Back to top
24 de Septiembre del 2020
Ideas
Lectura: 4 minutos
24 de Septiembre del 2020
Juan Cuvi

Master en Desarrollo Local. Director de la Fundación Donum, Cuenca. Exdirigente de Alfaro Vive Carajo.

Los empresarios y su democracia de plastilina
0
Los representantes de las cámaras de la producción optan por torcer el sentido de la democracia, por amoldarla como plastilina. Ahora resulta que consultar al pueblo es un riesgo y que admitir una decisión colectiva es un despropósito. La democracia únicamente funciona cuando les favorece.

Definitivamente, la democracia no tiene mucha hinchada en nuestro país. La idea de construir un espacio de convivencia común, que permita la realización personal a todo un conglomerado humano, parece una abstracción no solo inaplicable, sino incomprensible.

Lo acaban de demostrar los sectores empresariales, particularmente los mineros, a propósito de la consulta por el agua de Cuenca aprobada por la Corte Constitucional. Han puesto el grito en el cielo por una supuesta conculcación de sus derechos. Al parecer, se les traspapeló esa premisa fundamental de la democracia, que señala que la libertad de cada uno llega hasta donde empieza el derecho ajeno. En este caso particular, se trata del derecho a la vida de cientos de miles de habitantes de una ciudad.
No se necesita ser muy versado en artes ambientales para saber que la industria minera es una fuente de contaminación, al igual que los vehículos a combustión, por más filtros que se les instale. Frente a las evidencias, este debate debería haberse zanjado hace mucho tiempo. No obstante, la persistente ofensiva de las transnacionales mineras ha conseguido mantenerlo vigente, gracias a un hábil maquillaje de la información. Minería limpia, minería responsable o minería socialmente sustentable son algunos de los términos acuñados para demostrar la aparente inocuidad de esta actividad.

Pero la realidad es tozuda: la provincia del Azuay ha padecido los estragos de la minería en carne propia. En la estribación occidental de la cordillera hay dos ríos muertos, el Gala y el Siete. Los impactos sociales, ambientales y sanitarios en los cantones mineros de Pucará, Santa Isabel y Ponce Enríquez son gravísimos y, en algunos casos, irreversibles.

Los representantes de las cámaras de la producción optan por torcer el sentido de la democracia, por amoldarla como plastilina. Ahora resulta que consultar al pueblo es un riesgo y que admitir una decisión colectiva es un despropósito. La democracia únicamente funciona cuando les favorece.

Por ello, la simple posibilidad de que esta amenaza se acerque a la ciudad de Cuenca ha activado las alarmas. Con justa razón. Y, sobre todo, ha trastocado el esquema convencional de valores que se acostumbra asignar a nuestro pueblo: hoy, el agua se ha convertido en el bien más preciado de la mayoría de la población cuencana.

Esta opción se contrapone con la visión tradicional de la política, cuyas definiciones del bien superior de un Estado suelen estar impregnadas de excesivo utilitarismo. Seguridad, productividad, propiedad, recursos estratégicos para la economía. Es decir, todo aquello que garantice las aspiraciones prácticas de la gente. Que una ciudad defina al agua de consumo humano como bien superior del Estado local resulta inadmisible desde la lógica pecuniaria de los empresarios. De cualquier empresario.

Es aquí donde los representantes de las cámaras de la producción optan por torcer el sentido de la democracia, por amoldarla como plastilina. Ahora resulta que consultar al pueblo es un riesgo y que admitir una decisión colectiva es un despropósito. La democracia únicamente funciona cuando les favorece.

 

[PANAL DE IDEAS]

Consuelo Albornoz Tinajero
Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Ricardo Martner
Mauricio Alarcón Salvador
Patricio Crespo Coello
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

Cuenca decidirá en consulta sobre la minería y sus ríos el 13 de diciembre
Redacción Plan V
La consulta de Nebot
Juan Cuvi
Los ‘revolucionarios’ ahora quieren el oro
Mariana Neira
La zona minera de Imbabura es (de nuevo) una bomba de tiempo
Redacción Plan V
El desafío de Nebot
Patricio Moncayo
GALERÍA
Los empresarios y su democracia de plastilina
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Diez años después: el "fantasma" de Froilán Jiménez aún espera justicia
Redacción Plan V
Un "mal gobierno", un "chimbador" y nostalgia: las elecciones en Bolivia
Redacción Plan V
Ximena Peña: ‘Ni morenista, ni correísta, me considero una mujer progresista’
Redacción Plan V
Ola Bini pidió a un juez parar a los pesquisas que -dice- le siguen a todo lado
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
Redacción Plan V
30S: militares al rescate; y diez años después, al rescate de los militares
Redacción Plan V
César Montúfar: "enfrentaremos la crisis desde cuatro andariveles articulados"
Fermín Vaca Santacruz
Repsol Ecuador vende todos sus activos por USD 5 millones
Redacción Plan V