Back to top
24 de Marzo del 2017
Ideas
Lectura: 6 minutos
24 de Marzo del 2017
Gabriela Yépez

Escritora

El día después del día de la mujer
Es necesario pronunciarse contra un mundo en donde las paquistaníes casadas no pueden registrar un negocio sin permiso de su esposo. En donde las congoleñas como las nigerianas no pueden abrir una cuenta del banco sin la firma de su cónyuge. En Bolivia, Camerún o Guinea existen leyes que marcan que las mujeres casadas necesitan el permiso de sus esposos para firmar un contrato de trabajo, según el análisis que hace de las legislaciones el Banco Mundial. En Afganistán, Malasia, Omán, Arabia Saudí, Yemen y otros 12 países las mujeres ni siquiera pueden salir del país sin permiso de sus maridos.

El 8 de Marzo fue un día rentable para comerciantes de flores, restaurantes y tiendas de obsequios. Hombres de todas la edades, culturas y nacionalidades no dudaron en festejar el día de la mujer a sus madres, hermanas, amigas, novias y esposas, enviándoles rosas, invitándoles a cenar y obsequiándoles chocolates. En las redes sociales, las cadenas por Whatsapp felicitando a las mujeres fueron incontables, así como las imágenes publicadas en Facebook, en las cuales aparecen imágenes de mujeres con frases como “somos soñadoras, atrevidas, complicadas”; “eres belleza, eres amor, eres locura” o  “a ti mujer, que eres fuerte como el roble, tienes el valor de un caballero armado y una dulzura contagiosa”.

La verdad es que resultaron totalmente innecesarios mensajes con frases en nuestra memoria del celular, etiquetas en imágenes trilladas y menos aún decirnos que tenemos la fuerza de un caballero armado. Lo que en realidad necesitamos las mujeres es igualdad, erradicar la violencia de género, respeto a nuestro derecho de decidir libremente la maternidad, luchar contra la brecha salarial y frenar la discriminación. Necesitamos más mujeres y hombres luchando por la equidad de género y no solo cada  8 de marzo, sino cada día. El Día de la Mujer y los posteriores no deben ser de celebración sino de lucha.

En pleno siglo XXI, una mirada a la situación de la mujer todavía muestra un mundo abrumadoramente desequilibrado; en el cual cada diez minutos una mujer es asesinada a manos de su pareja o ex pareja, donde una de cada tres ha sufrido una agresión sexual; un contexto laboral en el las mujeres cobran menos que sus compañeros varones por un trabajo de igual valor. Es más, una abrumadora mayoría de las mujeres trabaja en la economía informal, subvencionando el trabajo de cuidados y doméstico, y se concentran en empleos peor remunerados y con menos cualificaciones.

Es necesario pronunciarse contra un mundo en donde las paquistaníes casadas no pueden registrar un negocio sin permiso de su esposo. En donde las congoleñas como las nigerianas no pueden abrir una cuenta del banco sin la firma de su cónyuge. En Bolivia, Camerún o Guinea existen leyes que marcan que las mujeres casadas necesitan el permiso de sus esposos para firmar un contrato de trabajo, según el análisis que hace de las legislaciones el Banco Mundial. En Afganistán, Malasia, Omán, Arabia Saudí, Yemen y otros 12 países las mujeres ni siquiera pueden salir del país sin permiso de sus maridos.

Como si  no fuera poco el atropello a los derechos de las mujeres, más de 50 millones de niñas no van al colegio en el mundo —la mayoría de ellas en países de África— según datos de Unicef. En Sierra Leona o Guinea Ecuatorial, donde una ley prohíbe a las chicas embarazadas ir al colegio e incluso, obligan a las menores a someterse a un test de embarazo para poder matricularse. A pesar de que en los otros países no suceda esto, las menores embarazadas son tan gravemente estigmatizadas que terminan por abandonar la escuela.

No conformes con pisotear nuestro derecho a la educación  y al trabajo, esta sociedad se empeña  en manipular nuestra sexualidad y maternidad. En un mundo en el que más de 220 millones de mujeres en edad reproductiva y que conviven con sus parejas no tienen acceso a métodos contraceptivos modernos, pese a que no desean quedarse embarazadas, según datos de la Agencia de la ONU para la Población y Desarrollo (UNFPA). El aborto está todavía prohibido en más de una decena de países, cinco de ellos en América Latina. Todos los datos están registrados, pero no pasan a ser más que números estadísticos que se borrarán de nuestras memorias. Nuestro deber es actuar contra ellos, contra la sociedad manchada de machismo y ese es el deber de todos.

Así que pido un aplauso para las mujeres en  España, Bélgica, Polonia, Ucrania, Turquía, Japón que se han negado a  trabajar, consumir, realizar tareas domésticas durante un buen rato y han salido a la calle para mostrar qué ocurriría si se parara la mitad de la humanidad. Otro para las organizaciones de cincuenta países que han programado estos paros y han convocado a manifestarse, con especial fuerza en América Latina y sobre todo un aplauso para quienes organizaron marchas a favor de la  igualdad de derechos, y no a aquellos que utiliza la equidad de género como instrumento de politiquería. 

El día después del Día de la Mujer está infestado de noticias en los medios sobre los eventos  alrededor del mundo en conmemoración de la mujer, una avalancha de noticias sobre las marchas a favor de la igualdad de género. Los días después del Día de la Mujer no deben ser de amnesia sobre los derechos de la mujer; deben ser días de lucha por superar los prejuicios arraigados, por apoyar la participación y el activismo y por  promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Para garantizar nuestros derechos no es suficiente un solo día, es una lucha de los 365 días del año.

[PANAL DE IDEAS]

Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Alexis Oviedo
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

Todos somos responsables
María Amelia Espinosa Cordero
La salud mental de las mujeres en prisión es una ficción que duele
Diana Romero
Las mujeres invisibles que buscan justicia
THALÍE PONCE
El problema no es el garantismo
César Trapani
¿Cómo pensar seriamente en los Derechos Humanos?
Marko Antonio Naranjo J.
GALERÍA
El día después del día de la mujer
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V
Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V
Agencia minera propone a la UAFE firmar un convenio tras la investigación sobre las exportadoras fantasmas de oro
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V