Back to top
14 de Diciembre del 2014
Ideas
Lectura: 6 minutos
14 de Diciembre del 2014
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

El Gobierno y sus últimos atropellos colonizadores
En una acción abiertamente abusiva, el Gobierno intenta desalojar a los pueblos y nacionalidades indígenas, ancestrales dueños de estos territorios, no solo de un espacio físico de suyo importante, sino de un territorio simbólico-político que expresa su histórica lucha anticolonial.

El Gobierno de Alianza País cierra el año 2014 haciendo gala de su política autoritaria y antipopular. Pruebas al canto: 
1. El hecho más doloroso condenable e indignante, el día 2 de diciembre el dirigente José Isidro Tendetza Antún, síndico de la Comunidad Yaanuakim, Parroquia Tundayme y ex vicepresidente de la Federación Shuar de Zamora, miembro de la CONFENIAE y CONAIE, fue asesinado y su cuerpo abandonado  a orillas del Rio Zamora, a la altura del Puente de Chuchumbletza. Con el compañero Tendetza son tres los dirigente shuar asesinados durante este Gobierno, dirigentes opuestos firmemente a la explotación minera en sus territorios. El compañero Bosco Wisun, asesinado en el contexto de las movilizaciones por la defensa del agua y los territorios y el compañero Freddy Taish por la incursión militar en Piunts. Todos estos asesinatos tienen, sin lugar a dudas, como trasfondo la ampliación de la frontera extractivista en territorios indígenas y campesinos que está llevando adelante la política gubernamental. “Coincidencialmente” el asesinato del compañero Tendetza se dio en los días en que se dirigía a la ciudad de Lima para para presentar una denuncia en contra de la empresa Ecuacorriente (Proyecto Mirador) ante el Tribunal de los Derechos de la Naturaleza, en la Cumbre de los Pueblos.

2. No conforme con liquidar de manera arbitraria la Iniciativa Yasuní ITT y orquestar el  fraude hecho a la demanda de consulta popular planteada por el Colectivo Yasunidos y respaldada por más de 700.000 firmas, el día 3 de diciembre mandan a detener injustamente el bus de la Caravana Climática en el que viajaban un grupo de activistas ambientales hacia el Perú  a la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 20). Argumentando que el bus, al cual se le había dado permiso como bus de turismo, había “estado haciendo negocio” por el hecho de acoger en Quito a algunos jóvenes de Yasunidos en su viaje, quisieron defender su abusiva decisión. Queda claro que lo que movió esta arbitrariedad no es otra cosa que el evidente rencor gubernamental a los jóvenes, por el gran pecado de desenmascarar la falsa imagen ecologista del Gobierno.

3. En una especie de engolosinamiento autoritario, el día 4 de diciembre la Cancillería negó la entrada al Ecuador a un grupo de parlamentarios alemanes (entre los que se encontraban los de la Comisión de Medio Ambiente y Protección de la Naturaleza) que planeaban visitar diversos proyectos en el país y, particularmente, el Parque Nacional Yasuní. Otra vez los argumentos absurdos intentaron justificar la decisión: que la visita  “no había sido coordinada con las autoridades estatales competentes” y que “el esbozo de programa para la visita de los diputados alemanes a Ecuador no es aceptable para el Gobierno de Ecuador por la falta de equilibrio”. Lo cierto y evidente para los ecuatorianos es que no quería que estos parlamentarios visiten el parque Yasuní y sobre todo no quería que se reúnan con el colectivo Yasunidos. Los cuestionamientos a esta decisión se hicieron desde varios sectores de la opinión pública, frente a los cual el primer funcionario gubernamental, haciéndose eco de las declaraciones del Canciller, dijo: "Aquí ya hay dignidad, hay soberanía", en relación a lo que considera la pretensión de los parlamentarios alemanes de "supervisar a un país soberano" en cuanto al tema Yasuní. Declaración que, sacada del contexto de la política real del gobierno hasta suena bien, sin embargo, al mismo tiempo que se hacían estas elocuentes declaraciones, se cerraba el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea. Por un lado, en un acto de soberanía se impide la entrada de parlamentarios ambientalistas alemanes para que visiten el Yasuní y hablen con el colectivo Yasunidos y, por otro lado, se abren las puertas del país a las enormes empresas europeas. A esta “soberana” apertura comercial hay que sumar que el país ya ha sido entregado, vía extractivismo y deuda, a la China, a la Golmand Sachs, al Banco Mundial. ¿De qué soberanía están hablando?

Por último, y para poner la cereza en el pastel autoritario, el Gobierno da 15 días para que la CONAIE abandone su legítima casa en Quito, que fue conquistada por el levantamiento indígena del año 1990. En una acción abiertamente abusiva, el Gobierno intenta desalojar a los pueblos y nacionalidades indígenas, ancestrales dueños de estos territorios, no solo de un espacio físico de suyo importante, sino de un territorio simbólico-político que expresa su histórica lucha anticolonial. Parece que en su delirio modernizador, los funcionarios del Gobierno se creen dueños del país, y como todo colonizador creen poder despojar de sus territorios a los pueblos.

Todas y cada una de estas acciones autoritarias dejan en claro dos cosas:

1) El Gobierno ha configurado como enemigos de su proyecto a los pueblos y comunidades indígenas-campesinas y a los colectivos ecologistas, lo cual dice mucho sobre el carácter de su proyecto político-económico abiertamente antipopular y capitalista.

2)  El Gobierno está dispuesto a todo por eliminar cualquier “obstáculo” que considere entorpece su proyecto de modernización capitalista, al mejor estilo del colonizador.

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Ricardo Martner
Fernando López Milán
Mauricio Alarcón Salvador
Patricio Crespo Coello
Alfredo Espinosa Rodríguez
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

Diana Atamaint a juicio político
Pablo Piedra Vivar
Las escenas olvidadas del reencuentro de las niñas taromenane
Susana Morán
Decreto 751: una bomba de tiempo para el Yasuní
Susana Morán
El tiempo no pasa en Dayuma
Susana Morán
Crónica de una persecución judicial "sistemática, estructurada y enérgica"
Redacción Plan V
GALERÍA
El Gobierno y sus últimos atropellos colonizadores
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El FMI y una inminente reforma tributaria: es el momento de ser sinceros
Carlos Pontón
Pueblos indígenas: solos, y con los remedios de los abuelos, combatieron al coronavirus
Redacción Plan V
Pueblos no contactados: el largo camino por su derecho a existir
Susana Morán
Gas en Quito: las inspecciones de los Bomberos se han reducido este año y la mayoría fueron virtuales
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La llama viva de Rocío Velarde
Gabriela Muñoz
Las letanías del gas, la chatarra y las papas se toman Quito
Redacción Plan V
María José Calderón: WhatsApp puede ser lo más peligroso en las próximas elecciones
Redacción Plan V
Salvoconducto 11 (¿Cuándo se jodió Quito?)
Carlos Arcos Cabrera