Back to top
9 de Abril del 2019
Ideas
Lectura: 4 minutos
9 de Abril del 2019
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

El diálogo de Otto
0
Pero luego de su fulgurante despegue, el vicepresidente no logró mantener el brillo que se suponía. Las funciones que le encomendaron no le sirvieron de trampolín político, en medio de un gabinete donde las distintas facciones velan por sus respectivas agendas.

Otto Sonnenholzner fue la apuesta del Gobierno para recomponer las relaciones políticas fragmentadas luego de la bronca interna de Alianza PAIS. Una vez purgados los reducidos grupos de la izquierda inoperante y oportunista que sirvieron para desembarazarse de Jorge Glas, el flamante vicepresidente cumplió el rol de comodín para armar juegos en los distintos fajos de naipes que se disputaban el control del Gobierno.

En apariencia, Otto no representaba a la derecha política, sino a los sectores empresariales ávidos de establecer una nueva estabilidad. Guayaquileño, joven, conservador, empresario y radiodifusor, proyectaba la imagen más adecuada para recuperar el statu quo. Dicho de otro modo, el justo medio que necesitan los grupos de poder económico para hacer negocios. La crisis económica y la demolición institucional heredadas del correato requerían de respuestas altamente convencionales.

Pero luego de su fulgurante despegue, el vicepresidente no logró mantener el brillo que se suponía. Las funciones que le encomendaron no le sirvieron de trampolín político, en medio de un gabinete donde las distintas facciones velan por sus respectivas agendas. Cada grupúsculo anda armado de una cizalla para cercenarle los resortes al primero que pretenda despuntar. Poco importa que sea el segundo al mando.

En ese escenario, al vicepresidente le resultó imposible asumir el liderazgo que el régimen le encomendó, y que requiere hasta ahora. La atomización del Gobierno no puede ser contrarrestada ni siquiera por el propio Lenín Moreno. Hasta el pacto implícito con los socialcristianos se asienta sobre plastilina.

Pero luego de su fulgurante despegue, el vicepresidente no logró mantener el brillo que se suponía. Las funciones que le encomendaron no le sirvieron de trampolín político, en medio de un gabinete donde las distintas facciones velan por sus respectivas agendas.

Así las cosas, el llamado al diálogo nacional constituye el segundo intento por posicionar a Otto como la principal carta política del Gobierno. En realidad, como la opción electoral para el 2021. La próxima campaña electoral acaba de empezar. Luego de la patética ausencia de candidaturas convincentes en las pasadas elecciones, el régimen se juega por una puesta de mano presidencial. Y no necesariamente con Alianza PAIS.

En efecto, el movimiento Democracia Sí aparece hoy como la posta para reemplazar al alicaído y desgastado caballo verde-flex. No es un secreto que dicho movimiento creció a la sombra del propio presidente Moreno, como un recambio estratégico para sacudirse del correísmo. Concebido más como una opción electoral que como un partido político, logró su cometido el 24 de marzo.

La clave, por lo tanto, radica en la posibilidad de sintonizar la agenda de Otto con los cálculos de Democracia Sí, la mediación de Moreno, la influencia de los socialcristianos y las apetencias de los rezagos de Alianza PAIS que también tienen su parte en este juego. El diálogo nacional es el primer movimiento en esta compleja estrategia. De sus resultados dependerá que estos eventuales acuerdos se den.

Son muchas piezas para armar un rompecabezas, es cierto; pero habida cuenta del grado extremo de pulverización de la política nacional, todo es posible.

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Fernando López Milán
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Carlos Arcos Cabrera
Pablo Piedra Vivar
Alexis Oviedo
Marlon Puertas
Santiago M. Zarria

[RELA CIONA DAS]

La trama del dinero negro de Alianza PAÍS complica al presidente Lenin Moreno
Redacción Plan V
Lenín y la tolerancia a la corrupción
Jean Cano
Y sigue tan campante
Alexis Oviedo
El bisturí de Moreno
Gabriel Hidalgo Andrade
Sigue la "fashion police"
GALERÍA
El diálogo de Otto
 
1

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El primer día de Sonnenholzner: "mejor díganme Otto"
Redacción Plan V
Gustavo Larrea: la mayoría de ecuatorianos ya no queremos este cuento
Redacción Plan V
Gustavo Larrea: el hombre que cree que sí es posible ganarle a Rafael Correa
Redacción Plan V
Gustavo Larrea: "en la campaña, Lenin Moreno cargará el peso de este gobierno"
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Los indicios de presunta concusión contra Duarte, Alvarado y Mera
Jean Cano
La fiesta de posesión de la Prefectura de Pichincha costó por lo menos USD 90.608
Observatorio de Gasto Público
Los "trece de la fama": el prontuario del correísmo
Redacción Plan V
Plan V lanza Sobrevivientes, un especial multimedia sobre violaciones a DDHH
Redacción Plan V