Back to top
14 de Noviembre del 2018
Ideas
Lectura: 4 minutos
14 de Noviembre del 2018
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

El nuevo enemigo de Lenín Moreno
Lenín Moreno ya no tiene un enemigo creíble. O al menos vendible. El monstruo con pies de barro, hábilmente moldeado en estos meses, se desplomó. Enjuiciar y encarcelar a los ex funcionarios del anterior gobierno por actos de corrupción, por el caso Gabela, por los abusos de poder o la manipulación de la justicia deja de ser una necesidad política. Se vuelve un simple acto de higiene pública.

El triunfo del gobierno sobre el correísmo obtuso era previsible. En un régimen hiperpresidencialista como el nuestro, el poder Ejecutivo lleva siempre las de ganar. Inclusive en una situación de debilidad.

Hay que decir, no obstante, que la derrota de los correístas se debe a sus propios deméritos. Durante diez años hicieron gala de una torpeza política que solo se disimuló con el despilfarro de fondos públicos. Hoy, en la adversidad, esa torpeza aflora con mayor desparpajo. Por ejemplo, cuando se abanderan de la defensa de la corrupción, justo en el momento en que la sociedad mira asqueada los escándalos diarios. Cerrar filas a favor de la ex asambleísta Espín o de Jorge Glas es una oda al desprestigio político.

La oposición correísta era un cuco. Muchos lo advertimos desde un inicio. Sin la lógica clientelar conectada al oxígeno de la burocracia, el correísmo tenía que morir de inanición. Como todo proyecto populista. Porque hasta los conspiradores infiltrados en la administración pública cuidan su sueldito.

¿Qué queda del correísmo obtuso? Pues muy poco. Con el juicio por secuestro al caudillo, la muerte por consunción parece inevitable, porque toda iniciativa política quedará amarrada a las negociaciones judiciales para librarlo de la cárcel o del exilio perpetuo. Bucaram se pasó veinte años haciendo política en los juzgados.

En estas condiciones, Lenín Moreno ya no tiene un enemigo creíble. O al menos vendible. El monstruo con pies de barro, hábilmente moldeado en estos meses, se desplomó. Enjuiciar y encarcelar a los ex funcionarios del anterior gobierno por actos de corrupción, por el caso Gabela, por los abusos de poder o la manipulación de la justicia deja de ser una necesidad política. Se vuelve un simple acto de higiene pública.

¿Cómo, entonces, construir —o escoger— al adversario político indispensable para sortear las tormentas que se avecinan? Difícil tarea en un momento en que nadie parece interesado en pelearse con el gobierno. Unos, como los socialcristianos y CREO, por cálculo electoral; otros, como la derecha empresarial, por conveniencia económica. Unos, como los movimientos sociales, por evitar que los tilden de correístas; otros, como los sectores medios, por preferir la apatía oficial al caos.

En política, las abstracciones y generalidades no sirven si no están enlazadas con objetivos concretos. Con una hoja de ruta, como les gusta decir a los tecnócratas. No sirven los enemigos etéreos o imaginarios. La gente requiere de una justificación clara y convincente para avalar la ofensiva de cualquier gobierno.

En este sentido, el acuerdo amplio promovido por la presidenta de la Asamblea Nacional es un saludo a la bandera. Por más que quiera disimularlo, no logró el propósito de hacerle el favor al gobierno. Es decir, de asumir la iniciativa en un momento en que Moreno luce desgastado.

Sin un horizonte claro tampoco se puede identificar a quienes obstaculizan las intenciones del régimen. Hasta ahora, los correístas obtusos sirvieron de cuchimbolo en la lucha contra la corrupción. Pero la gente espera otras certezas. Quiere propuestas más apegadas a sus aspiraciones cotidianas. Necesita saber por qué y contra quién luchar. 

Por ahora, el monigote correísta quedó descuartizado. Y no se percibe de dónde sacará Lenín Moreno a su nuevo enemigo.

[PANAL DE IDEAS]

Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Rivera
Mariana Neira
Carlos Arcos Cabrera
Adrian Bonilla
Gonzalo Ordóñez
Natalia Sierra

[RELA CIONA DAS]

Asumir el riesgo
Jean Cano
El tonto útil
Gabriel Hidalgo Andrade
Las medias verdades de una rebelión de once días
Milagros Aguirre
Los demonios de octubre: parroquialismo, tribalismo y fetichismo democrático
Luis Córdova-Alarcón
¿La Conaie y el correísmo ya tendrían sus propios "ejércitos"?
Mariana Neira
GALERÍA
El nuevo enemigo de Lenín Moreno
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Cuidar las semillas es un modo de vida
Susana Morán
Andrés Michelena: tenemos un retraso de 15 años en lo digital
Redacción Plan V
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

El estudio que revela cómo el minero Proyecto Mirador afecta a la salud de los moradores
Redacción Plan V
Sobornos: Pugna entre la Fiscal y los abogados por el cohecho
Redacción Plan V
La crisis de los puertos ecuatorianos: pérdidas por USD 184 millones
Redacción Plan V
La OEA y su elección de Secretaría General
Adrian Bonilla