Back to top
17 de Marzo del 2020
Ideas
Lectura: 5 minutos
17 de Marzo del 2020
Álex Ron

Escritor y catedrático universitario.

El coronavirus y la viralización de la distopía
0
Llegó el momento de que la humanidad posmoderna reciba una nueva lección de humildad. Ojalá no sea muy tarde porque hay demasiadas vidas inocentes en juego.

“El coronavirus es una gripe más, vayan a trabajar.” Donald Trump

“El que no aprende a estar solo desconoce la verdadera libertad.” Albert Camus

Hace veinte años, Bill Gates predijo la vulnerabilidad de la especie humana frente a una pandemia. Explicó que los avances en epidemiología eran pobres: “si algo mata 10 millones de personas en las próximas décadas es más probable que sea un virus de alto contagio que una guerra. No misiles, sino microbios.”

El covid19 ha desnudado la falta de visión de futuro de un sistema capitalista que ha privilegiado la producción de armas de destrucción masiva a la investigación científica para enfrentar nuevos virus. Trump o Putin, podrían destruir al planeta una y mil veces con sus armas letales pero paradójicamente no pueden detener un virus que ya superó los 200.000 contagios, de ellos hay 10.000 fallecidos. Lo tenaz de esta crisis sanitaria es la exponencialidad del coronavirus por la facilidad de contagio. Mientras los científicos buscan desesperadamente una vacuna, parece que la única forma segura de no contagiarse es permanecer en cuarentena.

Un Jorge Drexler ojeroso y afligido, envió un mensaje desde Madrid al mundo pidiendo que respeten el protocolo de no salir de casa porque en España se había transgredido las reglas de autoaislamiento, la gente siguió reuniéndose y obviamente, contagiándose. No es una simple gripe, ya hay muchas víctimas, en su mayoría de la tercera edad. En España llegan a 11.000 infectados y 500 fallecidos; y en Italia la cifra es más preocupante: 23.000 infectados y 2500 muertos.

No aprendemos nada de la historia, demasiada soberbia y cero empatía con nuestros congéneres y peor con las otras especies animales, ni hablar de la deforestación y el cambio climático.

“Lo que ha revelado esta pandemia es que la salud gratuita, nuestro estado de bienestar, no son costos o cargas, sino bienes preciosos, y que este tipo de bienes y servicios tiene que estar fuera de las leyes del mercado.” Ésta no es una declaración hecha por un político de izquierda o una arenga de un caudillo neopopulista, no: Emmanuel Macron realizó esta proclama visiblemente preocupado por el avance incontenible del virus en Francia. Ante la debacle producida por el virus, algunos gobernantes que aplicaban rigurosamente políticas neoliberales se han detenido a pensar que no todo es crecimiento del PIB, que es indispensable tener Estados saludables y eficientes que asuman roles estratégicos en situaciones críticas, y que es obsceno continuar demonizando lo público. La piedra angular de toda sociedad es o debería ser el sistema de salud pública, porque la vida humana no tiene precio.

En su libro La doctrina del shock, Naomi Klein plantea que en el siglo pasado la CIA, con el asesoramiento de Friedman y la Escuela de Chicago realizaron un experimento político tenebroso, derrocaron gobiernos democráticos creando caos para justificar dictaduras sanguinarias como la de Pinochet o Videla. Aplicaron la psicología de las masas creando la sensación de catástrofe. Así fue fácil aplicar políticas de shock destruyendo la narrativa histórica de dichos pueblos que fueron vencidos por el miedo. Hoy el shock es total, global, viral, y desolador, va más allá de clases sociales y se ríe de fronteras y taxonomías económicas. No ha sido creado por la CIA porque simplemente está destruyendo la economía mundial. Slavoj Zizek respecto al coronavirus ha dicho que es un golpe letal al capitalismo para reinventar la sociedad.

Somos una especie animal que depreda compulsivamente el planeta produciendo tecnología y chatarra pero que sucumbe ante un virus. No aprendemos nada de la historia, demasiada soberbia y cero empatía con nuestros congéneres y peor con las otras especies animales, ni hablar de la deforestación y el cambio climático.

Heráclito creía en el logos como divinidad, el logos o razón universal  que organizaba todo. Llegó el momento de que la humanidad posmoderna reciba una nueva lección de humildad. Ojalá no sea muy tarde porque hay demasiadas vidas inocentes en juego.

[PANAL DE IDEAS]

Fanny Zamudio
Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Arcos Cabrera
Iván Flores Poveda
Oswaldo Toscano
Mauricio Alarcón Salvador
Carlos Rivera
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Mariana Neira
Patricio Crespo Coello

[RELA CIONA DAS]

Escribir en el aire
Marlo Brito Fuentes
La mujer rural, que alimenta al Ecuador, en el mayor olvido antes y durante la pandemia
Susana Morán
Comité Ecuménico de Proyectos: las siete plagas que el coronavirus destapa en Ecuador
Milagros Aguirre
Así saltó el virus de la COVID de los murciélagos a los humanos
Mateo Ordóñez
Covid-19: entre la desesperación y el mercado negro
Mariana Neira
GALERÍA
El coronavirus y la viralización de la distopía
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

María Del Carmen Maldonado, propuesta en lugar de Alexis Mera para organismo judicial de la OEA
Redacción Plan V
59 niñas y mujeres acuden al día a hospitales por emergencias obstétricas en Ecuador
Susana Morán
420 toneladas de vegetación y suelo fueron afectadas por el derrame de crudo
Susana Morán
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Más de 100 mil estudiantes no volvieron al sistema educativo
Andrés Quishpe
Protección a cambio de silencio: los acuerdos entre Assange y el gobierno ecuatoriano
Redacción Plan V
Tribunal ratifica sentencia contra Correa y lo señala como el instigador del cohecho
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V