Back to top
16 de Mayo del 2022
Ideas
Lectura: 6 minutos
16 de Mayo del 2022
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

El legado de Agustín Cueva
0
Los aportes de Agustín Cueva son muy amplios y diversos. Incursionó en terrenos tan complejos como la economía, la política, la literatura, el arte, la historia con una mentalidad integradora, no departamentalizada.

La partida de Agustín Cueva acaecida en 1992, hace treinta años, aparte de ser dolorosa para todos quienes tuvimos el privilegio de ser sus amigos, de estar cerca de sus agudas reflexiones, de su gran espíritu crítico, de sus búsquedas y hallazgos, debe llevarnos a rendirle no solo un homenaje, por cierto más allá de merecido, sino a rescatar el sentido de su quehacer intelectual.

Su comprensión del marxismo, por ejemplo, no fue libresca. Se nutrió de su vena literaria, y supo ligar la creación artística con el análisis sociológico. De esta manera enriqueció el método de análisis formulado por Marx, desde una perspectiva menos abstracta. 

En Lecturas y rupturas (1986) manifestó su asombro ante su hallazgo de la paradoja, entre el carácter “localista”, “regionalista” o “criollista”, atribuido a la literatura ecuatoriana, y su dimensión universal. “¿Qué otra cosa es la ‘universalidad’ literaria? - se preguntaba- sino la capacidad de elaborar un mensaje artístico que por su intensidad expresiva llegue a las más amplias latitudes?” Se refería a la difusión y traducción de las obras de la generación ecuatoriana del 30 .

Cueva destacó el valor de la narrativa de Jorge Icaza por su profundidad sociológica, expresada en pensamientos “más avanzados e históricamente más justos que los formulados en los escritos anteriores, inclusive marxistas de su tiempo”.

Se interesó por adentrarse en el conocimiento de la realidad nacional para comprender unos cuantos perfiles, “más allá de la economía, la sociología, la política”. Sin tales perfiles de nuestra cultura, a su juicio, “es difícil entender determinada concepción del tiempo, del espacio y de los ritmos vitales”. En este campo es donde el aporte de la literatura se vuelve insustituible.

Cueva vibró con las ráfagas literarias del grupo tzántzico que irrumpió en la década de los sesenta, con el auge de la guerrilla latinoamericana. Estimó que “aquella poesía fue el acto más renovador que conocieron las letras nacionales desde la generación del 30. Se modificó la manera de escribir, gracias a una suerte de violencia verbal”. Ello puso en cuestión, “los parámetros de un discurso burgués que mal o bien se había implantado en el Ecuador, sin separarse completamente de su ubre aristocrática”.

Con el fracaso de la única guerrilla de inspiración castrista, de principios de los sesenta, los tzántzicos y demás integrantes del llamado Frente Cultural, del que Cueva era uno de sus dirigentes, fueron expulsados del PCMLE (Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador), “con el que en determinado momento todos simpatizamos” pero del cual nos apartamos cuando “presentaba inequívocamente síntomas de incubar una visión del mundo a la Pol Pot, del Khemer rojo”.

Los aportes de Agustín Cueva son muy amplios y diversos. Incursionó en terrenos tan complejos como la economía, la política, la literatura, el arte, la historia con una mentalidad integradora, no departamentalizada.

Poco antes de morir, Agustín Cueva fue galardonado con el Premio Eugenio Espejo en el gobierno de Rodrigo Borja.  Desde su fallecimiento -1992- hasta ahora, mucha agua ha corrido bajo el puente. La caída del muro de Berlín, el Consenso de Washington, el llamado socialismo del siglo XXI, la transformación de China en una potencia, bajo la economía de mercado, el tránsito de la ex Unión Soviética a un régimen imperial que aspira a la dominación mundial, y que ha declarado la guerra a la civilización occidental.

Ya no estamos, pues, en presencia solo de un “neoliberalismo sin rostro humano”, sino de una “izquierda de derecha” -al decir de Sergio Ramírez, ex vicepresidente de Nicaragua- que se vale del socialismo para implantar dictaduras autoritarias que pretenden acabar con los estados democráticos. No hay que olvidar que novelistas, poetas y hombres y mujeres de letras, son los primeros blancos de la represión de esas dictaduras.

De seguro, Agustín Cueva las habría repudiado. Su pensamiento nunca fue afín con el autoritarismo. Siempre defendió la libertad de pensamiento, el diálogo democrático, la libre discusión de las divergencias ideológicas y políticas. Nunca suscribió el despotismo de una verdad única. Tanto que, en 1970, en una carta personal a Manuel Medina Castro, entonces director de la Escuela de Sociología, recomendó que en el programa de Sociología de la Universidad Central, se incluyeran las principales corrientes de la sociología no marxista. Le parecía una falla fundamental que los estudiantes ignoraran a Durkheim, Max Weber o a los funcionalistas anglo-sajones. 

Con respecto a la sociología de América latina, consideraba que se debía estudiar los trabajos sobre dependencia, marginalidad, populismo, militarismo, clases media, urbanización, situación especial de la clase obrera, para evitar los trasplantes mecánicos de experiencias foráneas. 

Los aportes de Agustín Cueva son muy amplios y diversos. Incursionó en terrenos tan complejos como la economía, la política, la literatura, el arte, la historia con una mentalidad integradora, no departamentalizada.  Quiso vertebrar la estructura con la superestructura, descubriendo sus múltiples interrelaciones., apartándose de la concepción lineal de la historia.

[PANAL DE IDEAS]

Alfredo Espinosa Rodríguez
Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

Arundhati Roy: el desmantelamiento de la democracia en India afectará al mundo entero
Arundhati Roy
Las opciones electorales del 2025
Patricio Moncayo
El conjuro de la persecución política
Juan Cuvi
Estas son las cuatro claves de la presencia china en América Latina
Redacción Plan V
Lumpenización de la política
Juan Cuvi
GALERÍA
El legado de Agustín Cueva
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Novela: "El pasado anterior" o cómo un misterio puede romper la Historia
Redacción Plan V
Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V
Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V