Back to top
27 de Marzo del 2017
Ideas
Lectura: 5 minutos
27 de Marzo del 2017
Ana Minga

Periodista de Investigación, escritora de poesía y narrativa corta, especialista en perfilación criminal.

El correísmo voltea todo
Lo que intento explicar es que en este presente político que vive el Ecuador, solo la voz oficialista tiene validez. No importa descubrir la verdad, pues la verdad la tiene el Gobierno de Correa. Y una de sus estrategias para confundir e imponer su verdad, ha sido la de voltear el símbolo.

La adrenalina aumenta. Esta es la semana donde los dimes y diretes son intensos. ¿Quién será el presidente y el vicepresidente del Ecuador? Tal vez ni los votos de los ecuatorianos puedan dar respuesta a esta interrogante, pues hay rumores de fraude. Rumores que serían producto de la deshonestidad intelectual, según el Jefe de Estado, Rafael Correa.

Si el candidato de la oposición pierde y argumenta que hubo fraude se dirá que respira por la herida. Pero si pierde el candidato oficialista y los militantes de Alianza País afirman que hubo fraude, en ese caso, indudablemente hubo fraude.

Lo que intento explicar es que en este presente político que vive el Ecuador, solo la voz oficialista tiene validez. No importa descubrir la verdad, pues la verdad la tiene el Gobierno de Correa. Y una de sus estrategias para confundir e imponer su verdad, ha sido la de voltear el símbolo.

Entre los mortales entendemos que la comida es sagrada, que la comida no se bota porque es fundamental para vivir. Tenemos la idea de que botar comida es un delito tan grande que nos puede caer una maldición eterna. Sin embargo, el mismo Jefe de Estado ordenó a sus seguidores que devuelvan y boten los atunes que se entregaron en las zonas afectadas por el terremoto. Cuando presenciamos que un grupo de vándalos (porque dudo que hayan sido los afectados del desastre natural)  lanzaban los atunes con desprecio, quedamos asustados. La comida como símbolo sagrado se trastocó con pretexto de que más vale el orgullo antes que “las limosnas”.

El presidente dijo que esos atunes eran limosnas, limosnas del candidato Guillermo Lasso. No solo que trastoca el símbolo sino que nos miente a todos y nos lanza la comida a todos. Cuando se dio el terremoto, miles de personas colaboramos y nos desesperamos porque la ayuda enviada no era repartida adecuadamente. Ese apoyo no fue limosna, fue tener conciencia de que a todos nos duele el desastre y que nadie está libre de una tragedia.

La salud es también primordial pero no solo se trata de construir hospitales y entregar ibuprofeno a los pacientes, se necesita más medicina, profesionales capacitados, atención administrativa adecuada, etcétera. Cuando reclaman al Presidente que un hospital recién inaugurado carece de medicina, él reacciona con un me avisan entonces para cerrarlo sino quieren mi creación. Otra vez trastocado el símbolo: la salud no es primero si hay reclamos al Presidente.

Estamos frente a un gobierno que voltea lo que hasta ahora hemos conocido como verdad. Pero no voltea todo, solo lo que le conviene. Que las violaciones sexuales son malas en una sociedad, ¡claro que sí!, pero en este Gobierno se han protegido algunos “personajes” acusados de violación. Una vez más volteado el símbolo, lo que es malo, con la complicidad estatal se convierte en permitido y aceptado.

En educación, ¿hay acceso para todos? En maestrías, doctorados y postdoctorados, no, pues cuestan igual que una modesta casa. Hablar de educación también es entender que esta se extiende a las demandas globales, si las autoridades de este país creen que dar a los pobres escuelita y colegio es una gran labor social, pues están equivocados, el mundo actual pide otros títulos.

Y hablando de educación, ¿por qué en el país perfecto que ha creado Rafael Correa y sus seguidores, no estudian sus hijos e hijas? ¿Por qué los socialistas de la revolución ciudadana estudian en universidades privadas o extranjeras, si las universidades públicas son de primera categoría?

El correísmo traicionó a los ecuatorianos. Una nueva casta se formó en el país, una casta que no respeta nada con el pretexto de ser revolucionaria. El correísmo traicionó a la misma palabra revolución. Algunos temen de que en América Latina se instaure nuevamente gobiernos de derecha, pero creo que jamás se fueron, si estos gobiernos fueron de izquierda no lo hicieron notar. Ahora es el miedo y la desesperación porque lograron poner al pueblo en su contra. Tal vez su desesperación los lleve a voltear otro símbolo: la voluntad ciudadana en las urnas. Tal vez esta voluntad no se respete, ya ordenaron botar comida, trastocar las elecciones puede ser un juego de niños.  

[PANAL DE IDEAS]

Pablo Piedra Vivar
Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Gonzalo Ordóñez

[RELA CIONA DAS]

El peligroso perfil del correísmo actual
Ana Minga
El grillete de la dignidad
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Ya sin peligro la democracia?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
El tonto útil
Gabriel Hidalgo Andrade
¿La Conaie y el correísmo ya tendrían sus propios "ejércitos"?
Mariana Neira
GALERÍA
El correísmo voltea todo
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El rifi rafa entre Correa y Lasso por el SER Bachiller
Los círculos abiertos de La escalera de Bramante
Juan Carlos Calderón
Los sueños de la frontera norte siguen en papeles
Susana Morán
Los informes sobre octubre se acumulan sin gestión legal o política
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El laberinto de Yachay: ¿una apuesta perdida?
Redacción Plan V
La "década ganada" de los grupos económicos ecuatorianos
Redacción Plan V
7 claves para entender la polémica por los sobrevuelos norteamericanos
Redacción Plan V
Así es el centro cultural que Irán promueve en Quito
Redacción Plan V