Back to top
7 de Febrero del 2022
Ideas
Lectura: 4 minutos
7 de Febrero del 2022
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

El inseguro Seguro Social
0
Hoy el Seguro Social es un monumento a la ignominia de la corrupción. Sus hospitales se deshacen en medio de un quemeimportismo inimaginable de sus autoridades y de otros más. Todos ellos, de una u otra manera tienen las manos sucias. Y ni siquiera hay agua oxigenada para limpiarlas. Se la bebieron.

Lo cierto es que, en el país, lo corrupto y lo cínico han llegado a formar parte casi consustancial de su cotidianidad social, ética, política y económica. Los escándalos, no solamente que no cesan, sino que se incrementa día tras día en un proceso que no tiene fin. Nada detiene las denuncias y comprobaciones de robos y asaltos a los dineros públicos. Los actores no son los convictos que ya han ido varias veces a la cárcel. No, son gerentes de instituciones y bancos del Estado, administradores de empresas nacionales, ex ministros... Un listado de infames. 

En esta lista de lo perverso también se encuentra, ocupando un especial sitio, un ex presidente de la república que, como si fuese poco, anda suelto predicando el evangelio de su podrida honorabilidad y hasta de la santidad sus manos limpias y de su corazón, ardiente de dinero mal habido, de sed de venganza y de sangre. Ardiente de dar clases en otros países de cómo administrar un país y llevárselo luego en andas, con todos sus bienes, sin que nadie se dé cuenta y, sobre todo, logrando que el populacho lo proclame héroe.

Ciertos ciudadanos son ubicados en determinados cargos para que administren y protejan los bienes y servicios del Estado, para protegerlos e incrementarlos. Sin embargo, la corrupción hace que ojos y oídos vean y escuchen todo lo contrario. Fueron llevados a esas instituciones, no a administrarlas y protegerlas con honorabilidad y empeño, sino a robar. Sí, a robar sin descaro en Carondelet, en los ministerios, en Petroecuador, en el IESS, en las aduanas en todas y cada una de las empresas nacionales. 

Se los colocó justo en los espacios administrativos en los hay dinero suficiente y en los que es fácil comprar, a bajo precio, la conciencia de otros. Entre estos no faltan los administradores de justicia, piezas claves en el proceso de corrupción. Sin ellos, todo se derrumbaría, ¿Acaso Correa no reformó la justicia con sus jueces para este maquiavélico propósito? 

Fueron llevados a esas instituciones, no a administrarlas y protegerlas con honorabilidad y empeño, sino a robar. Sí, a robar sin descaro en Carondelet, en los ministerios, en Petroecuador, en el IESS, en las aduanas en todas y cada una de las empresas nacionales.

¿Qué es la ética? Para los que se llevan el país en andas, es el arte de llevarse el país en andas sin que nadie repare en ello. Hacerlo con suficiente inteligencia para, pese a todo, permanecer justos.

Exactamente como ha acontecido en los hospitales del IESS y en los del ministerio de salud. O en el sistema financiero de la policía nacional cuyos ahorros se han hecho humo y nadie sabe ni cómo ni cuándo ni quien lo hizo. En el IESS se roba a dos a cuatro manos millones de dólares destinados a la salud de los afiliados: allí los muertos no tienen ni sepultura. 

Pero resulta que todo esto no es más que un mero romanticismo trasnochado, pasado de moda. Desde hace muchos años, se predica y se vive en el país el evangelio de la corrupción, es decir, aquel que enseña a aprovecharse del cargo público, de la confianza popular en las urnas para enriquecerse lo antes posible.

El IESS ha sido saqueado inmisericorde y vilmente por sus propios administradores y dirigentes que no tienen reparo alguno en continuar el saqueo como si se tratase de una buena obra de caridad. 

Hoy el Seguro Social es un monumento a la ignominia de la corrupción. Sus hospitales se deshacen en medio de un quemeimportismo inimaginable de sus autoridades y de otros más. Todos ellos, de una u otra manera tienen las manos sucias. Y ni siquiera hay agua oxigenada para limpiarlas. Se la bebieron.

[PANAL DE IDEAS]

Juan Carlos Calderón
Consuelo Albornoz Tinajero
Rubén Darío Buitrón
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
María José Gómez
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

Hernán Ulloa presentó en la Fiscalía una denuncia que involucra a David Rosero
Redacción Plan V
Sebastián Yunda tramita un asilo en Argentina, confirmó su padre
Redacción Plan V
El aromo maloliente
Juan Cuvi
Capaya, o la dimensión política de la corrupción
Juan Cuvi
En el perfil costanero ecuatoriano crece el lavado de activos: estos son los nuevos y viejos sectores que anidan este delito
Redacción Plan V
GALERÍA
El inseguro Seguro Social
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los indígenas buscarán un mayor compromiso del Estado ecuatoriano en la COP 15
Redacción Plan V
‘Tras el narcotráfico se mimetizan intereses políticos’, dijo Murillo en posesión de nuevos jueces anticorrupción
Redacción Plan V
Cuatro senadores de EE.UU. piden más ayuda en seguridad para Ecuador
Redacción Plan V
Arrancó la COP 15, la convención más importante del mundo sobre biodiversidad
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Así opera el Cártel de Sinaloa, el más grande del mundo
Redacción Plan V
Crónica de la incursión armada al Hospital de Chone en busca de ‘Cara sucia’
Redacción Plan V
El top ten de los candidatos más conocidos al Consejo de Participación
Redacción Plan V
Glas es un ‘pez gordo’ para las extorsiones: este fue el argumento de su defensa para su segunda liberación
Redacción Plan V