Back to top
23 de Noviembre del 2016
Ideas
Lectura: 4 minutos
23 de Noviembre del 2016
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

El binomio verde-flex está invertido
El correísmo defenderá intereses concretos, ventajas logradas como resultado del más pedestre pragmatismo político. La soberanía y el interés nacional quedan para la retórica. Y no es que Lenín Moreno no juegue a lo mismo; lo que pasa es que perdió la partida. Otra vez le toca jugar de segundón.

No se trata de un problema de salud ni de dificultades físicas. Es un tema de poder. Que Lenín Moreno esté relegado a un segundo plano significa que el candidato presidencial de Correa siempre fue Jorge Glas. Por él pasan no solo la continuidad del proyecto, sino los grandes negocios que el correísmo ha hecho en estos diez años.

En los niveles de descomposición y cinismo a los que ha llegado el oficialismo, poco importa evidenciar las verdaderas intenciones del grupo íntimo del poder en Alianza País. La clave es continuar a toda costa con el esquema. Y ese esquema se traduce en una mendicante dependencia del capital transnacional chino. Así de simple.

La visita del Presidente chino cierra la pinza de un proceso de vasallaje que venía cocinándose desde hace varios años, y del cual el actual Vicepresidente de la República ha sido el principal artífice. Probablemente nadie sabrá nunca el volumen de negocios particulares que implica esa relación. Lo que sí está claro es que los jerarcas correístas tienen que conservarlos y ampliarlos.

Para eso quieren ganar las próximas elecciones.

Pero los negocios también requieren de servicios políticos… mejor dicho, policiales. El papel que el imperialismo chino le asigna al gobierno ecuatoriano es el de guardián interno. Solamente así se garantiza la rentabilidad de las gigantescas inversiones del gigante asiático. Controlar a los disolutos que se oponen al progreso; neutralizar a los pueblos indígenas que resisten a la colonización; perseguir y encarcelar a quienes se oponen al extractivismo. Es decir, aplicar la fuerza pública, hacer lo que en derecho no pueden hacer las empresas extranjeras. La represión en la comunidad amazónica de Nankints es la pleitesía que el gobierno chino le exigió a Correa.

El mensaje es diáfano: si no hay seguridad, no hay negocios.

En ese escenario, la campaña de Alianza País será, como hasta ahora, el más conspicuo ejemplo de desdoblamiento político. Un candidato a vicepresidente actuando como delfín, y un candidato a presidente actuando como florero. Una inversión que ni siquiera se cuida de guardar las apariencias. Glas será quien usufructúe del aparato estatal, de los estrategas de campaña, de los recursos publicitarios, de las organizaciones clientelares. Moreno será un episodio anecdótico, complementario.

La mejor confirmación de esta transposición son las listas para asambleístas de Alianza País. A primera vista se constata que Lenín Moreno tuvo que tragarse la rueda de molino de la disciplina partidaria. Sus cuotas electorales brillan por su ausencia. En el supuesto no consentido de que llegase al gobierno, tendrá un bloque legislativo ajeno.

Se prefigura, entonces, lo que muchos sospechamos. El correísmo defenderá intereses concretos, ventajas logradas como resultado del más pedestre pragmatismo político. La soberanía y el interés nacional quedan para la retórica. Y no es que Lenín Moreno no juegue a lo mismo; lo que pasa es que perdió la partida. Otra vez le toca jugar de segundón.

[PANAL DE IDEAS]

Joel Kouperman
Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Consuelo Albornoz Tinajero
Alfredo Espinosa Rodríguez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños

[RELA CIONA DAS]

Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (segunda parte): el excontralor pidió ayuda para su hijo John a Lenín Moreno
Susana Morán
¿Los “hermanos” de Glas?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
El "bullyng" narco, político y diplomático contra Ecuador
Mariana Neira
Corrupción: entre el descaro y el negacionismo
Juan Cuvi
Ecuador, entre haciendas y asilos
Álex Ron
GALERÍA
El binomio verde-flex está invertido
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La estatal Petroecuador en un dilema técnico y administrativo
Redacción Plan V
¿Por qué Carlos Pólit pide un nuevo juicio a la Corte de Miami?
Susana Morán
El superintendente de Competencia, en la mira de los actores económicos
Redacción Plan V
Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán