Back to top
5 de Noviembre del 2014
Ideas
Lectura: 6 minutos
5 de Noviembre del 2014
Oswaldo Toscano

Docente universitario, consultor empresarial, es miembro de Society for Neuroeconomics, titulado en administración de empresas. 

El gobierno de las élites
Defender el capitalismo, que es casi una mala palabra en Latinoamérica, se ha convertido en una tarea doble. Por un lado, hay que desmontar los tabúes alrededor de este y por otro, hay que inculcar una cultura de la meritocracia en una sociedad que está acostumbrada a conseguir todo mediante el lobbying.

Dilma Rousseff, en Brasil, seguirá como inquilina del Palacio Planalto hasta el 2018 completando junto a Lula, ambos del Partido de los Trabajadores, dieciséis años en el poder. A pesar del ajustado margen con el que fue elegida, este es sin duda otro triunfo para el Foro de Sao Paulo. El Foro se fundó en el año 90, a raíz de la caída del Muro de Berlín, para mantener viva la llama del socialismo y alcanzar el poder político mediante las instituciones democráticas. Hasta la fecha varios de los partidos que forman parte del Foro han alcanzado el poder en 12 países de Latinoamérica y todos por elección popular. No hay duda que esta organización de izquierda ha logrado con éxito poder e influencia a todo nivel quedando cada vez más cerca de alcanzar el viejo sueño de un partido socialista único para el continente.

Fidel Castro y Lula Da Silva fundan el Foro ante la evidente inviabilidad de alcanzar el poder por la vía armada. Para ello, convocan a partidos y movimientos de izquierda, sindicatos, e incluso movimientos guerrilleros. Esta plataforma tiene como objetivo rescatar el socialismo en un momento en el que la caída del muro de Berlín encaminaba al mundo hacia el predominio de la democracia capitalista. Lo siguiente es el ascenso de Hugo Chávez hasta convertirse en presidente de Venezuela, auspiciado por el Foro. Lula da Silva y  Néstor Kirchner le siguen en Brasil y Argentina respectivamente.  Evo Morales, Rafael Correa, Tabaré Vásquez, Daniel Ortega, Fernando Lugo, Michelle Bachelet, todos favorecidos por partidos políticos miembros del Foro, ganan en sus respectivos países con el apoyo ideológico cubano y en muchos casos el apoyo económico venezolano. El empresario Antonini Wilson, en el 2007, fue detenido con ochocientos mil dólares en efectivo, presuntamente destinados a la campaña de Cristina de Kirchner, agenciados desde la tesorería de PDVSA.

Apoyados por periodistas, intelectuales, economistas, políticos todos impregnados por el marxismo cultural, han montado el escenario para el predominio de las ideas socialistas que parecieron extinguirse con la caída de la cortina de hierro y que sin embargo han resucitado al otro lado del mundo, ahora bajo la etiqueta de "socialismo del siglo XXI". Un poderoso tejido propagandístico y el adoctrinamiento desde las instituciones educativas han sido parte de la inducción ideológica para las masas, de ahí nacen los grupos de choque  prestos a defender estas ideas incluso usando la violencia. Las Brigadas Especiales contra los Grupos Generadores de Violencia (BEGV) en Venezuela han institucionalizado la violencia contra cualquier vestigio opositor.

La  influencia en toda la región es tan poderosa que ante estos abusos autoritarios del Gobierno venezolano los gobiernos aparentemente democráticos simplemente callaron. Instituciones como la OEA se han visto silenciadas cuando se trata de poner freno a gobiernos miembros del Foro. Otro ejemplo es que ningún gobernante ha expresado de manera firme su condena a los abusos de los derechos humanos en Cuba por temor a verse aislado y condenado por los países alineados al modelo Castro – Chavista. Este modelo que usa las instituciones democráticas y luego las destruye desde adentro, porque en el fondo no creen en la democracia para lograr el cambio sino en el autoritarismo, tal es así que incluso han intentando irrumpir en instituciones supranacionales de protección civil como la Sistema Interamericano de Derechos Humanos y otras instituciones dedicadas a proteger las libertados individuales.

Los partidos políticos han sido sistemáticamente eliminados para dar paso en la práctica al partido único. Cualquier institución que ponga en peligro la implantación del socialismo es eliminada o acarreada a unirse a la revolución, un ejemplo de esto último son los grupos económicos que se vuelven partidarios del sistema al recibir favores del poder, como protecciones arancelarias, cuotas de mercado, contratos con el estado, etc. La oposición ha quedado absolutamente aislada y anulada por esta destrucción totalitaria, aunque en parte también por su propia incapacidad. La evidencia nuevamente en Venezuela, donde el discurso político se parece más a un desacuerdo entre bolcheviques y mencheviques que a una contraposición de modelos. Las imágenes de Capriles defendiendo el modelo socialista y el legado de Chávez es solo una muestra de que en la región hoy impera el pensamiento marxista. La realidad continental es que las instituciones democráticas han servido para traspasar el poder político desde la derecha mercantilista altamente estatista al socialismo Fabiano en el que gradualmente se cierra el cerco estatal alrededor de los ciudadanos.

Las nuevas oligarquías que nos gobiernan buscan recuperar esa sociedad tribal que fija sus esperanzas en el gran legislador que llega a salvarnos de la decadencia. Y esto sucederá mientras no exista una propuesta política que defienda con firmeza lo contrario al socialismo, es decir, ideas de libre mercado, libertad individual, protección a la propiedad privada, gobierno limitado. El problema es que el mainstream ha confundido deliberadamente capitalismo con mercantilismo y le ha colocado la etiqueta de neo-liberalismo que en realidad termina siendo capitalismo de amigos. Defender el capitalismo, que es casi una mala palabra en Latinoamérica, se ha convertido en una tarea doble. Por un lado, hay que desmontar los tabúes alrededor de este y por otro, hay que inculcar una cultura de la meritocracia en una sociedad que está acostumbrada a conseguir todo mediante el lobbying.

[PANAL DE IDEAS]

Carlos Arcos Cabrera
Mauricio Alarcón Salvador
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Wladimir Sierra
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Gonzalo Ordóñez

[RELA CIONA DAS]

¿Y si nos bajamos la democracia?
Fernando López Milán
La lumpenización de la política
Patricio Moncayo
La práctica de la democracia
Patricio Moncayo
Alexandra Córdova, siete años de caminar tortuoso
Alexis Serrano Carmona
La función política del coronavirus
Juan Cuvi
GALERÍA
El gobierno de las élites
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Minuto a minuto sobre el coronavirus 28/05
Redacción Plan V
Coronavirus: El Oro y el peor abril de su historia
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus 27/05
Redacción Plan V
Guayas, entre las zonas más golpeadas del mundo junto con Bérgamo y Nueva York
John Cajas-Guijarro

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V