Back to top
18 de Noviembre del 2019
Ideas
Lectura: 4 minutos
18 de Noviembre del 2019
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

¿El fin de los partidos?
0
La única evidencia es que todos los partidos están siendo superados por las nuevas formas de expresión política de la sociedad.

No es la política la que está en crisis en América Latina; es la formalidad política. Es decir, aquellos mecanismos, procedimientos e instituciones que asumen la representación oficial de la ciudadanía para tomar decisiones sobre los asuntos públicos. En este escenario, los partidos políticos llevan la peor parte.

Si desde hace muchos años los partidos ya habían dejado de expresar las aspiraciones y expectativas de la gente, con la fragmentación electoral de los últimos tiempos este desencuentro alcanzó niveles impensables. Cada agrupación que llega a ocupar algún espacio de representación termina convertida en un adminículo de intereses particulares. Algo similar ocurre con aquellos funcionarios que ocupan cargos en entidades estatales como la administración de justicia o los organismos de control.

La idea de una impostura generalizada ha terminado por hartar a la ciudadanía. La falta de transparencia en la función pública no impide que la gente común y corriente desarrolle una aguda suspicacia a propósito de los que ocurre en la esfera del poder político. Peor aun cuando los casos de corrupción, abuso de poder y violación de las leyes ya no pueden ser mantenidos en reserva. Únicamente ratifican lo que el pueblo sospecha.

Este sentimiento de hartazgo parece ser el común denominador en las distintas zonas del planeta donde se han producido estallidos sociales o donde los electores están decepcionados del mundo de la política. Poco juegan las ideologías en esta reacción espontánea. Veamos.

Con una alianza parlamentaria contra natura, se rechazó la Ley de Crecimiento Económico propuesta por el gobierno. ¿Qué coincidencia se dio entre fuerzas tan dispares y antagónicas? Pues la simple constatación de que la aprobación de la mencionada ley podría desatar nuevamente la indignación popular. Nada más.

En Francia, cuando los partidos de derecha o de izquierda quisieron encaramarse en el movimiento de los chalecos amarillos, fueron rechazados en las calles. En Chile, los millones de manifestantes tienen tantas consignas como aspiraciones parciales; solo coinciden en rechazar un sistema que los excluye y los empobrece por igual. En Bolivia, los sectores populares que acorralaron a Evo Morales son los mismos que hoy tienen contra las cuerdas al fundamentalismo religioso de la ultraderecha. 

En ninguno de los casos mencionados existe una presencia frontal de algún partido político. En el fondo, los movimientos sociales sienten que las negociaciones políticas que se hacen en los espacios convencionales terminan por escamotear sus demandas y necesidades.

Lo que acaba de suceder en nuestro país es por demás sintomático. Con una alianza parlamentaria contra natura, se rechazó la Ley de Crecimiento Económico propuesta por el gobierno. ¿Qué coincidencia se dio entre fuerzas tan dispares y antagónicas? Pues la simple constatación de que la aprobación de la mencionada ley podría desatar nuevamente la indignación popular. Nada más. Al margen de los cálculos electoreros o de las componendas, hubo un hecho social que forzó a todos a ocupar una posición determinada. Exceptuando al movimiento Pachakutik, que tiene un vínculo orgánico con el movimiento indígena, las demás agrupaciones actuaron por reflejo. En concreto, renunciaron a su condición de partidos políticos.

¿Alguien en sus cabales puede admitir que SUMA, el Partido Socialcristiano o los independientes de derecha están en contra de una ley promovida por los empresarios? ¿O que los correístas van a apoyar la agenda de la CONAIE, después de haberle hostigado y perseguido durante diez años? La única evidencia es que todos los partidos están siendo superados por las nuevas formas de expresión política de la sociedad.

GALERÍA
¿El fin de los partidos?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ximena Peña: ‘Ni morenista, ni correísta, me considero una mujer progresista’
Redacción Plan V
Ola Bini pidió a un juez parar a los pesquisas que -dice- le siguen a todo lado
Redacción Plan V
El Fantasma, el Cantante y los Ministros bicicletas o cómo limpiar frecuencias moviendo los hilos del mapa mediático
Redacciones Fundamedios y Ecuavisa
Los agoreros predicen más virus, frío, hambre y "calles calientes"
Mariana Neira

[MÁS LEÍ DAS]

Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
Redacción Plan V
30S: militares al rescate; y diez años después, al rescate de los militares
Redacción Plan V
César Montúfar: "enfrentaremos la crisis desde cuatro andariveles articulados"
Fermín Vaca Santacruz
Repsol Ecuador vende todos sus activos por USD 5 millones
Redacción Plan V