Back to top
31 de Enero del 2021
Ideas
Lectura: 12 minutos
31 de Enero del 2021
Rubén Darío Buitrón
El asesinato de Efraín Ruales o un país en indefensión
0
El caso de Efraín Ruales es un punto de inflexión en el deterioro moral y ético del país. Daría la impresión de que si un personaje como Ruales es atacado así, nadie está libre de que lo maten en una esquina.

El miércoles 27 de enero, a pocos días de las elecciones presidenciales del 7 de febrero, el país se sacudió con el asesinato en Guayaquil de Efraín Ruales, presentador de televisión y también conocido por sus mensajes en redes sociales contra la corrupción de los políticos.

El crimen, perpetrado por presuntos sicarios con experiencia en disparar en movimiento a una persona desde otro vehículo en marcha, llenó de temor a los ecuatorianos porque en las últimas semanas han sido reiteradas las noticias sobre asesinatos al estilo sicariato.

Según explicó a diario El Comercio el director de operaciones de la Policía, general Fausto Salinas, las características de estos crímenes es que se ejecutan con armas de fuego y que los asesinos utilizan automóviles sin placas o motocicletas para huir.

Datos proporcionados por Salinas dicen que en el 2020 hubo 764 muertes vinculadas con la violencia criminal. Esa estadística recoge el número de víctimas mortales tras asaltos, sicariato o por ajustes de cuentas.

“El sicariato ha incrementado”, señaló Salinas en aquella entrevista e indicó que hay casos específicos en los que todavía no se han determinado las causas, como el asesinato al candidato a la Asamblea, Patricio Mendoza, o el último hecho contra Efraín Ruales.

La reacción en las redes sociales, en especial en Twitter, fue masiva. Según diario Expreso, las palabras “Bucaram”, “Gabriela Pazmiño”, “Fausto Valdiviezo” y “Marco Vinicio Bedoya” se posicionaron como las más mencionadas por los usuarios en el Ecuador.

El caso Efraín Ruales es un punto de inflexión en el deterioro moral y ético del país. Daría la impresión de que si un personaje como Ruales es atacado así, nadie está libre de que lo maten en una esquina.

La víctima era muy conocida —además de su trabajo en la televisión— por su lucha contra la corrupción y su devoción a Dios, lo cual expresaba en mensajes cotidianos a través de sus redes sociales.

Los medios recordaron que el pasado junio del 2020, Ruales subió un video en el que precisaba que no era amigo y que tampoco conocía a Daniel Salcedo, amigo de los hijos de Bucaram y uno de los principales implicados en una red de corrupción que traficaba con insumos médicos robados de los hospitales públicos en medio de la pandemia del coronavirus.

Salcedo, su hermano Noé y los hermanos Dalo y Jacobo Bucaram son investigados por presunta delincuencia organizada para la venta de medicamentos.

En aquel video, Ruales expresó a todos sus seguidores que recibió llamadas intimidatorias por haberse referido a los casos de corrupción que indignaron a todo el país.

En las primeras horas tras su muerte se especuló que debía presentarse ese día en la Fiscalía para declarar acerca del caso de los insumos médicos robados de los hospitales en medio de la pandemia del Covid-19, pero este dato fue desmentido por las autoridades.

Sin embargo, lo que provocó el año pasado los comentarios de Ruales contra los corruptos fue justamente la serie de denuncias por irregularidades en los hospitales y en las compras de insumos.

El actor y presentador había denunciado en sus redes sociales que fue amenazado por hablar contra la corrupción. “¿Qué buscan las mafias? ¿Callarme?”, preguntaba Ruales en ese video.

El día de su muerte, según la Policía, Ruales salió de un gimnasio en el norte de Guayaquil y su último mensaje en Instagram se refería, de nuevo, a la corrupción.

En ese mensaje, que venía acompañado de la melodía “La gente no responde”, de Sergio Sacoto, había escrito: "Una canción que refleja lo que vivimos. Es hora de responder".

El caso de Efraín Ruales es un punto de inflexión en el deterioro moral y ético del país. Daría la impresión de que si un personaje como Ruales es atacado así, nadie está libre de que lo maten en una esquina

La letra de esa canción dice: "... Claro que entiendo que errar es fácil, pero una vez, no diez, ni cien. Son estos mismos personajes los que nos roen, los mismos bestias que votaste ayer; los que nos roban y engañan para fugarse después y luego siempre se ofenden si los tratan de coger. Tendría que acabar, tendrían que pagar, debería llegar a un fin, pero la gente no responde... En un país donde apenas comen los jubilados, asambleísta significa ser gran hacendado y no hay manera más sabrosa de pasar inviernos que cuando tienes un pariente dentro del Gobierno. Pasan los años y los mandatos, pero seguimos votando sapos y timoratos...".

Al día siguiente, en las redes, hicieron noticia Abdalá Bucaram, Daniel Salcedo y Jacobo Bucaram, los dos últimos en prisión y el primero candidato a asambleísta. Salcedo tiene abiertas indagaciones por delincuencia organizada, peculado, lavado de activos y fraude procesal y estuvo a punto de candidatizarse también para asambleísta, a pesar de encontrarse inculpado. En el caso de la fuga a Perú, él, su novia Jocelyn Mieles y el piloto Franklin Lara han sido sentenciados a cuatro años de cárcel.

