Back to top
11 de Octubre del 2023
Ideas
Lectura: 4 minutos
11 de Octubre del 2023
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

El festín de las promesas
0
Todavía se cree que quien mejor sabe prometer posee mayores posibilidades de triunfar. Cuentan que Velasco Ibarra decía: Dadme un balcón y seré presidente. Pero ese balcón ya no existe: ha sido reemplazado por otras estrategias de hacer política honesta y por nuevas demandas de una sociedad más consciente de si misma.

¿De qué más trata, entre nosotros, el período electoral sino de un tiempo único para que los candidatos, llenos de vigor y hasta de unción, lancen por doquier y sin medida las supuestas semillas de un
          desarrollo ni siquiera fantaseado? Y todo en un período sumamente reducido.

Ella y él aseguran que, con el poder en las manos, se solucionarán aquellos problemas nacionales que dan lugar a la pobreza, a la violencia, al subdesarrollo. Ellos provocarán un nuevo crecimiento económico y social. También sembrarán la semilla de una nueva ética encargada de cuidar la honorabilidad en cada acto del poder. 

Alguien se olvida de sus orígenes políticos marcados por la corrupción y la violencia. 

Las promesas políticas poseen cuerpos particulares. Ordinariamente, hay un grupo de asesores que saben del arte de lanzar promesas con similar destreza de quien maneja bien los anzuelos. Como aquellos que no cesan de acusar tanto a sus contrincantes como al gobierno central de todos los males del país. No faltan los sabios pescadores en río revuelto. 

El tiempo electoral constituye una época absolutamente mágica, por una parte, y absolutamente cruel, por otra. El bien y el mal salen a una palestra en la que la regla fundamental tiene dos caras: la del engaño y la de lo políticamente imposible.

A diferencia de quienes gobiernan, y que deben enfrentar día tras día la crudeza de la realidad, ciertos candidatos habitan los palacios mágicos del optimismo: con ellos en el poder, ya a no más pobreza ni desempleo, ya no más desnudez y hambre. 

Y, quizás, sobre todo, ya nunca más la presencia de la infame corrupción causante directa de la mayoría de los males que aquejan al país.

El edificio de nuestra existencia, tanto colectiva como personal, se sostiene en cimientos hechos de infinidad de deseos y de promesas. Desde nuestros orígenes míticos hasta los discursos de nuestra pobre política, la promesa redentora constituye su fundamento.

Sin promesas, la política sería en si misma imposible. Porque todos y cada uno de los ciudadanos viven en carencias y frustraciones y, al mismo tiempo, en la esperanza de la inminente llegada del redentor. 

La política constituye el arte y la ética de saber gobernar un país. El conjunto de estrategias que entran en juego para sostener y acelerar el desarrollo del país. Ello implica la posesión de saberes, la capacidad de programar y la fortaleza para sostener un sistema de acciones destinadas al bien común. 

Todavía se cree que quien mejor sabe prometer posee mayores posibilidades de triunfar. Cuentan que Velasco Ibarra decía: Dadme un balcón y seré presidente. Pero ese balcón ya no existe: ha sido reemplazado por otras estrategias de hacer política honesta y por nuevas demandas de una sociedad más consciente de si misma. 

Es preciso reconocerlo: estas elecciones se caracterizan por surgir de la improvisación política tanto del gobierno central como de los dos candidatos finalistas. A ello se añade el asesinato del candidato que, posiblemente, poseía las mejores opciones de llegar a la Presidencia. Por ende, unas elecciones que, parecería, no han logrado conmover lo suficiente a la ciudadanía. 

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

El Presidente empieza a bajar de las nubes con el paracaídas agujereado
Redacción Plan V
Tomarse Durán, para tomarse fotos en Durán
Gustavo Isch
Nuevo espacio en Plan V: Reporte global, el pulso del país para tomar decisiones
Gustavo Isch
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V
¿Son reales las cifras del gobierno de Daniel Noboa sobre las muertes violentas?
Susana Morán
GALERÍA
El festín de las promesas
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Exportadoras fantasmas de oro: el SRI dice que creará un detector de anomalías
Redacción Plan V
En América Latina, China acumula poder eléctrico: el caso de Chile
Redacción Plan V
Derechos de la Naturaleza: ¿necesidad o demagogia?
Julian Estrella López
Tomarse Durán, para tomarse fotos en Durán
Gustavo Isch

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V