Back to top
24 de Abril del 2020
Ideas
Lectura: 4 minutos
24 de Abril del 2020
Giovanni Carrión Cevallos

Economista y Magister en Estudios Latinoamericanos.
@giovannicarrion

Entre máscaras y mascarillas
0
A propósito de los tapabocas, escuchaba hace poco, a modo de broma y en serio, preguntarse: ¿para qué se necesitan mascarillas, si por lo general la gente se presenta ante los otros detrás de una endurecida máscara?

Si bien el uso de las mascarillas faciales no reemplaza a otras medidas de prevención y menos de higiene, como el permanente (en realidad casi compulsivo) lavado de manos para enfrentar al coronavirus, ahora la OMS y diversos países en el mundo, apuntan a su masiva utilización y, de esa manera, limitar las posibilidades de exposición a la covid-19. Las experiencias con el uso del barbijo en Corea del Sur, China, Taiwán, Japón, etc., muestran resultados favorables en aquello de ralentizar la expansión de este enemigo invisible.

De ahí que el COE dispuso que, en el Ecuador, a través de los GADs Municipales, vía ordenanza, se implemente el uso obligatorio de la mascarilla para circular en espacios públicos. De esa manera los estados de occidente, poco a poco, van adoptando una práctica que es conocida en oriente, donde estas prendas accesorias son bastante comunes.

A propósito de los tapabocas, escuchaba hace poco, a modo de broma y en serio, preguntarse: ¿para qué se necesitan mascarillas, si por lo general la gente se presenta ante los otros detrás de una endurecida máscara?

Ciertamente, ese rostro que debe expresar con nitidez la esencia de las personas, se lo cubre con una careta social para proyectar una falsa imagen. Así, como lo da a entender Hannah Arent, para cometer monstruosidades no necesariamente se necesitan de monstruos, sino de hombres o mujeres ‘temiblemente normales’. Por eso, acota Bauman, ‘¡que seguro (…) sería el mundo si fueran los monstruos y solo los monstruos quienes perpetraran actos monstruosos!’. En ese caso, no habría la necesidad que el lobo se disfrace de oveja.

A propósito de los tapabocas, escuchaba hace poco, a modo de broma y en serio, preguntarse: ¿para qué se necesitan mascarillas, si por lo general la gente se presenta ante los otros detrás de una endurecida máscara?

Lamentablemente, la tragedia que ha generado la covid-19 en Ecuador no ha estado libre de fantoches, impostores, máscaras y dobleces. Si bien se ha puesto en evidencia, por una parte, el corazón noble y solidario de muchos ciudadanos que encuentra en el servicio y ayuda social su mayor retribución; pero también, por otra, hemos observado, en rostros en unos casos conocidos y en otros un poco menos, encubierto el regionalismo, la falta de empatía, el engaño y la hipocresía. Verbigracia, no faltó quien hablara de aislar a Guayaquil en su tragedia. También se registró la audacia de un ‘diplomático’ al minimizar -en su momento- el infierno que vivía y vive el puerto principal a causa de la peste. Este servidor público, que aún sigue en funciones, dijo suelto de huesos que se trata de ‘hechos puntuales no generalizados’, aquello de que los cadáveres permanecieran en las casas, calles, contenedores y en pisos de hospitales… ¿Puede haber más cinismo?. 

Asimismo, se registró el absurdo de haber privilegiado, en medio de la crisis, el pago de los bonos 2020 en vez de atender con ese dinero las urgentes demandas en materia de salud. Ahora, sin sonrojarse siquiera, hablan de pasar el sombrero para recoger contribuciones temporales de los trabajadores y personas naturales para enfrentar, en parte, los costos que representa la paralización de al menos el 80% de la producción.

En otro ámbito, y en el campo delincuencial, se conoció la denuncia -propia de un mundo deshumanizado- respecto a la pérdida de objetos personales y del retiro de dinero de la cuenta bancaria de una persona enferma quien, en ese mismo momento, agonizaba en una cama hospitalaria afectada por el coronavirus.

Esto conlleva a decir que en el Ecuador podrán faltar mascarillas, pero sobran máscaras para vivir de mentiras, de apariencias y falsos valores.

 

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Verdesoto Custode
Carlos Arcos Cabrera
Mariana Neira
Luis Córdova-Alarcón
Fernando López Milán
Alberto Acosta Espinosa
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

2024: año electoral clave en el mundo
Ugo Stornaiolo
Razas y racismo en la civilización del capital
Julio Oleas-Montalvo
Las pruebas previstas para un año se gastaron en un mes por culpa de Ómicron
Manuel Novik
La deuda eterna
Giovanni Carrión Cevallos
Ni viven ni dejan vivir
Ana Minga
GALERÍA
Entre máscaras y mascarillas
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los ladrones del bronce pululan por la Plaza Grande
Redacción Plan V
Un Presidente sin filtro sale a la caza del voto joven de centroizquierda
Redacción Plan V
El nuevo mapa electoral para los comicios generales de 2025
Redacción Plan V
Al "Diablo" se le duerme el diablo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Criminales colombianos y ecuatorianos extienden su violenta influencia por la Amazonía
Por Plan V y Amazon Underworld *
Última hora: se cancela la risa y la lectura en Quito
Redacción Plan V
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
Susana Morán
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V