Back to top
9 de Noviembre del 2015
Ideas
Lectura: 5 minutos
9 de Noviembre del 2015
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

El filósofo rey y el chimpancé
Para Correa resulta difícil admitir sus errores en un campo en el que supuso que sabía más que quienes asesoraron a los gobiernos que le precedieron. Por ello en la actual situación se mezclan dos conflictos: uno, conceptual-académico, pues se pone en tela de duda su sapiencia en temas económicos; otro, político-táctico, pues la crisis económica le obliga a dejar de lado, sus “ismos”, con lo cual pierde legitimidad al tener que moderar sus metas.

Gobernar no supone solo tomar decisiones; el ejercicio del poder es una tarea muy compleja, en la que el gobernante debe conjugar distintos criterios; no puede hacerlo solo, necesita del apoyo y asesoramiento técnico; por eso se crean organismos técnicos que le den al mandatario luces sobre los grandes problemas que debe afrontar. Cuando un presidente se siente autosuficiente y cree tener las respuestas a los más diversos asuntos, el margen de error puede ser muy alto.

El conocimiento es un recurso de poder. Isaiah Berlin, destacado profesor de Oxford, de doble nacionalidad rusa y británica, habló del despotismo ilimitado de una élite de científicos o de personas con formación científica que creen que solo ellos saben cómo debe organizarse la sociedad, cómo ha de vivir cada individuo su vida, cómo debe desarrollarse la cultura.

Esto se agrava si concurren dos ingredientes adicionales: el ideológico y el estilo político. Matus, ese creativo y visionario teórico chileno, escribió un libro precisamente sobre este tema. Chimpancé, Machiavelli y Gandhi, en el que analiza estos tres estilos políticos. El chimpancé y Maquiavelli se parecen en el papel que tiene el jefe en la conducción de un proceso; en el primero, el jefe predomina sobre el proyecto; en el segundo, el proyecto prima, pero su implementación requiere del jefe.

Estos dos estilos se basan en lo que Berlín llama el “monismo”, esto es, “la creencia antigua de que hay una única armonía de las verdades en la que todo, si es cierto, al final encajará”. Son dos estilos, por tanto, opuestos al pluralismo, entendido no como relativismo sino como la convivencia posible “entre los sistemas de valores que no son necesariamente hostiles entre sí”.

La jefatura de la manada, en el caso del chimpancé, se asienta sobre las “relaciones de dominación-sometimiento, del poder por el poder, de alianzas y coaliciones tácticas, transitorias e instrumentales y de una rivalidad permanente por la jefatura, alternada con períodos duraderos de reconciliación”.

¿Qué ocurre si se entremezclan estos dos estilos, el chimpancé y el Machiaveli en una misma jefatura?

Algo de eso creo que se ha dado en el gobierno de Rafael Correa. Hay un lado primario, personalista y autoritario: supresión de algunas libertades públicas, el “linchamiento mediático” a sus opositores, acaparamiento de las funciones del Estado y, en cierto modo, de la riqueza nacional que financia una frondosa burocracia, sometida a una servil obediencia.

Pero junto a eso, late “la vieja creencia platónica del filósofo rey, que tiene la prerrogativa de dar órdenes a los demás”. Correa, por su condición de economista, se libró de aquella dependencia que los gobernantes políticos tuvieron con los economistas. En los gobiernos habidos en el Ecuador desde el regreso a la democracia, los presidentes consultaban sus decisiones con los economistas; éstos adquirieron mucho poder en  las decisiones tomadas, decisiones que tuvieron un alto impacto en la sociedad, sobre todo, en los sectores de más bajos ingresos.

En su gobierno, Correa no se ha supeditado a los consejos de los economistas: él se erigió en el sumo sacerdote del saber económico, y calificó despectivamente a los economistas críticos de su gobierno como “contadores”.

Si bien alcanzó mayor independencia para tomar las decisiones que él consideró acertadas, dado su conocimiento de economía, lo hizo más que por consideraciones técnicas, por la creencia de poseer la verdad y el goce de imponerla en nombre del nacionalismo o de la revolución. Esta mezcla de lo técnico con lo ideológico, ha sido el fundamento de una estrategia de gobierno que pudo haberle dado resultados en momentos de bonanza económica, pero que hoy luce impracticable.

Sin embargo, para Correa resulta difícil admitir sus errores en un campo en el que supuso que sabía más que quienes asesoraron a los gobiernos que le precedieron. Por ello en la actual situación se mezclan dos conflictos: uno, conceptual-académico, pues se pone en tela de duda su sapiencia en temas económicos; otro, político-táctico, pues la crisis económica le obliga a dejar de lado, sus “ismos”, con lo cual pierde legitimidad al tener que moderar sus metas.

Queda nuevamente en evidencia que la economía no es una ciencia exacta, y que en democracia, ella no puede guiarse solo por el criterio ilustrado de los científicos, mucho menos si estos por igual se inscriben en concepciones monistas.

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Paolo Vega López
María Amelia Espinosa Cordero
Carlos Rivera
Rubén Darío Buitrón
Gabriel Hidalgo Andrade
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Don Temerario y Don Prudente
Carlos Rivera
Del Consenso de Washington al Consenso de Caracas
Carlos Rivera
Correa 2021: La diferencia entre los aplaudidores y los luchadores
Jean Cano
Mala tos te siento Federico
Carlos Rivera
Control de precios
Oswaldo Toscano
GALERÍA
El filósofo rey y el chimpancé
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Derechos humanos: la otra deuda que deja Lenín Moreno
Redacción Plan V
La descorreización fue la gran maniobra política de Moreno
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí