Back to top
14 de Diciembre del 2014
Ideas
Lectura: 9 minutos
14 de Diciembre del 2014
Andrés Ortiz Lemos

Escritor y académico.

El progresismo fantoche y los derechos sexuales
¿Cómo se puede explicar que un proyecto político surgido de una concatenación de movimientos progresistas, que redactó una Constitución de Derechos, y que recibió en su seno a varias militantes feministas terminó confirmando una posición conservadora, moralizante y fuertemente interesada en disciplinar el cuerpo de las mujeres bajo el ojo observador del líder-patriarca?

La ENIPLA es un importante programa para la Planificación Familiar y la Prevención del Embarazo Adolescente que  fue pensada originalmente como una instancia intersectorial y que se ha adscrito directamente a la Presidencia. Mónica Hernández fue confirmada como su principal responsable.

Por supuesto, la amable paradoja de situar un tema particularmente delicado, para la vida y la salud de las mujeres, bajo el liderazgo de una conocida militante conservadora no deja de llamar la atención, especialmente si tomamos en cuenta que en el Ecuador el fallecimiento  por causa de abortos mal realizados constituye la segunda causa de muerte en mujeres  (INEC - Anuario de Egresos Hospitalarios 2012). Me imagino que las autoridades (del Ministerio de Salud, por ejemplo) entenderán esta circunstancia, y comprenderán que estrategias como la criminalización del aborto, la estigmatización de la sexualidad, y la recriminación moralista de los métodos anticonceptivos no hacen sino empeorar las cosas. Esto debería ser obvio.

Sin embargo, ¿cómo se puede explicar que un proyecto político surgido de una concatenación de movimientos progresistas, que redactó una Constitución de Derechos, y que recibió en su seno a varias militantes feministas terminó confirmando una posición conservadora, moralizante y fuertemente interesada en disciplinar el cuerpo de las mujeres bajo el ojo observador del líder-patriarca? La respuesta parece obvia pero no lo es. Es más, algunas respuestas a este dilema pueden ser algo odiosas y no necesariamente serán bien recibidas.

Quisiera  empezar tomando prestada una idea de Jean-Luc Godard, sacada de su película ¨Sin Aliento¨. En este filme  un joven vividor, encarnado por Jean-Paul Belmondo, es criticado por su novia por causa del frenético estilo que lleva. El personaje responde ante las imprecaciones de su amada con un monólogo inolvidable el cual parafraseo a continuación:  ¨ (…)así debe funcionar el universo, los policías debe reprimir, los bribones deben timar, y los amantes deben amar, así debe ser(…)  La verdadera desgracia viene cuando los policías no reprimen, los bribones no timan, y  los amantes no aman(…)" Si entiendo bien el sistema axiológico-ontológico de Godard, el  universo espera una cosa de cada quien, y la verdadera desgracia ocurre cuando alguien actúa de una manera distinta a la de sus propias convicciones.

¿Suena confuso? Lo es. Me explico desde los siguientes puntos:

1. La posición del Presidente sobre temas de género era bien conocida desde el principio, pero podía ser confrontada. Rafael Correa es plenamente  conservador en temas morales (o moralistas), también lo es el bien conocido pastor Nelson Zabala y en el mismo carril podemos ubicar a Mónica Hernández. Todos ellos son conservadores, no hay ningún misterio con eso, cualquiera puede darse cuenta. Sabemos lo que piensan en ese tema, sabemos como van a moverse, y sabemos qué esperar de cada uno de ellos en cuestiones vinculadas a los derechos sexuales. La posición de cualquiera de estos personajes está clara, y no van a cambiar de perspectiva. Ninguno de ellos alternaría sus convicciones por quedar bien con sus amigos; por intereses políticos, por una posición económica mejor. Los tres se aferrarán a sus creencias, ya sea que estas estén equivocadas o no,  hasta las últimas consecuencias. Sin embargo el Presidente de la República contó con varios espacios que podrían haber contrarrestado su posicionamiento con respecto a temas de género en más de una ocasión, y de manera tangible, tanto desde otras funciones de Estado, cuanto de colaboradores cercanos a él. Pero esos espacios jamás fueron aprovechados.

2. ¿El espíritu de Montecristi era moralista, conservador, o progresista? ¿Qué mismo era? En el 2008, varios grupos progresistas y de izquierda (todos) se vincularon y apoyaron con lágrimas en los ojos y caras enrojecidas la nueva Constitución. Varias de las personas que ayudaron a construir este deslumbrante documento fueron militantes vinculados y vinculadas a las demandas de género. ¿No es así? El presidente Rafael Correa no era asambleísta. Los plenos poderes radicaban en aquella institución. La famosa Constitución fue anunciada como el gran triunfo de los derechos individuales y colectivos y como  una carta progresista extraordinaria que priorizaba los derechos. El resultado: por primera vez desde 1884, se volvió a poner el nombre  de Dios en la Constitución arrasando uno de los puntos esenciales de la histórica Revolución liberal, además se garantizó la vida desde la concepción apabullando la esperanza de despenalizar el aborto, condición que como todos sabemos causa una gran mortandad entre las mujeres (especialmente aquellas de bajos recursos). Todos los partidarios de PAIS apoyaron el texto sin chistar (toditos) ¿Qué paso con ese mar de progres que apoyó de manera incondicional el texto del 2008? ¿No podían opinar? ¿Qué pasó con los tan anunciados debates participativos? ¿Qué pasó con los temas de género?

3. Las flexibles convicciones de los y las asambleístas. En 2013 la Asamblea Nacional contó con un porcentaje histórico de compañeros y compañeras asambleístas decididamente alineados con demandas de género. Cuando llegó el día en que el Legislativo tuvo la oportunidad de discutir el tema del aborto por violación, todas aquellas personas que creemos que las mujeres tienen derecho a decidir sobre sus propios cuerpos  nos sentamos frente al televisor a esperar que las valerosas y valerosos asambleístas conocidos y conocidas por sus encendidos discursos en contra del sistema patriarcal (ver video) apoyen la moción de despenalizar el aborto, aunque sea por violación, y que  desborden su poderoso torrente de ideas frente al mural de Guayasamín. Al final, la moción fue retirada, y todo el bloque de País votó por unanimidad, y sin chistar, a favor de una normativa que criminalizaba la interrupción el embarazo, inclusive para mujeres que habían sido violadas. ¿Qué pasó?

4. El implacable silencio de la Ministra de Salud. Carina Vance Mafla fue  una destacada activista por los derechos de género antes de convertirse en funcionaria en el organigrama de PAIS. Sería muy interesante saber que opina ella sobre  diversos temas candentes, por ejemplo la penalización del aborto por violación. Después de todo ella maneja las estadísticas dado que ocupa un cargo privilegiado para conocerlas, especialmente cuando la estructura estatal que ha prometido hacer cumplir esta ley desde la punición de las transgresoras. Que piensa ella del manejo del ENIPLA por parte de una funcionaria conservadora como Mónica Hernández. Opine estimada Carina, la opinión crítica nos hace libres, nos humaniza, ejerza su derecho a la palabra, cuéntenos lo que piensa. Estamos a la espera de su posicionamiento crítico.

5. El Consejo Nacional para  la Igualdad de género, antes Consejo de Transición.  Me imagino que las amables funcionarias y funcionarios de esta distinguida instancia pública estarán muy ocupadas procesando temas tremendamente trascendentes para la vida de las mujeres como por ejemplo las audiencias en contra de programas de televisión como ¨La pareja feliz¨ por lo que no me voy a referir a esta institución.

En todo caso, es un hecho que las mujeres en el Ecuador están sufriendo condiciones de violencia estructural que se acentúan por el disciplinamiento restrictivo y moralista de su cuerpo por parte de la autoridad patriarcal. Lamentablemente aquellas personas que  deberían respaldarlas y defenderlas, pues su etiqueta de  progresistas e izquierdistas les permitió acceder a posiciones de autoridad, prefieren mantener un escandaloso silencio antes de perder un milímetro de sus confortables posiciones en el sistema estatal. Como dijo Jean-Paul Belmondo mientras moría abatido por un policía al ser denunciado por su amada, ¨esta es la verdadera desgracia¨.

[PANAL DE IDEAS]

Xavier Villacís Vásquez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Mauricio Alarcón Salvador
Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Gonzalo Ordóñez
Carlos Rivera
Francisco Chamorro
Ramiro García Falconí
Patricio Moncayo

[RELA CIONA DAS]

Las mujeres imprimen su sello en la ciencia
Redacción Al grano
Si mi útero hablara
María Fernanda Solíz
La Cultura Institucional está pendiente señor Presidente
Ana Minga
Machismo, racismo, violencia de género: las nuevas muletillas del autoritarismo folklórico
Alfredo Espinosa Rodríguez
Un "muy noble y muy leal" súbdito de la reina
GALERÍA
El progresismo fantoche y los derechos sexuales
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Banco Mundial aboga por la integración económica y social de los venezolanos
Redacción Plan V
Las pruebas para COVID de Yunda con nuevos tropiezos
Redacción Plan V
Los otros entretelones de la sentencia de Tamayo a favor del líder de Los Choneros
Redacción Plan V
La (nueva) alianza entre Jairala y el correísmo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Este es el perfil del supercontagiador de COVID-19 hallado en la Amazonía de Ecuador
Redacción Plan V
Este es el top 30 de los contratos del Municipio en la era Yunda
Redacción Plan V
La amenaza de Rafael Correa a un juez del Caso Sobornos: ¿un delito de intimidación?
Redacción Plan V
Imágenes exclusivas revelan el colapso del relleno de El Inga
Susana Morán