Back to top
14 de Febrero del 2018
Ideas
Lectura: 8 minutos
14 de Febrero del 2018
Gonzalo Ortiz Crespo

Escritor, historiador, periodista y editor. Ex vicealcalde de Quito. 

El oscuro final del Rey Sol
Una vez que el pueblo ecuatoriano prohibió que sea de nuevo presidente de la República, el destino del antiguo Rey Sol no interesa mayormente, pero de inmediato apareció con dos nuevas ocupaciones: ser entrevistador de una cadena ligada al siniestro poder de Rusia y profesor ¡de economía! de un pequeño reducto de fanáticos.

Hubo una vez un personaje fanfarrón y engreído que malgobernó el Ecuador por diez años. En buena parte de esa década corría mucho dinero en el país, tanto que alcanzaba para todo, incluso para que muchos de los ministros y gerentes de su gobierno se embolsicaran la plata a puñados, que birlaban al pueblo para su propio provecho.

Decía que toda la prosperidad se debía a su sabiduría y conocimientos, y que lo que había logrado en el Ecuador era un milagro económico. Muchos le creyeron, tanto dentro como fuera. Otros no, y reclamaban contra sus excesos, su prepotencia y sus derroches. Pero, sintiéndose igual al rey de Francia que fue conocido como el Rey Sol, ejercía un gobierno despótico, autoritario, concentrando todos los poderes en sus manos y persiguiendo a quien osara criticarle. Como había dinero y trabajo y se gastaba muchísimo dinero en propaganda, a la mayoría de la gente no le importaba mucho, así que el Rey Sol del Ecuador gozó de popularidad y prestigio por algunos años.

Pero todo se vino abajo en cuanto empezó a faltar el dinero. El modelo económico de gastar y gastar empezó a empantanarse, como carreta en lodazal, y no hubo remedio a la vista, ni siquiera porque el Rey Sol se endeudó más y más, en una suerte de frenesí. Como todo se había gastado (o robado), no había cuerda para tirar del carro. El dinero ya no fluía y los trabajos escaseaban. La gente empezó a dudar de la sabiduría del Rey Sol, que perdió brillo, como si las nubes lo estuviesen tapando. La cosa fue de mal en peor: la crisis se ahondó; las empresas quebraban un día sí y otro también; cundía el desempleo. El prestigio del gobernante decayó, a la gente empezaron a molestare sus rabietas y desplantes y ya ni siquiera sus chistes, que antes la mayoría festejaba ruidosamente, causaban gracia alguna.

Las encuestas mostraron que ya no podía hacerse reelegir como antes y escogió un sucesor en el obscuro círculo de sus más íntimos amigos. Pero el delfín tampoco resultaba viable y entonces buscó un poco más allá, en el segundo círculo de amistades. Este candidato sí era como para ganar, así que le impuso, como vicepresidente, al obscuro delfín y, planificando volver al poder tras un período de cuatro años, se fue a vivir en Europa.

La gran sorpresa se dio cuando, tras haber ganado con las justas, el sucesor empezó a hablar de lo mal que el Rey Sol le había dejado la economía y de la corrupción de su gobierno. Luego, le quitó las funciones al vicepresidente como preámbulo del juicio y condena por asociación ilícita. El antiguo Rey Sol trató de defender a su compinche, pero las pruebas eran demasiado contundentes. El brillo del pasado era hoy oscuridad, y se condensó a su alrededor como un enjambre de moscardones, cuando volvió a hacer campaña contra la pregunta que el sucesor había hecho al pueblo para que no pudiese ser presidente nunca más.

El pueblo, que le había adorado, se le resistió. En algunas partes hasta le arrojaron huevos y pusieron basura sobre su carro plateado. Finalmente, dos tercios de la población dijo sí a la propuesta de impedir la reelección indefinida. Le quedó el consuelo del tercio que votó por el no y que, en su necedad, proclamó como un triunfo, desafiando las matemáticas.

