quito” dejó de existir. El asesor presidencial que la lideraba anunció que “la estrategia era no tener estrategia” y dejar que Rodas caiga por sus propios errores. Los concejales de PAIS protestaron, pero tuvieron que acatar la disposición presidencial, ese pacto de “no agresión mutua” entre el alcalde y el presidente. El primero, luego de su rocambolesca salida a una de las marchas opositoras en la Avenida de los Shyris, hizo mutis. El segundo, ignoró en sus sabatinas al alcalde quiteño y públicamente ofreció apoyar sus obras tales como el metro de Quito, el caballo de batalla del directivo municipal. En el Concejo se “movieron las frutas”. Dos concejales de PAIS salieron de esa tienda y apoyaron al alcalde, en tanto que la vicealcaldesa Chacón, hasta entonces coidearia del alcalde y el edil Ricaurte su principal aliado, se distanciaron del burgomaestre. Luego lo harían otros...
En estos cuatro años de alcaldía, Quito ha visto escándalos que van desde el excesivo gasto comunicacional de la municipalidad, pasando por los malos manejos de algunas empresas metropolitanas hasta el escándalo de la red de extorsión montada desde la administración hacia los transportistas urbanos y cooperativas de taxis, que está en indagación fiscal.

La revocatoria

Si bien varios sectores de la sociedad civil, plantearon y buscaron la revocatoria del mandato del alcalde Rodas, solo uno de esos colectivos es el que ha llegado a la fase final de la misma. Se trata de Revoca Quito, el cual aglutina a varias organizaciones animalistas y antitaruinas, como Animal libre, las bases populares del Sur, el movimiento de software libre de Ecuador, los vecinos del barrio San José de El Condado y taxistas organizados que se oponen a la dirigencia cercana al alcalde, entro otros. Según Felipe Ogaz uno de los voceros de Revoca Quito, las razones del pedido de revocatoria son diversas: “Rodas es un político torpe que no ha cuidado ni el fondo ni las formas… En su administración hay muertos, como los del accidente ocurrido en el Troje y personas atropelladas por los camiones que construyen el metro, debido al poco cuidado en los procesos de trabajo, hay accidentes por negligencia continua… La suspensión de servicios públicos como el servicio de agua potable o el de recolección de basura, que pone en riesgo la salud de los quiteños... También están los procesos de corrupción en fiscalía”.

Los pedidos de revocatoria del máximo personero municipal ya se dieron contra el alcalde Barrera. La Iniciativa Antintaruina, el 2012, inició acciones de este tipo, aduciendo un incumplimiento en el mandato de la consulta popular del año 2011, en relación a espectáculos taruinos. Ese proceso revocatorio continuó contra Rodas, casi desde el inicio de su mandato. Ogaz aduce que hubo complicidad entre los vocales del CNE, en diversas etapas de su dirección para entorpecer el proceso revocatorio y también del Concejo Municipal. Así, “para enviar las firmas al Consejo Nacional Electoral y que éste las califique, el Concejo se tomó 4 meses y 10 días, del 13 de mayo al 3 de Octubre de 2014. Para elevarlo al Primer Debate se tardaron 1 año y 16 días, del 3 de Octubre de 2014 al 19 de Noviembre del 2015. Pasaron 1 año, 3 meses y 17 días, desde el 19 de Noviembre de 2015, hasta el 7 de marzo de 2017, para llegar al segundo debate, en el cual se rechazó nuestra propuesta. Finalmente, desde 7 de marzo de 2017 a la fecha de esta entrevista, 14 de junio de 2018, han pasado 1 año, 3 meses y 7 días.”

De manera simultánea, en el proceso de revocatoria de mandato del alcalde Rodas, se realizará una consulta popular vinculante, desde la cual se quiere prohibir las corridas de toros, las peleas de gallos y toda clase de espectáculos públicos que contengan maltrato animal en el Distrito Metropolitano de Quito. El colectivo Revoca Quito, además pedirá la sanción a todos los funcionarios que no han respetado la voluntad popular. Por el tema de maltrato animal, no solo se plantea la revocatoria del alcalde de Quito, sino también del alcalde Castillo de la ciudad de Loja.

El proceso revocatorio y la consulta popular vinculante se realizarían el 24 de junio, para muchos puede parecer un proceso extemporáneo, dado que Mauricio Rodas terminaría su mandato en abril del 2019. Para Ogaz, sin embargo, este proceso sentaría un precedente y una advertencia a los “políticos que no cumplen la voluntad popular y las ofertas de campaña”. Muy suelto de huesos, el alcalde Rodas anunció que no irá a la reelección. En declaraciones a un diario capitalino manifiesta que “Con amor a Quito y con convicción en la alternabilidad democrática”, declina postularse. En realidad las encuestas son claras: Para el 13 de junio, Perfiles de Opinión dice que  46,26% de quiteños creen que su administración es muy mala, y 36,97% la consideran mala dando un total de 83,23% de capitalinos que rechazan al actual alcalde. En los próximos meses veremos si el alcalde es revocado o si se va a su casa en abril del 2019. Corren apuestas…

[PANAL DE IDEAS]

Hugo Cahueñas Muñoz
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Gabriel Hidalgo Andrade
Consuelo Albornoz Tinajero
Oswaldo Toscano
Patricio Moncayo
Carlos Rivera

[RELA CIONA DAS]

Mitos del pueblo pendejo mío
Fernando López Milán
Se espera un alcalde que no sea una marioneta de los "señores" de Quito
Alexis Oviedo
Perversa orgía de promesas
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Paco Moncayo y Jorge Yunda: la experiencia versus el candidato "del pueblo"
Redacción Plan V
Cómo se vende un candidato
Gustavo Isch
GALERÍA
El alcalde Rodas ¿se va o se queda?
 
1

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los ejes del golpe de timón en el Consejo de Participación
Redacción Plan V
El sistema de salud en el Ecuador es una fábrica de enfermos
Redacción Plan V
La vida nómada de los refugiados colombianos en Ecuador
Redacción Plan V
Dos informes dan nuevas esperanzas a Íntag, el verde valle que podría convertirse en una mina de cobre
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

La empresa del Hotel Quito se descapitalizó por más de USD 28 millones
Fermín Vaca Santacruz
Arroz Verde: ‘Correa disponía, supervisaba y aprobaba’
Redacción Plan V
El arma del asesinato de Gavys Moreno fue hallada en la cárcel de Latacunga
Redacción Plan V
Todo se sabía
Juan Cuvi