Esa mañana, muchos seguidores de las redes quedaron estupefactos al mirar un video en el que Salcedo baila y canta junto a dos personas en la cárcel 4 de Quito, donde estaba detenido desde noviembre pasado.

Era un video de 15 segundos colgado en la red Tik Tok. Los medios lo describieron así: con un short blanco y sin camiseta, Salcedo aparece en la toma y junto a las otras dos personas realizan una coreografía al ritmo de la canción La Bomba, reconocido éxito del grupo Azul Azul.

¿Qué relación tiene el video de Salcedo con el crimen a Ruales? Las autoridades tienen que aclarar la probable vinculación de un episodio con el otro, pues existen indicios como aquel de que los acompañantes de Salcedo en el video bailan con botellas de un producto energético que Efraín Ruales promocionaba en spots comerciales.

El viernes 29, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad  y a Adolescentes Infractores (SNAI) comunicó al país que "se emprenden las acciones correspondientes" por la divulgación de un video en una cárcel de Quito, donde también se encuentra detenido Jacobo Bucaram.

Si bien el SNAI expresaba que “se impondrán las sanciones disciplinarias respectivas (porque) los detenidos tienen acceso a internet y dispositivos electrónicos solo para fines académicos”, es evidente que no fue un video pedagógico el que grabó Salcedo, sino uno festivo con una canción que estuvo de moda entre los jóvenes.

Los hechos han sucedido tan vertiginosamente que no alcanza el tiempo para un análisis más profundo, pero lo que preocupa es que ni la Fiscalía ni la Policía tienen pistas de los criminales y la acción de las entidades parece reducida a una recompensa de 50 mil dólares que han ofrecido a quien dé algún detalle que permita llegar a los criminales.

En relación con el video de Salcedo, la Fiscalía  solicitó a las autoridades que a la brevedad posible se haga un estudio de seguridad que determine la pertinencia de su reclusión en ese centro de rehabilitación y se evalúe el cambio a otro recinto.

Lo que sí se realizó el 27 de enero, entre las 13:00 y 17:00, en la Cárcel 4, fue un allanamiento con el fin de decomisar cualquier tipo de objetos prohibidos en una cárcel. Según la Policía, en la requisa se incautaron seis celulares de diferentes marcas, cinco cables de cargador y dos routers, aunque no aclaró quiénes fueron los que manejaban estos dispositivos.

Horas más tarde, el expresidente y actual candidato a la Asamblea Nacional, Abdalá Bucaram, desde sus cuentas de Twitter y Facebook confirmó el allanamiento, pero con su singular teatralización y sus maneras de amenazar:  "Tiraron a mi hijo al piso y lo humillaron solo para hacer un nuevo show", dijo y responsabilizó al Gobierno sobre una supuesta persecución política contra su familia.

"Asesinan a un amigo de mi hijo, que trabajó con mi nuera", añadió Bucaram y negó ser el autor intelectual del crimen. "¿Por qué hacerle daño a un muchacho que no ha hablado de nosotros?", dijo, pero en una actitud que agrava la situación y las investigaciones, señaló que hubiera podido matar a otros personajes políticos y de medios: “¿Por qué meterse con un pobre chico, cuando si yo podría matar a alguien es a Fidel Egas? ¿No se han preguntado por qué el señor David Reinoso se burló de mi hijo en varios programas de televisión en prisión, no hubiera sido mejor matarlo a él?”, y mencionó también el nombre de la periodista de Teleamazonas, Dayanna Monroy, quien ha realizado una serie de reportajes de corrupción en hospitales públicos.

Horas más tarde, la Fiscalía pidió a la Policía Nacional “un análisis de riesgo para garantizar la seguridad de periodistas y otros denunciantes que investiguen presuntos hechos de corrupción”. También pidió a la ciudadanía rechazar todo acto de violencia o intimidación.

¿Análisis de riesgo cuando las personas son advertidas con nombre y apellido? ¿No debería ser inmediata y permanente la protección policial a los ciudadanos y periodistas amenazados? Al parecer, la Fiscalía no lo cree así:

"La FGE hace un llamado a la opinión pública a rechazar cualquier conducta que incite a la violencia y a continuar denunciando posibles hechos delictivos, bajo el precepto de que la democracia y la cultura de paz se construyen a partir del respeto a la libertad de expresión", expresó el comunicado.

Varios días después del crimen a Efraín Ruales, no se conocía de avances en las investigaciones, pero aumentaba entre los ciudadanos la percepción de inseguridad generalizada y de la posible existencia en el país de peligrosas mafias, lo cual nos reafirma, sin duda, que los ecuatorianos vivimos en indefensión.

Ojalá el próximo gobierno sí se tome en serio el auge de la violencia y el sicariato en el país.

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Paolo Vega López
María Amelia Espinosa Cordero
Carlos Rivera
Rubén Darío Buitrón
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán

[RELA CIONA DAS]

Un alcalde bajo sospecha
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Para su defensa, no se justifican ni el allanamiento ni la imputación de Pablo Celi
Redacción Plan V
Ética política y pandemia moral
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Quito sumergido en la corrupción
Andrés Quishpe
Los chats de su hijo acorralan al alcalde Jorge Yunda
Redacción Plan V
GALERÍA
El asesinato de Efraín Ruales o un país en indefensión
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Gobierno prepara un confinamiento de fin de semana contra la pandemia
Redacción Plan V
Una salud pública, herida de muerte y con menos camas, ha enfrentado la pandemia en el mandato de Moreno
Redacción Plan V
Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí