Back to top
10 de Octubre del 2018
Ideas
Lectura: 5 minutos
10 de Octubre del 2018
Carlos Rivera

Economista, catedrático de la Universidad de Cuenca. 

Enfriamiento económico: ¿corto o largo?
0
Con un horizonte fiscal más predecible para el 2019 y estabilizadas las variables financieras de la Reserva Monetaria y de la propia información macro, es posible pensar que podría comenzar a gestarse la recuperación de la confianza (tanto de los inversores como de los consumidores en general), puesto que solamente en la medida en que comience a recuperarse, la economía podrá acelerarse.

El Banco Central del Ecuador ha publicado que el Producto Interno Bruto (PIB) del país del segundo trimestre de este año fue 0,9%, superior al del segundo trimestre del año 2017, alcanzando la tasa interanual más baja de los últimos 6 trimestres con soporte en un fuerte desaceleramiento de la demanda interna. La inflación anual, por su parte, acumula un crecimiento de apenas 0.08% hasta agosto, nada trivial si consideramos que, a este mismo mes del 2017, los precios aumentaron 0.20% y al 2016, un 1.03%. En otras palabras, tenemos todos los síntomas de un fuerte enfriamiento de la actividad económica. Claro está, no hemos decrecido ni estamos para cuidados intensivos, pero ciertamente no nos podemos alegrar para nada de estas noticias.

No obstante de ello, en las últimas semanas la tasa de riesgo país experimentó un saludable descenso y se ubica en 624 puntos base el 02 de octubre, después de haber aumentado hasta los 762 puntos base el 11 de septiembre. La recuperación del precio del petróleo y señales de cierta estabilidad política y social post presentación del programa económico han ayudado al cambio de clima.

Para que la mejora en los mercados financieros se profundice y alcancen al sector real de la economía, dejando esta fase que, aunque no sea negativa, tampoco es positiva y permitiendo que este enfriamiento económico no se quede por mucho tiempo, se requiere cumplir con una serie de requisitos.

El primero, despejar cualquier duda acerca del financiamiento que necesita el gobierno para el Presupuesto del 2019. Si bien la concreción de las metas fiscales se verificará con el paso del tiempo, resulta de vital importancia que se apruebe un buen presupuesto.

La segunda condición es terminar de desarmar toda la artillería sobre el Banco Central. Es muy bueno saber que ya no hay espacio para el dinero electrónico, ni para nuevos préstamos al sector público, pero falta regresarles la independencia y autonomía en materia de información estadística. La persistente reversión a la baja de las cifras macroeconómicas resulta muy mala para la confianza de los agentes económicos.   

Con un horizonte fiscal más predecible para el 2019 y estabilizadas las variables financieras de la Reserva Monetaria y de la propia información macro, es posible pensar que la tercera condición podría comenzar a gestarse. Esta condición es la recuperación de la confianza (tanto de los inversores como de los consumidores en general), puesto que, solamente en la medida en que comience a recuperarse, la economía comenzará nuevamente a acelerarse.

Si bien la secuencia exitosa de las condiciones expresadas anteriormente resulta muy importante, también es fundamental una cuarta condición. Esta condición requiere que en el ínterin no se produzcan problemas mayores a los esperados en el contexto externo. La fragilidad de la economía ecuatoriana podría resentirse mucho ante un aumento mayor al esperado en las tasas de interés internacionales, en la prima de riesgo de los países emergentes, y/o una caída importante en los precios de las exportaciones.

Por último, la quinta condición está dada por el factor político frente a las elecciones de 2019, que también es muy importante. Esta condición requiere que los candidatos con mayores opciones de ganar en las elecciones, se comprometan públicamente con la austeridad fiscal. De esta forma, los mercados podrán descartar una posible discontinuidad del camino hacia el equilibrio de las cuentas públicas por parte del gobierno central, respecto de lo que se debe tener en los gobiernos seccionales.

En conclusión, la buena noticia es que el gobierno está a tiempo de volver a calentar la economía y acabar pronto con este enfriamiento, pero debe comenzar urgentemente a reducir la incertidumbre imperante y para ello debe realizar múltiples tareas. La mala noticia es que el éxito de estas tareas también depende del contexto externo y político, variables que las autoridades económicas no manejan.

[PANAL DE IDEAS]

Pablo Piedra Vivar
Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Alexis Oviedo
Gonzalo Ordóñez

[RELA CIONA DAS]

Mala tos te siento Federico
Carlos Rivera
La paradoja atravesó el gobierno de Jamil Mahuad
Consuelo Albornoz Tinajero
Dolarización: 20 años después
Carlos Rivera
El festejo de marras
Alexis Oviedo
La "década ganada" de los grupos económicos ecuatorianos
Redacción Plan V
GALERÍA
Enfriamiento económico: ¿corto o largo?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El rifi rafa entre Correa y Lasso por el SER Bachiller
Los círculos abiertos de La escalera de Bramante
Juan Carlos Calderón
Los sueños de la frontera norte siguen en papeles
Susana Morán
Los informes sobre octubre se acumulan sin gestión legal o política
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El laberinto de Yachay: ¿una apuesta perdida?
Redacción Plan V
La "década ganada" de los grupos económicos ecuatorianos
Redacción Plan V
7 claves para entender la polémica por los sobrevuelos norteamericanos
Redacción Plan V
Así es el centro cultural que Irán promueve en Quito
Redacción Plan V