Back to top
17 de Febrero del 2021
Ideas
Lectura: 3 minutos
17 de Febrero del 2021
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

Por el bien del país
0
Así estamos. Decidiendo como en tiempos de guerra civil, cuando las instituciones, sobrepasadas por las circunstancias deben dejar las decisiones sobre la suerte del país en guerra a las fuerzas beligerantes.

Ya estamos acostumbrados. “Por el bien del país” se cede; “por el bien del país” las autoridades claudican.

“Para garantizar la paz”, “para salvar la democracia” se cede y claudica. Y cada vez que se cede y cada vez que se claudica salvamos los muebles, pero en realidad las instituciones democráticas se hunden sin remedio y ahora mismo ya están tragando tierra.

Un candidato, que se siente inconforme con los resultados electorales se queja, alborota, presiona y las autoridades, en lugar de resolver las quejas del candidato de acuerdo con sus competencias legales, dejan la solución del problema en manos de dos civiles. De dos de dieciséis candidatos a la presidencia de la república, que tienen el derecho de reclamar pero, de ninguna manera, de imponer soluciones a las autoridades.

Políticos, transeúntes, periodistas, “analistas” de todos los pelajes, felicitan el “acuerdo”. Es decir, la celebración entre dos ciudadanos comunes y corrientes de un acto jurídicamente inválido, pues a estas personas como a usted y como a mí, la ley no les ha dado ninguna potestad para, en el caso que nos ocupa, acordar y decidir.

Como si hubieran necesitado del “acuerdo” entre dos simples ciudadanos para actuar, los miembros del CNE anuncian públicamente que, una vez que estas personas, que no tienen por qué decidir, han decidido, van a ponerse manos a la obra a fin de que un proceso que no está previsto en la ley se realice.

Así estamos. Decidiendo como en tiempos de guerra civil, cuando las instituciones, sobrepasadas por las circunstancias deben dejar las decisiones sobre la suerte del país en guerra a las fuerzas beligerantes

De darse el recuento de votos en diecisiete provincias anunciado por el CNE, el Gobierno tendrá que gastar unos cuantos millones de dólares —que en el contexto de crisis sanitaria que vivimos bien podrían destinarse a salvar vidas— en satisfacer el capricho y los delirios “conspiracionistas” de un señor que recorre el país gritando “fraude”, “fraude”, “fraude”, sin que hasta el momento haya presentado las pruebas que la ley exige para demostrarlo.

“Fraude”. “Fraude”. “Fraude”. “Pueblo”. “Pueblo”. “Pueblo”. Y de tanto oír estas palabras, a uno le entran ganas de gritarles a los megáfonos populistas: ¡Por qué no se callan! ¡Por qué no nos dejan en paz un rato!

En fin, así estamos. Decidiendo como en tiempos de guerra civil, cuando las instituciones, sobrepasadas por las circunstancias deben dejar las decisiones sobre la suerte del país en guerra a las fuerzas beligerantes.

¡Buena suerte!, Diana, Diana Atamaint, primera mujer amazónica en avalar un acuerdo entre dos personas que nada tiene que ver con la ley ni la democracia.

¡Buena suerte!, Manuela, Manuela Picq, repentina aparición, fervorosa vocera de la discordia.

¡Buena suerte!, Leonidas, Leonidas Iza, ocupante de última hora del coche, el tractorcito de una inexistente victoria.

Así estamos. Y por el bien del país, hemos dado un paso más hacia el caos, la desinstitucionalización, el imperio de los fuertes.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Carlos Arcos Cabrera
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade
Diego Chimbo Villacorte

[RELA CIONA DAS]

Siempre fueron ellos
Gabriel Hidalgo Andrade
Los pecados de los partidos y movimientos políticos van al referendum
Redacción Plan V
Las reformas clave para fortalecer a las organizaciones políticas
Redacción Plan V
Memoria: antídoto para la desinformación en tiempos de noticias falsas
Alfredo Espinosa Rodríguez
Cuando las fabulas son críticas nocivas a la democracia
Alfredo Espinosa Rodríguez
GALERÍA
Por el bien del país
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Dos indicios y el rastreo de la señal del celular de Cáceres llevaron al cuerpo de María Belén Bernal
Redacción Plan V
La violencia infecta al país
Hugo Marcelo Espín Tobar
Consulta: el Gobierno le hace un guiño a indígenas y campesinos con las compensaciones ambientales
Redacción Plan V
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V