Back to top
1 de Diciembre del 2014
Ideas
Lectura: 4 minutos
1 de Diciembre del 2014
Andrés Ortiz Lemos

Escritor y académico.

El Chavo del Ocho y Oliver Twist
Nunca faltaran personas de mente estrecha, que movidas por la mórbida ignorancia, la arrogancia, o la simple torpeza intelectual puedan creer que alguien como Charles Dickens o Roberto Gómez Bolaños describiría las lamentables condiciones en las que vivía el pequeño Oliver Twist o el Chavo del Ocho con la intención de mofarse de los niños huérfanos.

Comparar a Charles Dickens con Roberto Gómez Bolaños no es tan disparatado como podría parecer a primera vista, especialmente para quien esta familiarizado con la obra de estos grandes autores. Dickens fue un escritor inmensamente exitoso, su novela Historia de dos ciudades es uno de los libros más vendidos de la historia de la humanidad; su obra Canción de Navidad ha sido traducida a prácticamente todos los idiomas modernos, y su extraordinario texto Las aventuras de Oliver Twist plantea un reflejo de las lamentables condiciones en las que vivían los niños huérfanos en la Inglaterra victoriana ( Siglo XIX).  Por su parte Roberto Gómez Bolaños fue un dramaturgo prolífico (además actor). Sus guiones constituyeron una de las escuelas de comedia más importantes del Siglo XX, y su trabajo alcanzó grados de difusión extraordinaria hasta el punto de que la lengua castellana ha adoptado palabras y frases enteras inventadas por él.

Pero tal vez uno de los elementos que ambos tenían en común fue la intensa denuncia que hicieron hacia el maltrato infantil. Oliver Twist y el Chavo del ocho son niños huérfanos, ambos son maltratados constantemente por adultos, y si bien la violencia que recibe Oliver Twist es mucho más oscura que la que recibe el niño del barril, en ambos casos es posible reconocer el reflejo de un sistema social negligente hacia los más débiles. Oliver y el Chavo  son niños hambrientos, sus sueños son sencillos y  consisten en llevarse algo a la boca, ya sea  un par de patatas con pescado en el caso del niño inglés o una torta de jamón en el caso de el muchacho mexicano.

Demostrar los padecimientos de un personaje, es una de las maneras más efectivas de criticar a las sociedades que han permitido la injusticia hacia los más débiles, y una de las más importantes fuentes de denuncia social. Solo por dar unos pocos ejemplos: Emily Blont criticó a través de su novela Cumbres Borrascosas los tratos crueles que recibían los niños de familias humildes en la vida rural inglesa; José Mauro de Vasconcelos también retrató la miseria y la desesperanza de los niños brasileros sumidos en la pobreza en su bella obra Mi Planta de Naranja Lima; García Márquez retrató la crudeza de la prostitución infantil con su obra La Cándida Eréndira. Para cualquier persona con un mínimo de interés por la lectura, y con algo de sentido común,  debería ser obvio que ninguno de los autores mencionados retrató los padecimientos de sus personajes con el solo afán de ridiculizar el sufrimiento de los niños. Al contrario, todos ellos buscaban elevar la crítica social al nivel literario.

Lamentablemente nunca faltaran personas de mente estrecha, que movidas por la  mórbida ignorancia, la arrogancia, o la simple torpeza intelectual puedan creer que alguien como Charles Dickens describiría las lamentables condiciones en las que vivía el pequeño Oliver Twist con la intención de mofarse de los niños huérfanos. Juzgue el amable lector si esta apreciación se aplica también a los comentarios negativos, trasnochados y poco inteligentes, que han juzgado de manera apresurada al  extraordinario trabajo de aquel otro gran autor, Roberto Gómez Bolaños, y su encantador personaje, el querido Chavo del Ocho.

[PANAL DE IDEAS]

Diego Chimbo Villacorte
Xavier Villacís Vásquez
Iván Flores Poveda
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mariana Neira
Rubén Darío Buitrón
Gabriel Hidalgo Andrade
Giovanni Carrión Cevallos
Ernesto Carrión
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Distopías, monstruos y revoluciones
Ernesto Carrión
Aeroregional: volando bajo
Redacción Plan V
Que no gane el silencio
Ernesto Carrión
7 de cada 10 ecuatorianos que pasaron por México han sido detenidos
Redacción Plan V
Francisco Carrión: tomo esta misión en México como una gran recompensa a mi carrera
Redacción Plan V
GALERÍA
El Chavo del Ocho y Oliver Twist
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Tres sectores ponen presión al Gobierno y Lasso militariza las calles
Redacción Plan V
El Plan de Desarrollo de Lasso ¿es políticamente viable?: habla Jairón Merchán
Fermín Vaca Santacruz
El drama de quienes esperan un transplante en Ecuador
Manuel Novik
¿Por qué no es buena idea eliminar las tablas de drogas?
Daniel Pontón C.

[MÁS LEÍ DAS]

Las razones por las que Bélgica es más paraíso fiscal que Panamá
Mariana Neira
Legisladores, pipones, diezmos y el retorno del amo
Mariana Neira
Cuando el Estado le falla a un niño torturado
Susana Morán
El febrescorreísmo y la izquierda folclórica sueñan con un golpe de Estado
Iván Flores Poveda