Una vez que el pueblo ecuatoriano prohibió que sea de nuevo presidente de la República, el destino del antiguo Rey Sol no interesa mayormente, pero de inmediato apareció con dos nuevas ocupaciones: ser entrevistador de una cadena ligada al siniestro poder de Rusia y profesor ¡de economía! de un pequeño reducto de fanáticos.

Nadie sabe cuánto le durará su incursión en el odiado mundo periodístico al que persiguió durante sus 10 años de gobierno. De todas maneras, va a ser casi imposible que se calle y escuche; él cree que lo sabe todo y al dialogar, humilla a su interlocutor; lo hacía incluso con sus ministros y ministras, a muchos de los cuales hizo llorar. ¡Pobre del que disienta con él en el canal! De todos modos, durante la última campaña se puso a dar consejos a quienes le entrevistaban, diciéndoles qué pueden preguntar y qué no, y cómo hacerlo. Quizá un mamotreto llamado Ley de Comunicación le sirva de manual de cabecera, aunque, como todo Rey Sol venido a menos, lo más probable es que reciba mansamente las instrucciones directas del dueño del canal, otro Rey Sol, Vladimir Putin (a quien, por cierto, sí le funcionó la fórmula de dejar unos años al poder y volver después, indefinidamente).

Lo de dictar clases es una cosa ligerita: del mínimo curso de Análisis Económico Latinoamericano, va a dictar “la mitad del módulo”, que significan “tres sesiones de tres horas cada una”. Es que este Celag, identificado con el perimido “Socialismo del siglo XXI”, en cuyo consejo directivo está el “genio del Yachay” René Ramírez, y que cuenta entre sus profesores con Jacques Ramírez y Mauro Andino, no parece ser muy riguroso en lo que hace. Un informe postelectoral sobre la Consulta Popular en el Ecuador, suscrito por Javier Calderón Castillo, asevera que CREO es “liderado por Guillermo Lasso y Jaime Nebot” y, sin que le parezca contradictorio con tamaña falsedad, unas líneas más abajo afirma que, en la primera vuelta electoral de 2017, “Guillermo Lasso –de la alianza CREO– llegó a 28,10%, Jaime Nebot al 16%, Bucaram 4,8% y otras formaciones de centro cerca del 11%”. Tan estupendo análisis, en uno de cuyos últimos párrafos reitera que “los partidos aliados en CREO-SUMA [son] liderados por Guillermo Lasso y Jaime Nebot”, llega a la perspicaz conclusión de que “el expresidente Rafael Correa logró consolidar en la campaña del No su relación con el electorado que en otrora (sic) compartía con el actual presidente en Alianza PAIS, teniendo la posibilidad de construir una propuesta electoral con posibilidades de triunfo territorial en las elecciones municipales en 19 de las 24 provincias del país, como denota el análisis de las secuencias electorales detalladas en este informe”. ¡Qué expectativas tan altas tienen los acólitos del Rey Sol! ¿Podrá caer la herrumbre del mugroso y ajado metal del Rey Sol de los trópicos para que vuelva a brillar? ¿No será suficiente con la ruina en que dejó al país y el robo descarado de su cohorte para que descienda a las sombras del olvido?

[PANAL DE IDEAS]

Carlos Arcos Cabrera
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Mauricio Alarcón Salvador
Paolo Vega López
Carlos Rivera
Aparicio Caicedo
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

¿La culpa es de Correa?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Contra Rafael?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Moreno es Correa?
Gabriel Hidalgo Andrade
La historia de Don Coronavirus y el Doctor Placebo
Carlos Rivera
Crónica de los paralelismos de Jorge Glas
Redacción Plan V
GALERÍA
El oscuro final del Rey Sol
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Chats involucrarían a asambleísta Daniel Mendoza en caso de corrupción en Pedernales
Redacción Plan V
Ecuador se acerca a los 6.000 fallecidos por COVID-19
Redacción Plan V
Andrea y su madre, una sola canción
Gabriela Muñoz
Daniel Mendoza, asambleísta por Manabí, se suma a la lista de detenidos por la Fiscalía
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V